A los hijos del linaje

Ante el maestro, no nacido y muerto, me inclino.

No tengo padre,

El  maestro no nacido y no muerto es mi padre.

No tengo madre,

El espacio abierto, infinito e inabarcable, es mi madre.

No tengo hermanos,

Los seguidores de la vía revelada

Son mis hermanos.

No tengo amigos,

Aquellos a los que beneficio son mis amigos.

No tengo hijos,

Los frutos del conocimiento son mis hijos.

No tengo patria,

La tierra pura de la contemplación del Uno-Único

Es mi patria.

No tengo hogar,

La gran luz, omnialumbradora  y omnipenetrante,

En mi único hogar.

No tengo esperanzas,

El regocijo de los hombres justos

Es lo único que me mantiene con vida.

No tengo necesidad de creer nada,

La verdad desvelada, increada, trascendente y eterna

Cree en mí, y eso, en todos mis estados,

Me basta.

-despojosdeoccidente

Esta coplilla brotada del corazón está dedicada a los hijos del linaje susurrado, que saben que nadie va o viene, surge o se desvanece, sino Ella –Layla engalanada de las luminarias imperecederas.

te 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s