¿Viajar para qué?

Hemos detectado en la red un artículo escrito por Ana F., una experta en felicidad mundana, acerca de las bendiciones de viajar. Nos gustaría comentar algunas de sus aseveraciones, con el fin de que no sirva para nada, pues se cierne la abominación desoladora de la agenda “corona19”, así como una gran guerra que será breve y nuclear. El exterminio será absoluto, pero el ganado humano no lo sabe e irán gustosos a ponerse las salvadoras vacunas asesinas.

Y luego, pasamos a comentar el artículo de Ana F. acerca de las bondades y beneficios de viajar.

Sea como sea, lo importante es que nuestras vacaciones cumplan el objetivo de desconectar, disfrutar, descansar y aprender de cada experiencia, lugar y persona que encontremos.

Viajar para descansar es una incongruencia, pues lo que requiere el descanso es precisamente no viajar, esto es, no hacer nada. Lo que los expertos del mundo moderno quieren decir es que al viajar descansamos de nuestras rutinarias, tristes y deprimentes vida de esclavos que se ven obligados a trabajar en unos trabajos que desprecian profundamente a cambio de unos sueldos de mierda. Por lo tanto, para ocultar momentáneamente el desasosiego existencial de vivir orientados únicamente en esta vida mundana, los expertos recomiendan viajar, es decir, añadir otro cansino velo a esta vida para que nos obnubile y nos distraiga mediante la acumulación de experiencias ajenas a la rutina habitual, lo cual implica cansarse viajando, viendo museos, viendo paisajes bonitos, viendo monumentos y viendo pasar gentes forasteras; todo ello básicamente igual a lo que tenemos en casa a la vuelta de la esquina. Viajar por placer no es, sino una pérdida de tiempo, el cual deberíamos emplear en el estudio y la introspección de la Verdad subyacente al velo de lo creado, de modo que la impostura egótica deje de ser y se disuelva en su propia nada. Viajar, según los verdaderos hombres, sólo está justificado por motivos comerciales y para la búsqueda del conocimiento sagrado. Los demás viajes son transgresiones propias de personas inmaduras.

Es preferible viajar a un solo lugar, disfrutarlo al máximo, conocerlo en todos sus rincones, en todos sus momentos y en sus gentes, más que viajar a muchos lugares con poco tiempo en cada uno de ellos.

Ambas opciones son igualmente indeseables. Los expertos del degenerado mundo moderno nos impelen a viajar para conocer, ¿conocer qué? El Plano Terráqueo, en toda su vastedad magnífica, alberga lo mismo en todas partes, es decir, maravillas. Las gentes de todos los lugares del mundo son fundamentalmente iguales y aspiran a lo mismo –a llevar una buen y feliz vida en perfecta armonía con la naturaleza. El cielo estrellado es el mismo en Carmona que en Tartús; la hermosa luna que ven los seres humanos es siempre una y la misma. ¿Viajar para qué? Solo si hemos olvidado que todos somos Uno, que todos somos hermanos, que la Tierra es nuestra madre, que el sol es nuestro padre y que la luna es nuestra abuela es permisible viajar para que seres humanos sanos nos lo recuerden. 

Viajar es un momento perfecto para poner distancia con nuestra rutina, con nuestro ritmo y forma de vida, por ello, es importante ser consciente y aprovechar ese viaje geográfico como un viaje interior, un viaje de encuentro con uno mismo.

¿Qué significa eso? ¿Qué significa encontrarse con uno mismo? ¿Por qué los expertos siempre dicen eso pero nunca explican lo que es eso? Viajar para distraerse y desconectar no es encontrarse con uno mismo, sino desconectarse de la Órbita Divina y quedar huérfanos de luz y de verdad. Viajar a la rivera maya, en el glorioso país de Méjico, no hará que nos encontremos a nosotros mismos, pues ser lo que somos, esto es, encontrarse a uno mismo, exige total abandono, total desapego, total soledad, total desarraigo, total ausencia de expectativas mundanas, de modo que las fijaciones egocéntricas de lo que creemos o queremos ser se desvanezcan, y en su lugar se alcen las luces sempiternas, radiantes y magníficas.

Con frecuencia, observar y ser consciente de todo lo que se cruza en nuestras vacaciones, es la mejor forma de aprender que en nuestra vida, hay cosas que pueden cambiar o mejorar.

Esta frase nos resulta inaudita e incomprensible. Hemos hecho un esfuerzo por entender qué quiere decir, tras lo cual concluimos que la mujer que la ha escrito tenía la regla en el momento de su plasmación críptica, o bien está menopáusica.

Salir de nuestros límites interiores supone darnos cuenta de que existen otras formas de vivir, tomar buena nota, y a la vuelta de nuestras vacaciones, volver con nuevas ideas y propósitos para mejorar nuestra vida diaria.

Solo hay dos formas de vivir, una insana y otra sana. Con frecuencia al patético hombre occidental moderno le gusta viajar a conocer sociedades sanas, esto es, sociedades hetero-patriarcales, tal y como se estila en el mundo musulmán o en los ámbitos donde rige el espíritu de la tradición primigenia. Pero cuando regresan a sus casas no hacen nada para cambiar sus miserables vidas -no se hacen musulmanes. Además, solo hay una forma de salir de nuestros límites, internos y externos, y es la toma de consciencia de que los límites son impostaciones ilusorias; lo cual solo se descubre ajustándose a los límites de la sharía (vía) islámica, ya que solo así podremos soltar las fijaciones del ego, del “yo soy”, que una vez deshecho da paso a la Unidad Absoluta, al Amor y al Gran Gozo.

torr sev

Torre del oro – Sevilla. Llamada así en honor al oro que cagó el moro. Viajar a Sevilla es una tontería, los sevillanos les tratarán mal y les insultarán si no visten el bozal. No vengan a Sevilla, la cual ya no es una maravilla, ni siquiera en primavera. Quédense en sus casas y busquen su propia torre del oro, que en el corazón reside.

Sevilla – Norte de África – 13 ago 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s