Hacia el segundo confinamiento extremo. ¿Cómo sobrevivir?

La vida tiene un único sentido, y es mantenerse humanos hasta el final, lo cual implica desobedecer al deep state -al que el gobierno terrorista de España sirve-, no usar el bozal, no guardar la distancia social, tratar a la gente humanamente y cultivar las nobles virtudes trascendentes como el amor, la paciencia, el desapego, la generosidad, etc, llamadas trascendentes porque catalizan el desenraizamiento del ego, y por tanto nos catapultan a la trascendencia, más allá del velo de las apariencias.

El segundo confinamiento severo en España está al caer, y la gente volverá a salir a los balcones a las 8pm a aplaudir a sus verdugos, es decir, a la policía y a los sanitarios. Usarán los falsos positivos de los fraudulentos test’s del Covid para crear alarma social y que cunda el pánico; un pánico que las plataformas mediáticas de la TV, la radio y el internet se encargarán de que no decaiga. Para el 2021 la tasa de suicidios se habrá quintuplicado y la hambruna será una realidad. Se asignará un monedero virtual de subsistencia a cada ciudadano para que no muera de hambre, bajo el prerrequisito de acceder “voluntariamente” a la inoculación de las vacunas salvíficas, o sea, asesinas. Sin el preceptivo pasaporte sanitario actualizado que garantice la inmunidad no será posible ni viajar ni comprar ni vender nada, ni siquiera online, ya que las empresas se negarán a exponer a sus transportistas a la amenaza de los asintomáticos no vacunados. Esto será a una escala planetaria, aunque habrá países piloto, como Argentina y España, que harán de avanzadilla del nuevo orden mundial –la nueva normalidad.

Para el 2025 la purga del ganado humano ya será más que evidente. Gracias a los suicidios, las hambrunas, las enfermedades somatizadas por el miedo y por el uso del bozal, las bajas programada mediante la activación selectiva del gen asesino de las vacunas –que serán vacunas inteligentes con nanobots integrados-, los disturbios por comida, los ataques zombi de los desesperados, etc…, gracias a todos esos estragos la población mundial será diezmada, y el sueño feliz de un nuevo mundo sostenible e incontaminado cada vez estará más cercano. Entre el 2025 y el 2030 la casta parasitaria desatará la gran guerra entre los bloques del poder mundial que se disputan la supremacía tecnológica y económica del mundo. EEUU y Europa frente a Rusia y China chocarán en una gran guerra, que será nuclear y breve. Para el 2030 la población mundial habrá quedado reducida a 500 millones de seres humanos, más o menos, los cuales serán transhumanizados, esto es, conectados a la nube –una IA cuántica- y despojados de cualquier resto de humanidad que aún pudieran conservar.

Entonces, por fin, amanecerá el tan anhelado mundo feliz y sostenible, para unos pocos. Un mundo de 500 millones de ciborgs esclavos y una pequeña élite sin transhumanizar, que conservarán sus cuerpos biológicos intactos para ser empleados en el disfrute mundano, desconfinadamente y sin trabas, mientras que a los robots-humanos se les alimenta con impulsos vitales virtuales a la carta desde la reclusión de sus celdas-colmena.

Después, cuando ya no haya seres humanos de consciencia alumbrada y alumbradora, tendrá lugar la intervención Divina; el Plano Terráqueo será enrollado, los cielos se rasgarán y cada cual se unirá a su igual, en las luces o en las sombras.

Y ese día está ya llegando.

Sevilla, 22 Julio – 2020 – el año de la bestia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s