Diferencias entre estar enamorada y amar de verdad

En la edición de hoy de “los delirios de occidente” nos gustaría comentar un artículo de la revista de corte feminista “whatthegirl.com”. Se trata de una revista online que versa acerca de todo aquello que denigra a la mujer, esto es: empoderamiento femenino, aborto, machismo, micromachismo, lenguaje inclusivo, género, diversidad sexual, viajes, veganismo, etc. Es una publicación escrita por mujeres y para mujeres, por lo que hemos sacado nuestro lado femenino y nos hemos adentrado en el artículo en cuestión para tratar de descifrarlo y que las pocas mujeres cuerdas que aún puedan quedar en occidente se beneficien de este desempeño.

Empezamos, será divertido.

Seguramente ya te has enamorado una vez y la verdad es que podrías enamorarte mil veces más. Estar enamorada no es tan importante ni especial como amar de verdad, entregar el corazón en cada acción, en cada detalle, es lo realmente importante en una relación de pareja.

Lo realmente importante en una relación de pareja no es ni estar enamorado ni amar de verdad, pues ambas son cosas que se dan por sentado en cualquier pareja estándar –hablamos de parejas normales, esto es,  casadas o en vías de casamiento y heterosexuales. Lo más importante de una pareja sana es el compromiso de compartir un destino existencial común, cimentado en el amor a Dios y el respeto mutuo, con vistas a que de dicha relación pueda florecer una hermosa familia, en la que las nobles virtudes y los valores trascendentes sean los que brillen.

El enamoramiento es un estado en el que una persona se siente profundamente atraída por otra. Pero amar de verdad a alguien va mucho más allá de esta “emoción”, así lo plantea Paul Hudson, filósofo, escritor y empresario que escribió una columna en el portal de tendencias Elite Daily, donde fijó las diferencias entre estar enamorada y amar realmente a una persona. Aquí las compartimos contigo.

Paul Hudson es filósofo, escritor y empresario, o sea, lo que en occidente se entiende como ser alguien que ha triunfado en la vida, y no un perdedor –un looser. Pero Paul es ateo, por lo que en lo que respecta a nosotros es un verdadero  looser, es decir, un kafir –alguien que está velado y ha hecho dejación de su responsabilidad de adoración al Señor de Todos los Dominios, del cual venimos, en el cual estamos y hacia el cual nos encaminamos. Veamos lo que tiene que decir Paul del amor y del enamoramiento.

Mujeres-enamoradas-segun-su-signo-zodiacal

Cuando estás enamorada de alguien, quieres a esa persona

“Estar enamorado es querer ser dueño de una parte de la otra persona. Es la creencia de que esta persona es tan maravillosa que quieres que él o ella sea una parte de tu vida, una parte de ti. Cuando te enamoras de una persona, sientes un impulso intenso de consumir a esa persona de cualquier manera posible”, explica. “Estar enamorado es creer que necesitas a alguien para ser feliz”, agrega.

Y nosotros agregamos: el enamoramiento es una obnubilación enajenante que medra en las personas inmaduras, no adiestradas en el cultivo del amor verdadero, esto es, el amor como la expresión del total desapego y la desaprensión absoluta al mundo y a los asuntos mundanos. Así pues, el enamoramiento a lo único que nos puede llevar es a follar esporádicamente, de cuando en cuando,  y a nada más. Se trata pues de un velo que hay que descorrer, para que no nos distraiga de lo que realmente importa en la vida -la búsqueda de la verdad primera y última, no sujeta a causas ni condiciones, que subyace a lo creado y que es lo que somos en la sacralidad de nuestro fuero más íntimo.

Cuando amas a alguien, necesitas a esa persona

“No sólo quieres, necesitas a esa persona. La necesitas para vivir una vida feliz y saludable, debido a que tu felicidad depende literalmente de él”, explicó.

“Necesitas que él sea parte de tu vida de una forma u otra, no porque quieres ser dueño de un pedazo de esta persona, sino porque quieres darle un pedazo de ti mismo; amar a alguien es considerar que esa persona es digna de ser dueña de una parte tuya”, indica Paul, agregando que “no se trata de propiedad; se trata de querer lo mejor para esa persona – algo que suele significar dejar ir a tu amor”.

