Preguntas sin respuesta.

Mil veces le pregunté a mi maestro

El nombre de Aquel que todo lo conoce

Pero que no es conocido por nadie;

Cansada y exhausta me hallaba

De preguntar una y otra vez, sin respuesta.

Entonces, del vacío emergió algo…

Maravilloso, grandioso, asombroso.

-Lalla de Cachemira

COMENTARIO:

El maestro tiene la obligación de no responder cuando el discípulo  está ya maduro para hallar la respuesta por sí mismo. La indagación intelectual debe de cesar en cierto punto, para que la asombrosa realidad de la verdad desnuda emerja de la nada,  emerja de la quietud y de la paz absoluta del abandono de toda expectativa. Solo entonces, si es voluntad de Allah, Allah se manifiesta y le habla a sus amigos íntimos.

Es urgente azuzar las consciencias para que se caigan las mascarillas, los velos de lo que no es Allah, de modo que Allah sea la única realidad evidente de todo y en todo. Si no nos desprendemos de las mascaras, de los bozales, acabaremos sufriremos una muerte indigna.

¡Allahu Akbar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s