¿Quién eres tú?

Un niño se adentró por los valles y montañas del Himalaya en búsqueda de un maestro de sabiduría. El niño se encontró con un anciano, el cual le preguntó: “¿quién eres tú?”. En respuesta, el niño (Adi Shankara), respondió con estos versos.

No soy este cuerpo, ni esta mente,
Ni este ego, ni estas percepciones internas.
No soy los cinco sentidos,
Estoy más allá de eso.

No soy el espacio, no soy la tierra,
No soy el fuego, no soy el viento, no soy el agua.
En realidad, soy conocimiento eterno
Y bendición eterna.
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

Tampoco soy energía, ni respiración,
Ni materia, ni las formas que se asoman a mi mente.
No soy el habla, las manos o los pies.
Yo soy bendición y puro gozo,
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

En mí no hay apego ni rechazo.
En mí no hay codicia ni engaño.
No sé lo que es el orgullo o los celos.
No tengo obligaciones,
No deseo estar sano,
No deseo el placer,
No deseo liberarme de nada.
Yo soy la forma de la no-forma,
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

No poseo ni virtudes ni defectos.
No tengo necesidad de mantras,
No tengo necesidad de peregrinar,
No tengo necesidad de escrituras sagradas,
No tengo necesidad de rituales.
Estoy más allá del experimentador
Y de lo experimentado.
Yo soy bendición y puro gozo,
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

No tengo miedo a la muerte,
No tengo casta,
No tengo credo.
No tengo padre, ni tengo madre.
Soy no-nacido y no-muerto.
No soy amigo, ni familiar, ni estudiante, ni maestro.
Yo soy la forma de la no-forma,
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

Estoy libre de la dualidad (sujeto-objeto);
Mi forma, que es sin forma, todo lo impregna.
En todas partes resido, pues todo lo penetro.
No estoy junto a nada, pues carezco de partes,
Y no soy ni libre ni esclavo.
Yo soy bendición y puro gozo,
Soy Shiva: amor y pura consciencia.

-Adi Shankara

(Adaptado al español por despojosdeoccidente)

COMENTARIO:
El anciano que le preguntó al muchacho, Adi Shankara, “¿quién eres tú?”, resultó ser su maestro anhelado. Sin el maestro, en este mundo de causas intermedias que ya declina gracias a la excusa de un inexistente virus, nada puede ser alcanzado; y sin la bendición del linaje de los que entre los hombres rugen como leones, nada puede ser logrado. No hay más realidad, ni más verdad, ni más trascendencia, ni más vida, ni más belleza, ni más nobleza, ni más beatitud, ni más bendición, ni más gozo, ni más presencia que la de Allah –el Uno-Único, el hacedor eterno sin necesidad de pies ni de manos, el Veedor eterno sin necesidad de ojos, el Oidor eterno sin necesidad de oídos. El ser eterno y verdadero, el Señor Shiva.

¿Quién eres tú, frente a eso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s