¿Quién es el propietario de los productos químicos que han hecho estallar Beirut? No lo quiere decir nadie.

Moscú/Dubái/Londres – Reuters

En la turbia historia de cómo un cargamento de nitrato de amonio altamente explosivo terminó en el paseo marítimo de Beirut, una cosa está clara: nadie lo ha reclamado hasta ahora. Hay muchas preguntas sin respuesta en torno a la enorme y mortal explosión de la semana pasada en la capital libanesa, pero la pregunta referente a su propiedad debería ser una de las más fáciles de responder.

La identificación clara de la propiedad, especialmente de un cargamento tan peligroso como el que transportaba el Rhosus de bandera moldava cuando navegó hacia Beirut hace siete años, es fundamental para el transporte marítimo, la clave para asegurarlo y para resolver las disputas que surgen a menudo. Sin embargo, las entrevistas realizadas por Reuters y las pesquisas de documentos en 10 países en busca de la propiedad original de este envío de 2.750 toneladas revelaron una intrincada historia de documentación perdida, secretismo y una red de pequeñas y desconocidas empresas esparcidas por todo el mundo.

Unos bienes se transportaban de un país a otro y terminaron en un tercer país sin que nadie fuera propietario de estos bienes. ¿Por qué terminaron aquí?

Se preguntaba Ghassan Hasbani, ex vice-primer ministro libanés y figura de la oposición.

Todos aquellos vinculados al envío y entrevistados por Reuters negaron tener conocimiento del propietario original de la carga o se negaron a responder a la pregunta. Entre los que dijeron que no sabían nada de este asunto se encontraban el capitán del barco, el fabricante georgiano de fertilizantes que produjo esta carga y la empresa africana que la ordenó, pero, según afirma, nunca pagó por ella.

La versión oficial del viaje final del Rhosus presenta su itinerario lleno de sucesos desafortunados. Los registros de envío muestran que el barco cargó nitrato de amonio en Georgia en septiembre de 2013 y estaba destinado a entregarlo a un fabricante de explosivos en Mozambique. Pero antes de salir del Mediterráneo, el capitán y dos miembros de la tripulación aseguran haber recibido instrucciones del empresario ruso al que consideraban, de facto, el propietario del barco, Igor Grechushkin, para que hicieran una escala no programada en Beirut y cargaran allí una carga adicional. El Rhosus llegó a Beirut en noviembre, pero nunca partió ya que se vio envuelto en una disputa legal sobre impago de tarifas portuarias y defectos del barco. Los acreedores acusaron al propietario legal del barco, que figuraba como una empresa con sede en Panamá, del abandono del barco –más tarde el cargamento fue descargado y colocado en un almacén del muelle, según las cuentas oficiales. El bufete de abogados de Beirut Baroudi & Associates, que actuó en nombre de los acreedores, no respondió a las solicitudes para identificar al propietario legal de la carga. Reuters no pudo contactar a Grechushkin. El barco vacío finalmente se hundió donde estaba amarrado en 2018, según la aduana libanesa.

Los movimientos finales de Rhosus están bajo un nuevo escrutinio después de que el nitrato de amonio se incendiara dentro del almacén y explotara la semana pasada, matando al menos a 158 personas, hiriendo a miles y dejando a 250.000 personas sin hogar.

Entre las preguntas aún sin respuesta están las siguientes: ¿quién pagó el nitrato de amonio y si alguna vez habían intentado reclamar el cargamento cuando el Rhosus fue incautado? Y si no, ¿Por qué no? La carga, empaquetada en grandes sacos blancos, tenía un valor de alrededor de 700.000 dólares a precios de 2013, según una fuente de la industria.

SIN SEGURO

Las investigaciones de Reuters han levantado numerosas banderas rojas. Según los convenios marítimos internacionales y algunas leyes nacionales, las embarcaciones comerciales deben tener un seguro para cubrir contingencias como daños ambientales, pérdida de vidas o lesiones causadas por un hundimiento, derrame o colisión. Sin embargo, el Rhosus no estaba asegurado, según dos fuentes familiarizadas con el asunto. El capitán ruso del barco, Boris Prokoshev, dijo por teléfono desde su casa en Sochi, Rusia, que había visto una póliza de seguro, pero que no podía dar fe de su autenticidad. Reuters no pudo obtener una copia de los documentos del barco.

La empresa mozambiqueña que ordenó el nitrato de amonio, Fábrica de Explosivos Mozambique (FEM), no era propietaria de la carga en ese momento porque había acordado pagar solo contra entrega de la mercancía, según su portavoz, Antonio Cunha Vaz. El productor era el fabricante de fertilizantes georgiano Rustavi Azot LLC, que desde entonces se ha disuelto. Su propietario en ese momento, el empresario Roman Pipia, dijo a Reuters que había perdido el control de la planta de nitrato de amonio de Rustavi en 2016. Los documentos judiciales del Reino Unido muestran que un acreedor obligó a la empresa a subastar sus activos ese año. La fábrica ahora está dirigida por otra empresa, JSC Rustavi Azot, que también dijo que no podía arrojar luz sobre el propietario de la carga, según el actual primer subdirector de la planta, Levan Burdiladze. FEM dijo que había ordenado el envío a través de una empresa comercial, Savaro Ltd, que tiene empresas registradas en Londres y Ucrania, pero cuyo sitio web ya no existe. Una visita a la dirección de Londres que figura en la lista de Savaro Ltd el lunes encontró una casa victoriana adosada, con una puerta cerrada y con barrotes, cerca de los bares de moda de Shoreditch. Nadie respondió a las llamadas a la puerta. Reuters se puso en contacto con la directora de Savaro Ltd, registrada en el Reino Unido, Greta Bieliene, una lituana con sede en Chipre. Ella se negó a responder a nuestras preguntas. Una fuente familiarizada con el funcionamiento interno del negocio comercial de Savaro dijo que vendía fertilizantes de países de la ex Unión Soviética a clientes en África. El empresario con sede en Ucrania, Vladimir Verbonol, figura como director de Savaro en Ucrania, según la base de datos corporativa ucraniana You Control. Reuters no pudo contactar con Verbonol para obtener más información.

