La mujer es la luz de Dios

La mujer es la luz de Dios

-Rumi

¿Qué  significa esto? Esto significa que la mujer es la luz de Dios, esto es, la fuente matricial sostenedora y alumbradora de la vida; y por eso había que destruir a la mujer, para que una vez destruida sea la oscuridad la que todo lo presida.

La destrucción de la mujer ha sido acometida mediante su desquiciamiento, es decir, mediante la desubicación de su quicio vertebrador –su sagrada maternidad-, en torno a la cual medra su felicidad genuina. La mujer ya no busca satisfacer aquello que comanda la fitrah –la naturaleza original que hizo de molde para la creación del ser humano-, sino satisfacer una felicidad impostada mediante el regodeo en todo aquello que denigra su feminidad: libertinaje sexual, independencia económica, viajes por placer, fiestas, tatuajes, aquelarres feministas para combatir al hetero-patriarcado opresor, etc.

Ya vamos por la cuarta ola de la ideología feminista, convertida ya en un tsunami que amenaza con arrasar cualquier vestigio de humanidad que aun pudiera perdurar en occidente.

La primera ola trajo el sufragio de la mujer. ¿Para qué? La democracia para lo único que sirve es para irle cambiando la correa al mismo perro de siempre. La segunda ola vino de la mano de la industrialización, una ola que expulsó a las mujeres de sus hogares y las obligó a tener que trabajar para no sentirse humilladas ni inferiores a los hombres. La tercera ola es la que padecemos desde hace tres décadas, más o menos, gracias a la cual ahora las mujeres no saben si son mujeres, trans, hombres, bigénero, género-fluido, etc. Y finalmente, una cuarta ola gracias a la cual no saben ni lo que quiere en la vida, porque lo que quieren está soterrado bajo capas y capas de adoctrinamiento hembrista. ¿Y qué es lo que quieren? Quieren lo que las mujeres han querido desde Adan y Eva: emparejarse con un buen mozo, tener muchos hijos y ser felices en perfecta armonía con la naturaleza.

En definitiva, ya no hay mujeres, y por consiguiente la luz de Dios ya no alumbra al mundo. Lo único que nos queda es aguardar la dentellada final de la bestia, en espera del nacimiento de la nueva era trasnshumanista de 500 millones de ciborgs-esclavos, tras la culminación de la genocida agenda coronavírica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s