El totalitarismo ya ha comenzado en Estados Unidos

“La crueldad del ladrón de guante blanco a veces puede yacer adormecida, su codicia puede saciarse en algún momento; pero aquellos que nos atormentan por nuestro propio bien nos atormentarán sin descanso, pues lo hacen con la aprobación de sus propias conciencias”. – C.S. Lewis (1898-1963)

La libertad personal y la seguridad pública en Portland, Oregon, están implicando problemas muy graves. La policía no está protegiendo las leyes locales y estatales. Se abstienen de hacerlo porque han sido instruidos por funcionarios públicos elegidos.

La Corte Suprema dictaminó que los funcionarios electos estatales y locales, no la policía, están facultados para determinar la profundidad y amplitud de la aplicación de la ley. Y el tribunal también dictaminó que la policía no tiene la obligación legal de proteger vidas o bienes.

Dicho de otra manera, no se puede exigir responsabilidades a la policía por sus errores intencionales. El remedio para esos errores, según el tribunal, es elegir a otros funcionarios que desplieguen los activos policiales de manera diferente. Sin embargo, la policía tiene la obligación moral de proteger vidas y bienes. ¿Para qué otro propósito los hemos contratado y entrenado?

Todas las personas tienen el derecho natural de proteger sus vidas y sus propiedades, especialmente cuando el gobierno no lo hace. Si sus errores son sistémicos y crónicos, es deber del pueblo alterar o abolir ese gobierno.

Lo sabemos por la Declaración de Independencia.

Portland ha sido el centro de manifestaciones contra la policía este verano. El vecindario alrededor del capitolio ha sufrido casi dos meses de manifestaciones nocturnas. La mayoría de ellas se han desarrollado pacíficamente.

El fin de semana pasado, sin previo aviso o consentimiento local, el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. Envió grupos de agentes, sin entrenamiento en el control de multitudes y con uniforme militar, a las calles de Portland.

Sus uniformes no tenían nombres gubernamentales, administrativos o personales, solo la palabra “Policía” en la cinta adhesiva. Descendieron sobre la ciudad en camionetas sin marcar y comenzaron a agarrar indiscriminadamente a la gente que estaba en las calles, sin tener en cuenta la presencia legal o el comportamiento de la persona.

Según el relato de una víctima, él caminaba pacíficamente en el área del centro de la ciudad, observando el caos, cuando cinco hombres enmascarados con uniforme militar salieron de un SUV sin marcar, lo agarraron y lo metieron en un automóvil. Le ataron las manos a la espalda con una cinta de plástico. Se cubrieron la cara con la gorra. Lo retuvieron durante dos horas y luego lo liberaron. No presentaron cargos contra él.

No tenían base para este secuestro.

Fue un secuestro, no un arresto. Un arresto es una restricción legal por parte de una autoridad gubernamental legítima de conformidad con una orden emitida por un juez que nombra específicamente a la persona que debe ser arrestada, o de conformidad con la causa probable del delito observada personalmente por los oficiales de arresto. Ninguno de estos fue el caso en Portland.

Y algunas víctimas fueron incluso menos afortunadas que las secuestradas. Fueron asaltadas con gas pimienta y golpeados con balas explosivas no letales que aturden, hieren y desorientan. Las balas pueden dañar los ojos, el corazón y el hígado. Vi un video de un joven en bicicleta alejándose del caos. Sin embargo, fue atacado por cinco de estos federales.

Un graduado de Annapolis y veterano de la Marina preguntó a un pequeño grupo de federales con qué autoridad constitucional estaban presentes en Portland. Respondieron rociándole pimienta en la cara y golpeándole la mano con un bastón, destrozándole numerosos huesos de la mano.

Portland está en América, ¿verdad?

¿Qué está pasando aquí?

El lunes, el DHS (departamento de seguridad nacional) reconoció que estos matones son su policía y dijo que su comportamiento, de alguna manera, traerá estabilidad al centro de Portland. La frase que utilizó el secretario interino del DHS, Chad Wolf, imitando a su jefe, fue “ley y orden”.

