¡Las putas también tenemos que comer!

Uno de los sectores más afectados por el virulento acontecer vírico del bicho fantasma es el sector del puterío, pues ante la prohibición de follar desconfinadamente y sin bozal los hombres se están decantando, con abrumadora celeridad, por el sexo con robots y por el auto-sexo, o sea, la masturbación pajillera, razón por la cual, según expertos, los hombres se están quedando casi todos calvos y medio cegatos.

Ante el desolador avance del agente COBI-19, que a estas alturas ya a nadie escapa que no es un virus, sino un plan del deep state para despoblar el planeta y hacerlo un lugar contamination-free y sostenible, las putas se están viendo obligadas a tirar de imaginación creativa, ante la imposibilidad de seguir tirando de las pollas de sus clientes para extraerles su jugo a cambio de dinero. La tendencia entre las prostitutas españolas y no españolas es el sexo online, es decir, virtual, consistente conectar una webcam y enfocarla en torno al coño para que los confinados puedan gozar, desde la seguridad del hogar, de su jugosidad vaginal visual, al mismo tiempo que le dan a la zambomba manual hasta el éxtasis del orgasmo eyaculatorio. De esta forma, y siguiendo la actual normativa y recomendaciones, decretadas por real decreto por el gobierno terrorista marciano, se previene el contagio al evitar el contacto físico entre los puteros y las putas.

En este desorden de cosas, cabe resaltar, o recalcar, o remarcar, que nada hace indicar que la vacuna salvífica, con la cual las guarrillas esperan volver a la normalidad follatoria precoronavírica, esté disponible a medio o corto plazo, por lo que las cosas sexuales seguirán igual, más o menos, es decir: los hombres sedientos de sexo, confinados, y las mujeres en sus casas, igualmente confinadas y con la webcam conectada al chocho.

No obstante la OMS ha lanzado un esperanzador mensaje, muy bien acogido por los españoles, y es que España ha sido seleccionada para hacer probaturas con una vacuna experimental de ARNm, la cual no es más que un arma genética con la que el deep state pretende despoblar el planeta para hacer de él un lugar sostenible, para unos pocos elegidos. Los españoles, como es natural, son tan necios que se pondrán la vacuna sin rechistar, aunque sea a costa de morir tratando de no morir, pues echan mucho de menos la normalidad de antes, la ya de por sí sumamente anormal anormalidad de vivir para el trabajo duro y los disfrutes mundanos, entre los que destaca follar desconfinadamente y viajar; una normalidad clásica que, según reza el gobierno, solo será recuperable si se vacuna todo el mundo.

A nosotros todo este desvarío vírico nos trae sin cuidado, y nos resulta indiferente el genocidio que la vacuna de ARNm (la que está haciendo la universidad de OXFORD) va a causar, pues solo nos preocupa una cosa, y es ser temerosos de Allah, esto es, ser seres conscientes y despiertos, de modo que no incurramos en el miedo a otra cosa que no sea Él. Esto, traducido para que lo entienda el gobierno terrorista marciano, significa que solo nos sometemos a Allah, el Dueño y Señor de todos los Dominios, por lo que nos rebelaremos contra todo aquello que atente contra nuestra dignidad como seres humanos y como musulmanes íntegros, integrales e integristas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s