Los medios de comunicación han pasado por alto este hecho, pero Mike Pompeo ha señalado que Estados Unidos impondrá sanciones (inexistentes) de la ONU a Irán a partir de la próxima semana mediante la confiscación de buques de carga iraníes.

Trita Parsi para Quincy Institute 

Parece que la administración Trump está sentando las bases para una inminente confrontación militar con Irán, aparentemente para impulsar las perspectivas de reelección del presidente Trump.

Con menos de siete semanas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la facción dentro de la administración Trump alineada con el secretario de Estado Mike Pompeo parece estar preparando el terreno para la sorpresa de octubre, una confrontación con Irán que se considerará tanto defensiva como legal. El primer choque directo podría tener lugar el próximo lunes.

Pompeo tuiteó el 27 de agosto que el período de 30 días para revertir las sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra Irán llega a su fin el 20 de septiembre de 2020. El tuit fue extraño por varios motivos. Primero, el Consejo de Seguridad de la ONU en pleno (con la notable excepción de la República Dominicana) había dejado claro que Estados Unidos no tenía derecho a iniciar el mecanismo de retroceso contenido en el acuerdo nuclear de Irán, ya que Estados Unidos ya no era parte del acuerdo. El tuit de Pompeo ignora por completo el veredicto de la gran mayoría del Consejo y finge como si la cuenta atrás de 30 días hubiera comenzado.

En segundo lugar, y quizás más problemático aún, Pompeo pareció indicar que tiene la intención de hacer cumplir las sanciones inexistentes de la ONU a partir de la “medianoche GMT del 20 de septiembre”. La aplicación implicaría que buques de guerra estadounidenses atacarían y confiscarían buques de carga iraníes en aguas internacionales, así como buques no iraníes sospechosos de transportar mercancías iraníes. Pompeo sostendrá que estas medidas no solo son legales, sino que también son necesarias para mantener el dictamen (nuevamente, inexistente) del Consejo de Seguridad de la ONU.

La gran mayoría de la comunidad internacional, así como los demás estados del Consejo de Seguridad de la ONU, rechazarán enérgicamente la noción de que Estados Unidos actúa en nombre del Consejo y considerarán la conducta de los Estados Unidos como actos de agresión ilegales.

Pero eso no detendrá a Pompeo. Estados Unidos ya ha incautado cuatro petroleros frente a las costas de Venezuela, supuestamente transportando gasolina iraní desde el Golfo Pérsico a Caracas. Julian Lee de Bloomberg News lo llamó acertadamente “piratería patrocinada por el estado”.

Sin embargo, estos barcos fueron capturados en el Océano Atlántico y el Mar Arábigo, con el fin de minimizar el riesgo de un enfrentamiento militar. Si la administración Trump comienza a apuntar a los barcos iraníes en el Golfo Pérsico o cerca del Estrecho de Ormuz, el riesgo de una confrontación con las fuerzas navales iraníes aumentará significativamente. E incluso si Estados Unidos, bajo la dirección de Pompeo, decide mantenerse alejado de las aguas cercanas a Irán, Teherán aún puede tomar represalias contra los barcos estadounidenses o los de sus socios de seguridad árabes en el Golfo Pérsico.

Si Irán toma represalias, Pompeo recibirá su sorpresa de octubre. Las acciones de Irán se considerarán un acto de agresión que requiere una respuesta firme y decisiva. (Después de todo, la escalada de la administración Trump que precedió a la respuesta iraní fue hacer cumplir la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU, argumenta Pompeo).

De repente, menos de seis semanas antes de las cruciales elecciones de noviembre, Estados Unidos se encontrará en una nueva guerra. El momento no podría ser más conveniente.

Por supuesto, ir a la guerra es un movimiento político arriesgado. Aunque el público tiende a apoyarse inicialmente en el presidente en ejercicio, el efecto puede ser de corta duración si surgen dudas sobre la naturaleza defensiva de los combates. Cuanto más se considere a Irán como el agresor, más gente se unirá a Trump y más se beneficiará electoralmente.

Es posible que ya haya comenzado el condicionamiento del público estadounidense de que Irán es el agresor contra el que Estados Unidos necesita “luchar”. Esa puede haber sido la intención de la extraña filtración sobre un supuesto complot iraní para asesinar al embajador de Estados Unidos en Sudáfrica en represalia por el asesinato del general Qassem Soleimani por parte de Trump a principios de este año.

Politico dio la noticia de este supuesto complot, que, según los informes, la inteligencia de Estados Unidos había recogido. Pero la historia fue recibida con un escepticismo significativo, principalmente debido a la falta de credibilidad de la administración Trump y al curioso momento del informe.

Por ejemplo, la idea de que una mujer de negocios convertida en embajadora en gran parte desconocida sea el objetivo apropiado para vengar al principal general de Irán no es convincente. También parece poco probable que se lleve a cabo en Sudáfrica, un país con buenas relaciones con Irán y cuyo apoyo político necesita Irán.

