No habrá vuelta al cole.

Estamos en septiembre de 2023. Tras el quinto encierro severamente claustrofóbico en las casas enclaustradas de los empobrecidos y enclaustrados españoles, todo hacía indicar que los niños podrían volver al colegio, en vista de las prometedoras cifras de infectados tendentes a la baja. Sin embargo, en una discoteca de Barcelona brotó un nuevo rebrote y varios repuntes; se activaron los protocolos sanitarios de prevención y paliación de la enfermedad Covid19, y se realizaron test’s masivos a los asistentes a la bacanal discotequera y a todos sus contactos, debidamente rastreados por los rastreadores profesionales del gobierno.

Como resultado 7.000 nuevos infectados asintomáticos, esto es, personas sanas, fueron detectados y recluidos en los hospitales militares de campaña habilitados en las afueras de la megaciudad condal. Nuevos rebrotes, apuntes y repuntes fueron descubiertos en toda España, en sintonía con el repuntazo general de la pandemia en toda la Torta Terráquea. Los test’s PCR, mas falsos que Judas, empezaron a arrojar cifras demoledoras. El 95% de los testeados daban positivo de un virus que no existe nada más que en el imaginario colectivo del ganado humano, gracias a la propaganda perpetua de los aparatos propagandísticos del sistema, principalmente la TV. En marzo de 2021 internet fue apagada a nivel mundial para evitar la propagación de los bulos pandémicos que hacían alusión a que toda esta tramoya vírica es una enorme estafa entramoyada para purgar a la población mundial y tenerlo todo muy bien controladito.

311144

La juventud española de la era coronavírica sólo aspira a una cosa: volver a lo de antes, a la diversión, a la fiesta, a la obnubilación de la música satánica, a las drogas, al sexo libre. Empero, tras haber sido destruidos moralmente, ahora el deep state tiene otros planes para ellos, consistentes en su total exterminio.

No hubo, pues, vuelta al cole en el 2023, ni vuelta a las universidades. Lo que sí hubo y habrá es un genocidio perpetuo propiciado por la angustia del confinamiento indefinido, la mala praxis médica y las vacunas salvíficas, o sea, asesinas.

Estamos en Septiembre de 2027. El tiempo nos ha dado la razón. No hubo, ni habrá, vuelta al cole. Los montones de cadáveres amontonados al azar forman parte ya del mobiliario apocalíptico urbano. La gente no le presta atención a las putrefactas pilas de carne humana, que ya nadie se molesta en recoger e incinerar. Se permite salir a la calle una hora al mes, y sólo por un motivo justificado por el gobierno. Los drones suministran un lote diario de comida sintética a los supervivientes, que aguardan en sus casas el advenimiento de la vacuna definitiva. Los hospitales no existen, pues todos fueron cerrados al quedar vacíos, debido a que nadie se atrevía a ir por miedo a contraer allí el bicho. Cuando alguien muere el cadáver es arrojado por la ventana, impactando en el asfalto y en los empedrados de manera grotesca. Las autoridades sanitarias de la OMS han concluido que los devastadores efectos de la pandemia no desaparecerán nunca, pues aunque las investigaciones en pos de una vacuna efectiva son muy prometedoras, nada hace indicar que dicha vacuna sea la panacea. La policía no existe; enfermaban a cada instante por el excesivo uso del bozal y todos los cuerpos de seguridad han sido sustituidos por una fuerza robótica armada.

marte1464

La vida en la Tierra es insoportable y ya son varias decenas de miles los que se han apuntado al llamamiento de la NASA para colonizar Marte. Los candidatos deben estar exentos de virus y ser sexualmente activos,  ya que se pretende que los colonos follen mucho y tengan muchos hijos para recomenzar la humanidad de nuevo, sin los errores de nuestros antepasados simios. De momento sólo una compatriota española ha sido aceptada para viajar a Marte –se prevé un vuelo inaugural para el año 2037. Se trata de Marta Torrecillas, de 20 años y natural de el Viso del Alcor (Sevilla), la cual anhela ir a Marte para hincharse de follar desconfinadamente, aparte de para vivir una excitante aventura.

Estamos en Agosto de 2028. Israel lanza un ataque nuclear sobre Beirut, la cual queda devastada. Los medios de comunicación afirman que un incendio en unos almacenes de petardos fue la causa de la tremenda explosión. Pero todos aquellos que conservan medio gramo de cordura saben que fue un ataque quirúrgico mediante, al menos, dos mini-bombas inteligentes nucleares tácticas y “limpias”. La devastación de la ciudad es total y absoluta. Hezbollah clama venganza.

Estamos en Octubre de 2030. Israel deja de existir en oriente medio. La guerra no dejó piedra sobre piedra en los otrora territorios de la bestia sionista. Un nuevo Israel ha sido establecido en la Patagonia chilena-argentina, como fruto maduro del “Plan Andina” -largamente urdido por la casta parasitaria, pues sabían que sus días en O.M. estaban contados.

Estamos en Diciembre de 2031. El coronavirus empieza a remitir. El mundo ha quedado reducido a 500 millones de seres humanos, que serán debidamente deshumanizados y transhumanizados, es decir, chipeados y conectados a la “nube” –una IA cuántica- desde la cual todos se descargarán los impulsos vitales de lo que deben hacer, pensar y sentir.

Nota importante:

El presente escrito es un ejercicio literario de segundo orden que hemos escrito porque nos ha salido de los cojones. Cualquier parecido con la realidad puede o no puede estar relacionado con los acontecimientos del genocidio de España y del mundo. En cualquier caso, ya nada importa, lo cual quiere decir que sólo importa una cosa, a saber: dejar de darle importancia a las cosas y consagrarse a lo que realmente importa, que no es otra cosa que Allah –el Dueño y Señor de Todos los Dominios. Esto se acaba, no pierdan el tiempo en banalidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s