Vida 100% online – La solución definitiva frente a la pandemia, según expertos

Meridianamente claro ha quedado el cuadro pandémico y su objetivo final, que no es otro que el de culminar la autodegradación del ser humano para convertirlo en un conglomerado de chips y conexiones cuánticas, una vez deshumanizado. El virus del marxismo cultural, del todo vale si ello implica un placer personal, hizo su trabajo muy bien durante décadas de asesinato de todo aquello que oliera a trascendencia, a belleza, a nobleza, a pureza, a Dios. Ahora el virus fantasma -Covid19- hará el resto del trabajo que aún queda por hacer.

No habrá vuelta a la anormal anormalidad precoronavírica, no habrá vuelta a la despreocupación y a los disfrutes mundanos marcados al son de los mugidos de la bestia. El becerro se ha quedado mudo, su oro ha sido robado por los usureros internacionales y sus adoradores enfilan ya el matadero para la degollina.

Nos dijeron que si matábamos a Dios nos iría mucho mejor, podríamos disfrutar desconfinadamente de la vida, del excitante progreso hacia la cima de ninguna parte, mientras acumulamos experiencias sexuales extravagantes y mientras nos solazamos en los últimos artilugios recién salidos de la ciudadela de las máquinas. Llevan meses anunciando que el 5G será una maravilla y que podremos descargar porno a discreción sin miedo a congestionar el ancho de banda. Las películas y series satánicas de NETFLIX volarán a una velocidad inusitada, sin lag, sin retardo, sin esperas. La serie de moda está protagonizada por unas lesbianas que se arrepienten de serlo, pero ya es demasiado tarde, pues se injertaron un pene de BIOTEC, y extirparlo conllevaría grandes riesgos. Pero siempre está el consuelo de que con la nueva ley de la nefaria Irene Montero pueden elegir su identidad sexual libremente, sin necesidad de intervenciones quirúrgicas ni penes impostados. Será fascinante seguir esa serie de NETFLIX con el 5G a todo gas.

Gracias a la bendita pandemia ya no hay necesidad de salir de casa, el papá estado nos provee de lo necesario para no morir de hambre, a cambio de no armar jaleo y de llevar una sosegada vida online. Nadie puso pegas, ya que la realidad real era tan mierdosa que todos eligieron sin cortapisas una realidad virtual a la carta, antes que la hambruna a la que los insumisos están abocados. No había necesidad de ser conscientes del genocidio que se estaba produciendo fuera, en las calles, en las casas de los no conectados. Gracias a las gafas de tele-realidad ampliada se facilita mucho la vida, se facilitan mucho las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s