Cuando amas a una persona no la necesitas para nada, simplemente la amas, y si la necesitas para ser feliz es que eres un inmaduro que no sabe lo que es el amor, pues confundes amor por “emoción”, y cualquier emoción es una obnubilación, esto es, un velo que nos ofusca con respecto al amor verdadero, el cual trasciende causas y condiciones, y más allá del espacio y del tiempo reside. Por eso el que de verdad ama no tiene necesidad de nada, ni siquiera de un amor mundano. Y si tiene un amor mundano, ese amor es eterno y se perpetúa tanto en la vida como en la muerte. Paul es un mequetrefe que no sabe ni donde está de pie parado y que además es filósofo, por lo que los estragos de hacerle caso pueden desembocar en males irreparables, e incluso en la muerte por cáncer.

4QLCGI6ANNF4VLWOAMOOQ5WVWI

Cuando estás enamorada de alguien, tus emociones están siempre en lo más alto

Paul dice que cuando estás enamorado “tu cerebro está produciendo el más asombroso cóctel químico, haciendo que te sientas como si estuvieras flotando en lo alto de una nube. Estás como flotando sólo por estar enamorado de una persona y es una sensación que no quieres que nunca se vaya”.

Pero aunque nadie quiere bajarse de esa nube, el problema es que inevitablemente en algún momento te vendrás abajo.

Para los ateos, como Paul, todo se reduce a química, a conexiones enzimáticas que catalizan hormonas y nos hacen sentir; impulsos eléctricos neurológicos, átomos, partículas… en definitiva, no somos más que materia interconectada químicamente, cuyas interconexiones atómicas segregan sustancias en el cerebro que nos hacen sentir cosas. En este caso, el imbécil de Paul alude a la sensación del enamoramiento que te hace flotar y que te hace querer follarte a tu amiga, o amigo, a cada instante. Ese subidón, empero, pronto declina, pues la impermanencia es el sello de este mundo sensible -esta manifestación física. Paul lo sabe, pero no sabe por qué son así las cosas.

 Cuando amas a alguien, tus emociones se asientan y luego fluctúan

“Amar a alguien no se trata tanto de las emociones, se trata más de los pensamientos”, afirma Paul, agregando que “pensar en alguien, desearle lo mejor, hacer lo posible para que él o ella sea feliz y cuidar a esa persona tanto como a ti mismo, eso es el amor. Las emociones que vienen con ello, son sólo beneficios”, explica.

“Una vez que haya pasado la etapa de enamoramiento, amarás realmente. Tienes que aprender a dejar de lado ese estado de emoción al límite, para lidiar con emociones más estables, que algunas veces sufren fluctuaciones. Estas últimas no tienen tanto que ver con las emociones del enamoramiento”, enfatiza.

Y nosotros enfatizamos que Paul es gilipollas. Los pensamientos no son más que la capa externa de las emociones, su apartado más visible y accesible. En definitiva, los pensamientos y las emociones no están separados, forman parte de la herrumbre de la consciencia y, por lo tanto, no son más que velos ofuscadores de la consciencia eterna, que más allá de esto o de aquello reside. Así pues, si de verdad quieren saber lo que es amar a otra persona, simplemente mueran a la idea de “yo”, y tanto los pensamientos como las emociones dejarán de ser velos y pasarán a relucir por lo que son en realidad: luz desbordada de la fuente de todas las luces.

es-mas-detallista

Cuando estás enamorada de alguien, estás apuntando a un objetivo

“Eso es lo que hace que el enamoramiento sea tan emocionante, el anhelo constante por más. Quieres pasar más tiempo con esta persona, conocerla mejor, estar con esta persona tanto como sea posible. Siempre quieres tener más, y quieres construir una relación cada vez más seria”, dice Paul.

Es evidente, Paul, que cuando estás enamorado apuntas al objetivo de follarte a la persona con la cual estás enfollado.

Cuando amas a alguien, no te apresuras por llegar a la meta

“El objetivo que tenías ya no existe porque ya lo has alcanzado. Esto suele asustar a la gente, ya que comienza a sentir la necesidad de seguir avanzando”, manifiesta Paul.

