A los hombres cada vez les cuesta más ligar con las mujeres, según expertos.

ABC.ES – redacción

Motivos por los que los hombres occidentales se quedan solteros, según un estudio.

Una investigación en el campo de la psicología evolutiva ha recogido cuáles son las causas que se esgrimen. Los científicos se preguntan por qué tantos hombres dicen no ser hábiles ligando, cuando encontrar pareja es tan relevante biológicamente.
Las principales causas identificadas son la escasa habilidad para ligar, la baja autoestima, el mal aspecto o la timidez.
La soltería es un estado habitual en la sociedad occidental. Un estudio elaborado en Reino Unido en 2015 concluyó que el 34,5 % de la población adulta dijo estar soltera y no haberse casado ni cohabitado con sus parejas jamás.

COMENTANDO ESTE DESPOJO DE OCCIDENTE:

Primeramente diremos que el perturbador fenómeno de la soltería crónica es una anomalía exclusiva de la incivilización occidental, pues en el mundo civilizado –el mundo islámico o allí donde pervive un espíritu tradicional- la gente se casa sin mayores problemas, por lo que los estragos psicológicos de la soltería no están presentes, al contrario de lo que ocurre en las podridas sociedades occidentales, donde en muchos casos el suicidio viene a ser la única medicina viable ante tanto enajenante extravío desbocado, moral y espiritualmente hablando.

Un equipo de expertos psicólogos evolutivos ha concluido en su perturbador estudio que las causas principales de la soltería de los hombres occidentales son:

La escasa habilidad para ligar, la baja autoestima, el mal aspecto o la timidez.

Y es que el patético hombre occidental moderno, al parecer, adolece de habilidad para ligar, esto es, para follar en la primera cita, pues eso es lo que el occidental medio entiende por tener un ligue. ¿Qué quiere decir esto? Esto quiere decir que los hombres occidentales que no sean graciosos, que no hagan reír a la hembra objetivo,  que no demuestren su valía como proveedores de recursos, que no les guste o no puedan viajar, que no sean bastante guapos, que no sean altos, que no tengan un porte atlético, que sean tímidos y que no tengan hobbies estrafalarios, esos tales hombres comerán mucha mierda, sexualmente hablando, y se quedarán sin ligar durante largos años, si no durante toda sus miserables vidas.  En occidente solo triunfan con las mujeres los machos “alfa”, esto es: los guapos, altos, graciosos  y con dinero, por lo que es perfectamente normal la proliferación de la enfermedad de la soltería crónica.

Esta aberración no está presente en el mundo islámico, pues, para empezar, los musulmanes no ligan para follar (en la primera o en la veinteava cita), sino para buscar a una buena mujer con la que casarse, compartir la vida y crear una bonita familia –una mujer a la que solo penetrará sexualmente para hacerla suya en la noche de bodas. Esta forma tradicional de proceder implica que los hombres musulmanes acuden para “ligar” a los sitios apropiados para ello, es decir, a las mezquitas, a los amigos, a la familia, para que les ayuden a encontrar y a conocer a una buena moza casadera, no teniendo necesidad alguna de acudir, como se estila en el depravado occidente, a las fiestas, a los clubs, a las discotecas y a las webs de citas, donde lo único que se puede pescar es una soberana mierda.

En definitiva, en el islam los machos no “alfa” no tienen ningún  problema para encontrar una pareja afín, pues los resortes sociales para establecer parejas estables y afines siempre están activos, al contrario de lo que pasa en occidente, donde solo los “alfas” tienen acceso a la jugosidad vaginal y a un posible casamiento futuro. Por eso hay tanta soltería en occidente, y por eso proliferan las enfermedades mentales y los suicidios.

La solución es hacerse musulmán, llevar una vida decente exenta de enfermizantes anomalías conductivistas y acudir a las mezquitas, donde los buenos hombres les indicarán el paradero de las buenas mujeres con las cuales poder casarse y llevar una bonita y feliz vida.

O eso, o seguir haciendo lo mismo de siempre: ir de fiestas y tratar de caerle simpático a alguna golfa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s