¿Cuántos ancianos le sobran al sistema?

La cantante española Carmen París, en un reciente video publicado en internet, se pregunta hasta cuándo va a durar esta locura de tener a los ancianos encerrados en las residencias, sin salir a pasear y a tomar el sol, sin salir a respirar aire fresco -y cuando lo hacen es con bozal-, sin recibir visitas de sus seres queridos y sin recibir abrazos y besos de los mismos, todo ello a causa de la falsa pandemia del Covid19; una falsa pandemia que Carmen, muy corajudamente, denuncia en su video.

carmen2

Carmen París denuncia el confinamiento de su madre.

Aquí el video (youTube)

Nosotros a su vez le preguntamos a la cantante, ¿hasta cuándo va a durar la locura de enviar a los padres ancianos a residencias-escombreras de desechos humanos, en vez de hacerse responsable la gente de ellos y de cuidarlos como Dios manda en casa, donde los pueden abrazar y besar a discreción, así como sacarlos a pasear desconfinadamente? Es algo que todo el mundo, en el incivilizado occidente, hace; desprenderse de la propia responsabilidad para con los padres, cuando estos flaquean física y/o mentalmente, de modo que sea el gobierno o una empresa geriátrica privada los que se encarguen de su cuidado. Las excusas que da el patético hombre occidental moderno es que se trata del precio que hay que pagar por las bondades del progreso y de las altas cotas de bienestar alcanzadas, según el estándar de lo que se entiende por vivir bien en occidente, un estándar que determina que lo importante en la vida es el disfrute y la propia promoción laboral personal, de modo que los ancianos padres son vistos como un obstáculo inhabilitante que imposibilita llevar el tren de vida normalizado que todos quieren. Los viejos son un lastre, todo el mundo en occidente está de acuerdo, por lo que lo mejor que se puede hacer, si nos tenemos por buenos hijos, es buscar una buena residencia-escombrera de despojos humanos, donde recibirán nuestros padres la atención debida, y así nosotros podremos dedicarnos a lo que realmente importa en la vida, esto es, a trabajar duro para poder costearnos nuestros disfrutes mundanos favoritos, entre los que destacan: viajar, ir de compras superfluas, ir de fiestas y follar bien y mucho con gentes afines a nuestra filosofía de vida.

Empero, en el mundo civilizado, o sea, el mundo islámico o allí donde aún pervive un espíritu tradicional, estas anomalías no ocurren, pues la gente tiene sanos valores y sabe priorizar lo realmente importante frente a lo trivial e intrascendente; y lo importante en las sociedades civilizadas es respetar, cuidar, honrar y amar a los padres como es debido, desde el calor del hogar familiar, para que puedan vivir felices sus años finales y morir como Dios manda, esto es, en perfecta paz.

Carmen París dice que su madre, a la que no le dejan ver a menos de dos metros una vez por semana (una hora), ni tocar, ni besar, está en la mejor residencia-escombrera de Aragón, de lo cual se congratula, pero aún así, aunque su madre esté bien, no la puede ni ver normalmente, pues temen en el geriátrico que la hija le contagie algo malo a la madre. La pregunta acuciante que se nos viene a la mente aquí es, si Carmen Paris no tuviera una anciana madre en una residencia, ¿habría caído en la cuenta de la purga que el gobierno terrorista está llevando a cabo, principalmente entre las personas de la tercera edad? O por el contrario, ¿se hubiera escandalizado y reído al escuchar que alguien pone en duda la realidad del bicho Covid19, y que habla abiertamente de que todo esto no es más que una satánica agenda, planificada desde hace una larga data, con el fin de purgar al ser humano (empezando por los viejos), es decir, una agenda para diezmar a la población mundial, hundir la  economía global y someter a los sobrevivientes de las atrocidades que se vienen encima a una vida de obedientes ciborgs-esclavos?

No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que la agenda 2030 de la ONU por un mundo sostenible y feliz, para unos pocos, seguirá su inexorable curso sin que nadie pueda impedirlo, un curso encauzado en torno a la purga-asesinato del 80% de la población mundial mediante pestes, virus falsos, vacunas asesinas, mala praxis médica, suicidios, disturbios violentos por comida, hambrunas nunca antes vistas y, finalmente, la gran guerra, que será breve y nuclear.

Sólo los que superen todo eso podrán optar al mundo feliz que más allá del horizonte del 2030 se abre, una vez consumada la purga; un mundo transhumano de ganado humano esclavo, debidamente vacunado, chipeado y conectado a la “nube” –una IA cuántica, desde la cual los ciudadanos se descargarán sus pautas vitales, es decir, todo aquello que deben hacer, sentir y pensar. Por supuesto, no existirá ni el dinero ni el sexo ni las interacciones humanas clásicas, para evitar volver al superpoblado, supercontaminado, injusto e insostenible mundo pre-coronavírico de deuda infinita y de excitantes burbujas del bienestar mundano.

¿De qué han muerto los viejos en las residencias-escombreras? No han muerto por el bicho, el cual no existe, sino de sus respectivas patologías propias de la edad avanzada, unas patologías exacerbadas por una mala praxis médica consistente en tenerlos encerrados, sin aire fresco, sin sol y sin el contacto humano de sus seres queridos. Básicamente, el gobierno terrorista los ha matado de soledad y de tristeza; unos asesinatos de los que los propios hijos y nietos de los ancianos son cómplices necesarios, al haber hecho dejación de responsabilidad en lo que respecta al amoroso cuidado de sus padres y abuelos desde el calor del hogar familiar, tal y como se estila en el mundo civilizado.

anci uig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s