Pero “por desgracia, todo en el universo es finito. No se puede avanzar y continuar construyendo siempre algo más grande. Lo único que puedes hacer es seguir reforzando lo que ya tienes”, expresa.

Amar a alguien “no sólo es comprender que lo que tienes es todo lo que necesitas, sino que tienes ganas de fortalecer ese vínculo de manera indefinida”, puntualiza.

Pero si el universo es finito, ¿cómo pretender fortalecer ese vínculo indefinidamente? Es una incongruencia creer en un universo finito y aspirar al infinito, pero como Paul es ateo y filósofo, esa incongruencia pasa desapercibida.

La única forma de abarcar el infinito es la toma de consciencia de que lo finito es una aparición espectral, irreal, ilusoria, impostada… un velo erigido sobre la errónea idea de “yo soy”, “yo tengo”, “yo amo”, “yo follo”, etc.

body-in-love-01

Cuando estás enamorada de alguien, piensas que te importa más esa persona de lo que realmente es

Paul asegura que “enamorarse es mucho, mucho más fácil que amar. Cuando estás enamorado, los químicos en el cerebro y el cuerpo te hacen sentir como si esa persona fuera la mejor del mundo. Crees que esta persona es la más increíble que has encontrado”.

“Lamentablemente, esta forma de pensar por lo general desaparece tan pronto como los químicos desaparecen. Entonces te quedas perdido y confundido”, añade.

Ya hemos dicho que el enamoramiento es un estado de enajenación mental transitorio, no hasta que se van los químicos, sino hasta que se recobra la cordura y se activa la consciencia.

Cuando amas a alguien, te preocupas por esa persona más de lo que piensas

“Estar enamorado es fácilmente reconocible, ya que te hace sentir un anhelo constante, una necesidad constante. Amar, por otra parte, no te dará esos recordatorios constantes”, indica.

“Sin embargo, la vida siempre logra darnos esos recordatorios. La vida suele alejar a la gente de nosotros, dañarla, y, a veces incluso se la lleva para siempre”, afirma.

Pero, “cuando realmente amas a alguien, esos momentos de separación y pérdida abruman con emoción. La gente suele olvidar lo mucho que ama a una persona o no se da cuenta de lo mucho que la ama, hasta que la vida los obliga a recordar”, concluye.

Y nosotros concluimos que Paul está enfermo y su cerebro, achicharrado por decenas de libros de psicología leídos, no da para más. Amar es entrega, abandono, desprendimiento, carencia absoluta de darse auto-importancia, etc, de modo que el amor no se ve afectado ni por la pérdida ni por la ganancia.

Cuando estás enamorada de alguien, puedes desenamorarte de esa persona

“Todo lo que sube tiene que bajar”, dice Paul y explica que enamorarte es tan fácil como desenamorarte. “El enamoramiento es en su mayoría una creación de nuestra mente. Nos permitimos enamorarnos al idealizar a la persona y a la relación. Cuando estás enamorado, la realidad no siempre se alinea con tu versión de la misma”, agrega.

Lo volvemos a repetir, el enamoramiento es un estado de enajenación mental.

Cuando amas a alguien, nunca dejas de amar a esa persona

“Amar a una persona es algo que define en parte la persona que eres. Aquellos que amamos, por los que nos preocupamos, aquellos que significan el mundo para nosotros, y que han afectado nuestras vidas, son los que en realidad nunca nos dejan”, dice.

“Pueden irse de nuestras vidas, pero nunca de nuestras mentes. Su memoria, pensar en ellos, nos hace sentir emociones fuertes. Su presencia en nuestras vidas ha tenido una influencia tan increíble que, gracias a ellos, somos personas diferentes. Cuando amas a alguien, no se puede dejar de amar a esa persona porque sería exigirte que dejes de amar a una parte de ti mismo” finaliza.

Y nosotros finalizamos también con este consejo: cuidado con los ateos que además son filósofos, pues sus consejos nos harán desviarnos de lo que realmente importa, que no es otra cosa que cultivar la perennidad de las perpetuas luces y activar el recuerdo de lo que somos, de modo que la consciencia quede esclarecida y el verdadero amor florezca.

Un comentario sobre “Diferencias entre estar enamorada y amar de verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s