4 razones por las que una mujer piensa mucho en un hombre

En la edición de hoy de “los delirios de occidente” vamos a comentar un horripilante artículo del magazine “whatthegirl.com”, una revista online escrita por mujeres y para mujeres, dedicada a la apología de todo aquello que degrada y desgracia a las mujeres, a saber: feminismo, viajes, empoderamiento, moda, liberación sexual, perspectiva de género, etc.

El artículo en concreto que nos concierne hoy en aras de discernirlo y esclarecer sus torticeras aseveraciones, trata acerca de las razones por las que una mujer piensa mucho en un hombre. Según las locas de “whatthegirl.com”, eso puede ocurrir por cuatro motivos.

Empezamos, que lo disfruten.

Si pasas demasiado tiempo pensando en alguien hasta que incluso no puedes concentrarte en tus labores, entonces es grave. ¿Será que te han hechizado? 

enam3

Pensar en cualquier cosa que no sea lo que realmente importa en la vida, es grave. Y en la vida sólo importa una cosa: saber por qué hemos sido creados en esta forma magnífica, por qué estamos  dotados de consciencia y por qué fuimos depositados en la Tortilla Terráquea. Todo lo que no sea satisfacer ese conocimiento en la vida implica estar hechizado por el velo del mundo, en el cual, ignorantemente, nos perpetuamos.

Muchas veces se puede estar enamorada de una persona sin estar en una relación, como sabemos el enamoramiento es el deseo que sientes por alguien en especial y las ganas de estar siempre muy cerca de él.

¿Te ha pasado que estás en el trabajo, en casa, con tus amigos y lo único que haces es pensar en ese chico? Entonces significa que está enamorada de ese hombre y mucho.

Sin embargo, además de sentir gusto y atracción por esa persona, existen otras razones importantes por las cuales siempre lo tienes en tus pensamientos.

Es tiempo de descubrir que hay detrás de esta condición que te tiene tan perdida.

El enamoramiento es una emoción perturbadora que perturba y enturbia las tranquilas aguas de la consciencia, de modo que ésta deviene inquieta  y perturbada ante el incesante vaivén tempestuoso que dicha emoción enajenante despierta. Esta es la razón por la que la consciencia de la enamorada es poco clara y no refleja más que las ganas de follarse a esa persona tan especial, de modo que las luces de la verdad subyacente –no nacida y no muerta- quedan petrificadas y enquistadas, enquistando y estancando así a la mujer que ha sido víctima de semejante embrujo.

enam1

1-Oxitocina:

Cuando estas enamorada de una persona, tu cerebro empieza a liberar oxitocinas en grandes cantidades y hacen que pienses todo el tiempo en cosas positivas e imaginando situaciones perfectas al lado del chico que te gusta.

El estado que logra esta hormona te hace ver la vida mucho más bella de lo normal y aunque pueda asustarte, deberás quedarte tranquila ya que este efecto pasará a las semanas.

Sin embargo, debes tener cuidado cuando empieces a tener pensamientos negativos u obsesivos ya que podrías estar atravesando por un cuadro de crisis más complicado. En estos casos es recomendable acudir a un médico especialista.

Para los ateos todo se reduce a química y reacciones atómicas que catalizan hormonas enzimáticas, que encima tienen la capacidad de segregar sustancias que nos hacen sentir cosas. En este caso, según la mujer atea que ha escrito el artículo que estamos diseccionando, el enamoramiento desata una reacción química que te impele a querer intimar  hasta el encamamiento con una persona determinada. Pero el efecto de la droga del amor es pasajero, de modo que una vez follados los intervinientes en la trama amorosa, es muy posible que se desencadene la reacción química del aburrimiento. Empero, si el aburrimiento no se desata, entonces es posible que se desate la paranoia por querer poseer a dicha persona, y la paranoia, si no somos correspondidos, puede desatar otras reacciones químicas aún más demoledoras que requerirán de asistencia médica y psiquiátrica, aunque en muchos casos el suicidio será la única medicina viable.

Estas cosas ocurren porque la gente no sabe que el apego es una emoción conflictiva y perturbadora de la consciencia, que nos vela con respecto a las sempiternas luces, que más allá de esto o de aquello residen.

2-La energía:

Existen algunas teorías que indican que cuando piensas demasiado tiempo en una persona e incluso por un largo periodo significa que esa persona posee una increíble energía que ha logrado quedarse impregnada en ti.

Muchas veces se dice que las buenas energías siempre logran cautivar a las personas y éstas juegan con tu cuerpo y mente.

¿Se dice? ¿Quién lo dice? ¿Qué expertos? Aquí lo único cierto es que la autora de semejante parrafada es sumamente gilipollas. Cuando uno está preso del hechizo de este ilusorio mundo, al habernos creído la impostora proyección egocéntrica del “yo soy”, “yo tengo”, “yo no tengo”, etc, logran medrar todo tipo de trastornos, traumas y psicopatías en la mente. Eso es todo.

3-Las atenciones:

Muchas veces las mujeres pueden pensar demasiado en un hombre porque ellos son muy atentos y han tenido alguna o tal vez muchas consideraciones.

Por lo general las mujeres buscan ‘El hombre perfecto’ y esto es encontrar a un caballero, detallista y cariñoso.

En efecto, los hombres verdaderos son detallistas con las mujeres verdaderas, y se deshacen en atenciones hacia ellas. ¿Y bien? ¿Cuál es el problema? La mujer lo que tiene que hacer es elegir bien al mejor de sus pretendientes, casarse, crear una bonita familia y ser feliz.

enam2

4-A lo que se dedica:

Otra razón por la que siempre piensen en un hombre puede ser las cosas a la que se dedica ya que eso puede ser muy sorprendente para una mujer. Un hombre con logros y aspiraciones es todo lo que una mujer ansía en su pareja.

Exactamente, las mujeres sienten atracción hacia los hombres con logros y aspiraciones, es decir, con dinero; y si además son guapos, mejor que mejor. ¿Cuál es el problema? No hay  problema, pues está codificado en la fitrah –la naturaleza que nos es propia- que la mujer se decante por pretendientes poderosos en lo material, ya que eso aporta seguridad y estabilidad hogareña para que ella pueda satisfacer su innato impulso natural por su sagrada maternidad. Por el contrario, los hombres nos decantamos siempre por mujeres potentes sexualmente hablando. Así vienen siendo estas cosas desde Adán y Eva.

Tratar de torcer el curso natural de las cosas deviene, inevitablemente, en deterioro físico y psíquico, frustración velada, no saber lo que se quiere en la vida, no saber si nos identificamos con nuestro sexo biológico, y un largo etcétera de trastornos, traumas y psicopatías catalizadas por no proceder en la vida conforme Dios manda.

Un consejo final: el que pueda que huya de España, pues en septiembre aquí va a arder Troya. España está arruinada y el futuro recorte en las pensiones de los ancianos y en los sueldos de los funcionarios, que es lo que da de comer al 90% de los españoles, será contestado en las calles a sangre y fuego. Y esto es solo el inicio de lo que está por ocurrir a una escala planetaria. Huyan al campo, o mejor al desierto, caben un agujero en la tierra e intenten formar pequeñas comunidades auto-abastecidas de seres humanos despiertos. Vivan y amen lo que puedan, porque esto se acaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s