Claves para seguir denigrando al ser humano.

En el artículo de hoy nos gustaría desmenuzar las claves para ser feliz, según la ciencia y según un maricón bloguero influencer de nombre Luis S.V., que además es psicólogo, y que además es experto en vivir bien.

Lo primero que hay que decir es que la ciencia no tiene nada que decir acerca de la felicidad, sino de las interconexiones del tejido existencial que traman el entramado de la realidad sobre este plano terráqueo, sobre el cual el ser humano fue depositado. La ciencia es la encargada de estudiar el mundo fenoménico de las causas intermedias, sus conexiones, con vistas a que con ese conocimiento el ser humano se asiente en lo bueno y saludable, y desdeñe la insanidad. La felicidad, propiamente dicha, es un dominio del espíritu, y por lo tanto escapa, o está más allá, de cualquier ámbito científico relativo al mundo fenoménico de este plano físico/psíquico.

De lo que habla el maricón de Luis en sus consejos no es de felicidad genuina, sino de cómo experimentar excitantes emociones todo el tiempo, de maneta ininterrumpida, por miedo a que el vacío existencial de lo que realmente somos –vacío- nos alcance.

Empero, la felicidad real es un dominio espiritual, como ya hemos dicho, lo cual quiere decir que la felicidad es lo que brota y preña el espacio infinito y atemporal de la consciencia cuando lo irreal deja de ser, y lo que es se manifiesta. Lo que “no es” es todo aquello que el “yo soy” proyecta: miedo, deseo, felicidad, dolor, tristeza, gozo orgasmático, gozo tibio, incertidumbre, esperanza, etc. Y “lo que es” es el espíritu, aquello que no muere nunca y que es lo que somos en la sacralidad de nuestro fuero más íntimo -el corazón. ¿Por qué los niñatos influencers no hablan de estas cosas?

Veamos ahora  lo que el maricón infuencer Luis S.V., tiene que decir acerca de cómo ser feliz, esto es, acerca de cómo perpetuarse en la ignorancia del “yo soy” ad infinitum.

1. Viaja a menudo

Viajar siempre nos aporta experiencias nuevas y momentos para recordar, pero según los científicos, viajar también nos hace más felices. Un estudio del Dr. Jeroen Nalwun, un profesor de la Universidad de Breda (Holanda), “Las personas que viajan frecuentemente son más felices”. Según el estudio, planear las vacaciones provoca un grado más elevado de felicidad debido al efecto de anticipar los momentos buenos que nos esperan.

Por el contrario, es importante resaltar que los sujetos del estudio no mostraron diferencias significativas una vez habían vuelto de sus vacaciones. Esto parece indicar que una de las claves para ser feliz es la planificación del viaje, no el viaje en sí.

Viajar no nos hace más felices, sino más ignorantes con respecto a nuestra responsabilidad como seres humanos –vehicular las primigenias luces no nacidas y no muertas. Este experto de lo que está hablando es de que viajar y planificar viajes induce enajenantes emociones desquiciadoras, que nos desquician de nuestro centro-eje vital, el cual es un insondable y perturbador vacío que devora la ilusoria identificación del “yo soy”, de modo que es tarea primordial de los ignorantes viajar y planificar viajes, para taponar la brecha del infinito vacío de lo que íntimamente somos. Por eso, cuando vuelven de esos divertidos viajes se reanuda el aburrimiento y la desidia de vivir sin saber por qué fuimos creados y depositados en esta hermosa Torta Terráquea.

2. Envía mensajes de agradecimiento

La gratitud es una emoción poderosa que nos provoca beneficios psicológicos. Ser agradecido mediante el envío de un correo electrónico, texto o carta a alguien que te ha ayudado de alguna manera es positivo. Además, ser agradecido es fácil y rápido y un estudio ha encontrado que la práctica de la gratitud puede aumentar la felicidad en un 25%.

Por otro lado, otro estudio demostró que sólo tres cartas en un período de tres semanas fue suficiente para aumentar de forma fiable la felicidad y la satisfacción con la vida de los sujetos participantes en la investigación.

Y por otro lado, o vertiente, nosotros afirmamos que este experto es gilipollas. ¿Acaso la felicidad puede ser medida de 1 a 10? Ya hemos dicho que la felicidad trasciende causas y condiciones, pues más allá de esto o de aquello reside. Este maricón no está hablando de felicidad pues, sino de emociones, o sea, de velos obturadores y nubladores de las luces de la consciencia eterna, que cual océano sin orillas, claro y resplandeciente, nos envuelve a todos, excepto a Luis, que parece que no se entera de nada.