Pero no hay nada legal u ordenado en lo que hicieron esos agentes.

Sus actividades en Portland son ilegales, inconstitucionales y perjudiciales.

Son ilegales porque los agentes federales arrestan selectivamente a personas y ni siquiera fingen que están cumpliendo con las leyes locales y estatales. Según la ley federal, los federales no pueden desplegar policías o militares en el país a menos que la legislatura estatal o el gobernador estatal lo soliciten. Ninguno de los dos lo ha hecho en Portland.

Las actividades de los federales son inconstitucionales porque están utilizando la fuerza del gobierno para arrestar a personas sin causa probable o órdenes de arresto. Sabemos que no hay una base legal para estos “arrestos”, ya que no han acusado a nadie.

Además, esto es tan dañino y aterrador: ser secuestrado, esposado, con los ojos vendados, no se le habla y luego se le libera, todo sin ningún motivo declarado –qué bien pueden hacer estas actuaciones al crispado diálogo social de hoy.

La Primera Enmienda a la Constitución requiere que el gobierno proteja el derecho a hablar libremente, no que asalte a quienes lo ejercen. Si estas palizas y secuestros indiscriminados pretenden disuadir a la gente de disentir públicamente, es profundamente inconstitucional, contraproducente y el gobierno federal va a tener que pagar un alto precio por ello.

Según la Constitución, la capacidad de regular la salud y la seguridad pertenece a los gobiernos estatales y locales. Los federales simplemente no tienen la autoridad legal para llenar los vacíos en la aplicación de la ley local, sin importar cuán amenazados puedan estar.

Así comienza el totalitarismo.

Los federales afirman que la propiedad federal necesita protección y las personas asignadas para hacerlo necesitan ayuda. Cuando llega la ayuda, lo hace por sorpresa, al amparo de la oscuridad y protegida por el anonimato. Luego, los refuerzos golpearon y arrestaron a los manifestantes porque sus jefes en Washington no aprueban el mensaje de los manifestantes.

La disidencia pública contra el gobierno es una libertad personal fundamental.

Es tan americano como el pastel de manzana. Fue parte integral de la creación de nuestra república. La represión gubernamental de la disidencia es totalitaria. Es tan antiestadounidense como los gobiernos contra los que luchamos en guerras mundiales para preservar nuestras libertades fundamentales.

Andrew P. Napolitano para Newsmax (traducido del inglés por sondas.blog)

control1

SONDAS: La policía es una entidad totalmente irregular, que responde a sociedades autoritarias, esclavistas… basadas en el poder político, económico y militar de una elite que la utiliza para reprimir a sus propios conciudadanos cuando éstos exigen derechos y participación directa en todos los asuntos públicos.

La seguridad ciudadana debe estar garantizada por una adecuada educación basada en el aspecto transcendente del ser humano. La única policía admisible es la que protege a los ciudadanos del engaño, la que controla que los pesos y las medidas sean los correctos.

Es ilegal en Estados Unidos, así como en España y en el resto del mundo, exigir a los ciudadanos que lleven mascarilla si no hay una clara evidencia de que es necesaria. Es ilegal prohibir que la gente se reúna para celebrar una boda o un funeral, o para viajar o para cualquier actividad no delictiva en sí misma si no hay una clara evidencia de que es necesario.

Es ilegal cerrar mezquitas, sinagogas o iglesias si no hay una clara evidencia de que es necesario. Es la primera vez en la historia de la humanidad que se cierran las casas de adoración. ¿Podemos imaginar las guerras y pestes que han asolado el relato histórico sin que por ello se haya llegado a cerrar estos lugares santos?

La causa de estas medidas arbitrarias es la nueva inclinación hacia el totalitarismo más absoluto que está tomando la agenda del deep state –confinamiento y control, vida online, vida virtual. Este ha sido siempre su sueño y lo ha intentado en numerosas ocasiones, pero esta vez tiene los medios para conseguirlo –una poderosa tecnología y una humanidad materialista, desconectada, aislada, individualista y negligente.

sondas.blog, 24 Julio  2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s