EL RUSO

A medida que el dolor y la ira por la explosión se convierten en disturbios civiles en Beirut, hay indicios de que la investigación prometida por el gobierno libanés ya ha vuelto su mirada hacia Rhosus y Grechushkin, el hombre que la tripulación consideraba su propietario. Una fuente de seguridad dijo que Grechushkin fue interrogado en su casa en Chipre el jueves pasado sobre el cargamento. Un portavoz de la policía chipriota dijo que un individuo, al que no nombró, había sido interrogado a petición de la Interpol de Beirut.

El Rhosus llegó a Beirut en noviembre de 2013 con una fuga y en general en malas condiciones, afirmó el capitán Prokoshev. Ya había estado plagado de problemas. En julio de 2013, cuatro meses antes de atracar en Beirut, el barco fue detenido durante 13 días por las autoridades portuarias de Sevilla, España, luego de que se encontraran múltiples deficiencias, como puertas defectuosas, corrosión en el área de cubierta y motores auxiliares deficientes, según datos de envío. Se reanudó la navegación después de que la empresa de inspección Maritime Lloyd emitiera un certificado de seguridad para la construcción de un buque de carga, lo que habría implicado una inspección del barco, según muestran los datos. Teimuraz Kavtaradze, inspector de Maritime Lloyd, con sede en Georgia, y que no es una de las empresas de inspección más destacadas o más utilizadas, dijo que no podía confirmar si la empresa había proporcionado o no documentos de inspección a los funcionarios portuarios en Sevilla. Confirmó que estaba trabajando para Maritime Lloyd en 2013, pero que el resto del personal y la dirección habían cambiado desde entonces. Los funcionarios del puerto de Sevilla no estuvieron disponibles de inmediato para hacer comentarios. Paris MoU, organismo de 27 estados marítimos bajo cuya autoridad se llevó a cabo la detención, confirmó en un correo electrónico que el buque fue detenido e inspeccionado en Sevilla.

El barco está registrado en Moldavia, nombrando como su propietario a Briarwood Corp, con sede en Panamá, según muestra un certificado de propiedad visto por Reuters. Reuters no pudo identificar de inmediato a Briarwood Corp como una empresa registrada en Panamá. Las autoridades marítimas de Panamá no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El fletador del barco, Teto Shipping Ltd, tiene su sede en las Islas Marshall. Se disolvió en 2014, según International Registries, que afirma que esta empresa brinda servicios de registro de envío a las Islas Marshall. Igor Zaharia, director de la Agencia Naval de Moldavia, dijo que Grechushkin era el director de Teto Shipping. El capitán del Rhosus le pasó a Reuters una dirección de correo electrónico que él y la tripulación habían estado usando para Teto Shipping, pero las solicitudes de comentarios a la misma dirección no recibieron respuesta. El capitán dijo que consideraba a Grechushkin y Teto como la misma entidad.

puerto1

SONDAS.BLOG: El brusco final del artículo viene determinado por la imposibilidad de hacer comentarios, ya que en el caso de hacerlos el resultado sería catastrófico para Reuters. Nos encontramos ante un escenario muy similar al del origen del universo o de la vida. En vez de seguir las claras evidencias que una atenta observación nos presenta, decidimos generar teorías que nos permitan encajar una visión trastornada de la realidad en nuestro mecanismo ideológico. Lo mismo está sucediendo con la explosión de Beirut –después de seguir la rocambolesca secuencia de sucesos que se han ido desarrollando durante casi 7 años, ¿por qué seguimos apostando por la teoría de que, accidentalmente, explotaron más de 2.000 toneladas de NA? ¿A quién le interesa mantener esa hipótesis?

La explosión de Beirut no solo ha golpeado al Líbano y amenaza con generar una cruzada occidental anti Hizbullah, sino que ya está causando estragos económicos a Siria –la mayor parte de sus importaciones llegan al puerto de Beirut.

Y ahora, como una forma de contrarrestar la ofensiva occidental, los EAU (Emiratos Árabes Unidos) regularizan su relación con Israel. La tenaza bicolor se va cerrando, y va oprimiendo a la franja que aún resiste –Siria, Iraq e Irán.

Agitadores bien entrenados organizan las manifestaciones en Beirut; El gobierno en pleno dimite; el FBI será uno de los miembros integrantes del equipo de investigación; Europa se hará cargo de la reconstrucción del puerto y de la parte de la ciudad devastada por la explosión, así como de la nueva política que se establezca para el Líbano… ¿Deberíamos albergar alguna duda sobre la identidad de los autores, sobre el origen del universo y de la vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s