3. Vive el presente

Ya hemos comentado en nuestro artículo “¿Qué es el Mindfulness? Las 7 respuestas a tus preguntas” la importancia de vivir el presente. Según un estudio de Sciencemag, las personas que se pasan el día rumiando pierden un 47% de su tiempo. Vivir constantemente en el futuro, crea expectativas que pueden hacer más infeliz a la persona que no está en el momento presente.

Además, fantasear o preocuparse por cosas que ni siquiera aún han ocurrido, es un sufrimiento innecesario. Pero vivir el presente no quiere decir que no se deben tener metas, sino que hay que ser realistas e ir paso a paso para conseguirlas, De hecho, un estudio de la Universidad de Wisconsin, descubrió que el trabajar por un objetivo suprime las emociones negativas, además de activar sentimientos positivos.

El presente no se puede vivir, porque el presente ya se ha ido –el presente es una constante fuga hacia ninguna parte. Y poco más que comentar, excepto que vivir tiene que ver con morir, esto es, con la toma de consciencia de que lo que no es Ella –Layla engalanada de las sempiternas luces- yace a Sus pies, extinto, derruido  y derrotado.

4. Pasa más tiempo con los amigos y la familia

Pasar tiempo con la familia y los amigos es una de las claves para ser feliz que deberíamos tener siempre presentes. De hecho, no haber pasado el tiempo suficiente con los amigos y la familia es uno de los principales arrepentimientos que la mayoría de la gente expresa antes de morir. Por tanto, pasar tiempo con aquellos que aprecian y que apreciamos afecta de manera positiva en nuestro estado de ánimo.

Una investigación que recoge el libro The Longevity Project, concluye que las relaciones con los demás son fundamentales para vivir una vida larga y feliz.

Pasar tiempo con los amigos y la familia es un error garrafal, pues la mayoría de ellos son unos completos ignorantes que nada aportarán a nuestras vidas, más allá de las ganas de disfrutar del inexistente momento presente. Lo que hay que hacer es pasar tiempo en la soledad el eterno instante, en perfecta intimidad y unión con el corazón del Amado -vórtice y sumidero de todas las luces.

5. Escucha música

El número 5 de la lista de claves para ser feliz es: escuchar música. En nuestro artículo “3 curiosos efectos de la música en tu conducta” ya comentamos algunas consecuencias que escuchar música tiene en nuestra mente y nuestro comportamiento. Además, el mundo de la ciencia ha investigado de qué manera la música va a influir en nuestro en el estado de ánimo. Un estudio de Saarikallio y Erkkila en 2008, concluye que escuchar buena música afecta positivamente en nuestro humor y nuestro estado de ánimo.

Otro estudio de Lonsdale y North (2010) afirma que escuchar música nos proporciona múltiples beneficios psicológicos, entre ellos: manejar y controlar los estados emocionales negativos.

Escuchar música es una pérdida de tiempo. La música está en el aire, en el coro de grillos que le cantan a la redondez de la luna, en el murmullo de los arroyos fluyentes, en el sol cuando tuesta y hace estremecer a los girasoles girantes. Pero, puestos a escuchar música, mejor escuchar la música de los hombres de Dios, con sus laúdes, sus tambores, sus timbales, sus flautas de caña… con sus melodiosas cimitarras.

Además, ese estudio referenciado por el psicólogo Luis no específica qué se entiende por “buena música”, así que entendemos que por “buena música” los expertos entienden toda aquella música que sea del agradado del gusto subjetivista de cada cual, pues lo contrario supondría una falta de respeto intolerable hacia los iguales y los ideales democráticos. Ya sabemos que el subjetivismo es el dios del patético hombre progresista y moderno, un dios que les propulsa a adorar formas depravadas de vivir y de degustar el arte, como ocurre por ejemplo con el gusto generalizado por la música comercial –el pop, el rock, el punk, el rap, el reagge, el heavy, el tecno, el choni, y demás mierdas tan exitosas en las podridas sociedades occidentales.

Hemos acabado ya hartos de este experto Luis en vivir bien, que además es un maricón aficionado a coleccionar estudios pueriles tan improductivos como inútiles, así que aquí lo dejamos por hoy. El resto de claves para ser un necio, hasta 10 en total, serán analizadas Dios mediante en fechas sucesivas.

Teherán – 24 agosto, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s