El 2021 será peor que el 2020

Luchar porque hay que hacerlo, y no para ganar, es una de las características definitorias que mejor definen al guerrero indefinido, al guerrero que nadie conoce ni puede poner rostro ni nombre cuando llega la hora de combatir, al guerrero que nadie reconoce ni entierra con honor, porque quedó irreconocible e indiferenciado del barro, del polvo, de la sangre y de las desmembradas carnes putrefactas que bañan los campos de batalla. Ellos son los verdaderos guerreros, los héroes, que no necesitan ni volar ni poderes excepcionales, sino tan solo el coraje de hacer lo que hay que hacer –luchar.

En esta batalla final que el remanente humano último está acometiendo frente a las acometidas finales de la bestia de las eras, no daremos un solo paso atrás. Nos mantendremos tal cual fuimos creados por el Creador, el Diseñador y el Extendedor de la Tortilla Terráquea. Mantendremos nuestra sagrada dignidad humana incontaminada, tal cual salió de fábrica desde los almacenes de la fitrah –la naturaleza que nos es propia, el molde primigenio que Ella (la mujer primigenia) imprimió en nosotros-, lo cual quiere decir que no vestiremos el bozal, no nos vacunaremos, no guardaremos las sanas distancias, entraremos al mercadona a cara descubierta y nos agruparemos en aglomeraciones callejeras de negacionistas desconfinados víricos; insultaremos al gobierno terrorista marciano, pues eso es lo que son: terroristas, infundidores de terror; y besaremos en la boca, en plena calle, a las mujeres que nos dejen hacer tal cosa, esperando que sean muchas las que se presten a semejante muestra de cariño por nuestra parte. Tampoco aceptaremos la agenda LGBT de destrucción de la familia tradicional y de la sana moral, una agenda cuya finalidad es la producción de individuos indolentes y amodorrados en la normalización de toda forma de decadencia –de esa forma a la casta parasitaria se le facilitan mucho las cosas, pues las sociedades decadentes, sin moral, sin visión trascendente, se caracterizan por la aceptación ciega de cualquier cosa que papá estado determine por el bien y la seguridad de todos –bozales, sanas distancias, vacunas asesinas, control, vida online, sexo virtual, paguitas de supervivencia para no morir de hambre a cambio de obediencia.

Como es lógico y normal, nosotros moriremos pronto y regaremos el campo del honor con nuestras carnes desmembradas y nuestra sangre, pues somos insumisos a la bestia de las eras e insometibles a su agenda de deshumanización, despoblación del planeta, control y esclavización de los supervivientes de la peste vírica y de las pestes que todavía están por ser liberadas, a su debido momento: guerra nuclear, algaradas zombi de los desesperados, apagón tecnológico total, invasión alien (tan falsa como el covid-19) y la llegada del mesías esperado por los judíos, es decir, el anticristo.

El 2021 serán mucho peor que el 2020. La fiesta  cataclísmica catalizadora de la transición  hacia  la nueva era transhumanista no ha hecho más que comenzar, mientras que el ganado humano sigue a lo suyo, esperando a que el bicho covid sea derrotado para poder volver a lo de antes, al trabajo duro para costearse sus despreocupados vicios y sus jobis estrafalarios, sus viajecitos a Tailandia o al bar de la esquina, sus compras compulsivas de cosas superfluas que no conciernen más que a los que han olvidado porqué fue el ser humano creado y depositado en la Torta Terráquea, sus fiestas con los amigos, sus putas; pero no volverán a lo de antes, no es posible hacerlo porque gracias a covid se franqueó el punto de no retorno al estado del bienestar desconscienciado, sino que volverán a su Creador, el cual les hará rendir cuentas de en qué han utilizado su tiempo mundano, o sea, relativo al mundo de las causas intermedias, en esta fase del periplo existencial a la que llamamos vida.

Movimiento-transhumanista-y-transhumanismo

Covid-19 y transhumanismo: trascendiendo el componente biológico de la vida

Pero antes de regresar de donde vinieron, esto es, al Dueño y Señor de los Dominios Todos, el ganado humano hollará la gran tribulación, consistente básicamente en:

  • Vacunas asesinas gratis y obligatorias para todos. Estas vacunas comenzarán a ser inoculadas a domicilio a mediados de 2021. El ejército se encargará de someter y vacunar a los insumisos.
  • Colapso programado y controlado de la economía mundial, el famoso reset financiero, consistente en la desaparición del dinero-deuda, o sea, que se acabó el sistema de imprimir billetes y acuñar monedas. La deuda de todos los países será anulada a cambio de sumisión al deep state y a su nuevo sistema de dinero digital-virtual. A cada ciudadano del mundo se le asignará un monedero virtual de crédito de supervivencia para que nadie muera de hambre, mientras se van muriendo de los efectos de la vacuna anti-covid; unas muertes que serán achacadas a una rara mutación del bicho.
  • Antes del año 2030, cuando la población mundial ya haya sido diezmada en un 30%, estallará una mini-guerra nuclear entre los restos de EEUU-EUROPA y los restos de RUSIA-CHINA. Detonarán alrededor de 500 artilugios nucleares en menos de 24 horas. A las 25 horas de iniciado el conflicto se firmará la paz.
  • Un apagón tecnológico que durará tres meses, durante los cuales los ciudadanos se matarán para comerse entre ellos y así poder sobrevivir.
  • Una invasión alien simulada, que será necesario ejecutar para que los supervivientes, unos 500 millones de personas en todo el mundo, acepten ser salvados por los ET’s, es decir, llevados a sus naves espaciales para ser transhumanizados, lo cual significa que serán despojados de cualquier resto de humanidad que pudieran conservar todavía, chipeados y conectados a la “nube” –una IA cuántica de la que se descargarán los impulsos vitales de lo que deben hacer, sentir y pensar. Es la sustitución del humano por el ciborg, un conglomerado biológico teledirigido por una inteligencia alienígena, o sea, artificial.
  • Aparición del mesías judío esperado, es decir, el anticristo que enseñoreará el nuevo mundo desde la nueva Sión de las máquinas.
  • Extirpación del componente biológico de la vida tal y como fue creada por el Creador, lo cual implica la asignación a cada ciborg de una identidad virtual, que vivirá eternamente en la gran mente de la nueva matrix-pantalla del ciber-espacio. Es la muerte del ser humano.
  • Intervención divina. Los Cielos, la Tierra y cuanto contienen serán plegados, como se pliegan los pergaminos, y se establecerá la Balanza para que cada átomo de bien no se pierda y sea recompensado, y para que cada átomo de mal no se pierda y sea recompensado.
  • Despliegue del plano existencial de los paraísos y sus habitantes.
  • Despliegue del plano existencial de los infiernos y sus habitantes.

Para más información consultar la agenda 2030 de la ONU por un mundo sostenible, pues el actual mundo no se sostiene, razón por la cual han liberado a covid-19.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s