Danzaremos con la muerte.

Un canto de la tradición germánica
Adaptado al español por despojosdeoccidente

Avanzamos en territorio enemigo
Y no tenemos más que un pedazo de pan,
Así nuestro encuentro con la muerte será más liviano.
Danzaremos con la muerte, ¡oh sí!,
Danzaremos con la muerte.

El sol dibuja estelas doradas sobre los ríos
Y sobre los lagos.
Nuestra mujer ya no nos quiere,
Pero no nos importa.
Danzaremos con la muerte, ¡oh sí!, danzaremos,
Danzaremos con la muerte.

Pasan los años y nos volvemos más jóvenes;
Ya podemos entrever, al fondo, las puertas del cielo.
Danzaremos con la muerte
Y nos reuniremos pronto con los héroes, ¡oh sí!,
Nos reuniremos pronto con los héroes.

COMENTARIO:

Morir es una bendición, cuando la luz de la consciencia arrasó la impostura  y por fin todo se comprende.

Morir es una bendición, cuando se murió antes de morir y sólo es Ella –Layla engalanada de luces- la que permanece.

Morir es una bendición, cuando preferimos morir dignamente como hombres, y no como asustadizos perros obedientes.

Morir es una bendición, cuando se sabe que no hay fuerza, ni poder, ni trascendencia, sino en Allah, el Uno-Único, el Hacedor Eterno.

Morir es una bendición para los hombres de Dios, para el resto, esto es, para todo el mundo, morir es una tragedia. Por eso aprovechan el tiempo e intentan ser felices como buenamente pueden, aunque sea yendo a la playa más cercana guardando las preceptivas medidas de seguridad decretadas por el gobierno terrorista, entre las cuales se incluye el uso obligatorio del bozal en las condiciones que sean y manque no haiga naide a 50 codos a la redonda. Esto quiere decir que el ganado humano respirará su propio aliento viciado y cultivará un ambiente húmedo agradable en la mascarilla que hará proliferar patógenos catalizadores del cáncer. La idea es que la gente muera tratando de no morir, y de ahí la inoculación del miedo constante a causa del bicho, pues como es bien sabido el miedo y el estrés psicológico propician la somatización de todo tipo de males físicos y psicológicos. En muchos casos no se será necesario que vayan al médico para que los acaben de rematar, ya que el suicidio será contemplado como la mejor alternativa. Del resto se encargarán las vacunas asesinas -que serán obligatorias.

Ya lo hemos dicho y lo repetimos, el Covid tiene una función que desempeñar y no se irá nunca. Su cometido es la implementación del control poblacional y la reducción demográfica mediante el exterminio de los prescindibles –unos 7 mil millones de personas. Las desescaladas y escaladas confinatorias se irán sucediendo el tiempo que sea necesario hasta la culminación de los objetivos finales de la casta parasitaria (deep state). Empero, todo esto a nosotros nos da igual. El destino de los cerdos es morir como tal. Es inevitable.

Mientras tanto, mientras llega el desenlace de todo y la Torta Terráquea se repliega sobre sí misma, y los Cielos se singularizan en su infinitud, nosotros danzaremos con la muerte, ¡oh sí!, y moriremos como héroes… muy pronto.

Danzaremos con la muerte – youTube

Sevilla, 13-julio-2020, el año de la bestia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s