Pero quizás lo más importante es que la propia conducta de la administración Trump levanta las banderas rojas más graves. En primer lugar, la policía sudafricana anunció el día después del informe de Politico que se había enterado del presunto complot ese mismo día, es decir, la administración Trump había recibido inteligencia de que su embajador era objeto de un complot de asesinato, y en lugar de notificarlo inmediatamente a la policía sudafricana para garantizar su seguridad y protección, los funcionarios de los funcionarios de Trump filtraron el complot a los medios.

En segundo lugar, Trump tuiteó sobre la historia 24 horas después de que se diera a conocer, emitiendo una severa amenaza a Irán. Pero en lugar de hacer referencia a la inteligencia de EE. UU. con respecto a la trama, citó “informes de prensa”, lo que sugiere que puede haber oído hablar de la historia a través de los medios de comunicación y no de sus informes de inteligencia. Si es así, eso puede indicar que no había inteligencia, o quizás más plausiblemente, la inteligencia no había sido examinada y no se consideró fiable.

Fiable o no, la filtración del supuesto complot asegura los titulares de la agresión iraní pendiente contra Estados Unidos. Lo que condiciona al público estadounidense a la necesidad de “contraatacar” y prepara el escenario para la sorpresa de octubre de Pompeo.

torr2

SONDAS.BLOG: Todo empezó con un golpe fallido por parte de los Estados Unidos –la invasión de Iraq en febrero de 1991. El montaje incluía la ocupación iraquí de Kuwait, una parte incuestionable del territorio iraquí que, a partir de 1899, se había convertido en protectorado británico. Este país adquiere la independencia, aunque no de facto, en 1961, independencia contestada por Iraq, ya que, tras la finalización del periodo colonial europeo, Kuwait debería haber vuelto a formar parte del territorio iraquí.

Sin embargo, aquella guerra librada por George H. W. Bush, resultó un fiasco para todos y, sobre todo, para los kurdos que, como todas las quintas columnas, siempre salen perdiendo. El fracaso fue doble, pues una vez liberado Kuwait, carecía de justificación internacional seguir en territorio iraquí, y el asunto que se jugaba debajo de la mesa, la conquista de Oriente Medio para entregárselo a Israel en bandeja de plata, tenía que seguir oculto en algún informe clasificado de la CIA. Por otra parte, la precipitación con la que las tropas norteamericanas abandonaron el país, dejando al gobierno de Sadam Husein intacto y mucho más fuerte que antes ha suscitado infinidad de interpretaciones. Cualquiera podría ser la correcta, pero lo más significativo de esa apresurada retirada es el fracaso de la operación. Israel veía su gozo en un pozo, pero seguía maquinando, seguía preparando el próximo golpe, solo que esta vez habría que hacerlo bien.

Con el auto atentado de las torres gemelas se mataba más de un pájaro –creación ex nihilo de una banda terrorista islámica –al Qaeda; proyección mundial de una imagen del Islam asociada a la ignorancia, la barbarie y la brutalidad –un claro enemigo de la civilización; luz verde para iniciar la invasión de Afganistán y el establecimiento de un nuevo orden mundial basado en el nuevo mapa de Oriente Medio. Se trataba, en definitiva, de empezar la reconquista por el lado más oriental, frontera con China. El ataque no se hizo esperar –un mes después del atentado de Manhattan, comienza la guerra de Afganistán –octubre de 2001. Al principio, parece todo un éxito, y Estados Unidos se lanza a por el segundo objetivo, Iraq. Esta vez piensan conseguirlo. En 2003 se invade Iraq y en 2006 se cuelga a Sadam Husein, pero desde Kabul a Bagdad no hay, sino caos y muertos de la coalición occidental –parón. Israel tendrá que seguir maquinando.

Llega la primavera árabe y parece que esta vez el ataque va a empezar por lado más occidental –Túnez, Libia, Egipto y Yemen. Siria e Irán quedarán atrapados en una desgarradora tenaza con Iraq y Afganistán en el extremo oriental. Sin embargo, lo único que consigue la OTAN con estos satánicos movimientos es unir aún más a Siria con Irán, fortalecer a Hizbullah, perder el apoyo de Iraq y verse obligados a negociar con los Talibán una “honrosa retirada”.

Al triunvirato se le han clavado numerosas espinas que no logra sacarse. Recordemos que USA lleva más de 15 años amenazando a Irán –de un inminente ataque. Israel sufrió una vergonzosa derrota en 2006, y el gobierno sirio se mantiene incólume en su puesto.

La cuenta atrás para los Estados Unidos comenzó el 11 de septiembre. Hoy, 2020, vemos sus pies de barro deshacerse entre la más devastadora mediocridad y las desesperadas maniobras politiqueras propias de la mafia. Ha perdido toda su credibilidad y hasta sus socios más incondicionales –Francia, UK y Alemania– le han espetado a la cara que aplicar sanciones a Irán es ilegal, ya que fue Estados Unidos quien abandonó el acuerdo nuclear con este país, firmado por E3, China y Rusia.

Es hora de empacar y apagar la luz. Mas ¿a dónde se irán estos cuatreros? Ya los conocen en todas las fronteras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s