Sólo hay una forma de hacer sostenible lo insostenible: vacunación masiva.

La muerte irá en la vacuna anticovid, y el ganado humano la absorberá con gusto, pues así piensan esos vivos murientes que lograrán seguir zombificados, es decir, que podrán recuperar sus anómalas vidas de antes, consistentes en vivir para los meros disfrutes mundanos a costa de trabajar en trabajos de mierda a cambio de un sueldo de mierda, unos trabajos que detestan profundamente, pero es lo que tocaba para poder acceder a los desconfinados viajes, a las desconfinadas fiestas, a las desconfinadas drogas, a las desconfinadas putas.

Empero, o pero, lo que va a pasar es que lo de antes no va a volver, sino que le van a seguir apretando las argollas que le han puesto al cuello a los creyentes víricos para que tengan miedo permanentemente y obedezcan las nuevas directrices sociales y de salud –confinamiento, distanciamiento, mascarillas, denunciar a los irresponsables. Esto quiere decir que todos van a ser vacunados, voluntariamente, debido a que la vacuna asesina anticovid será obligatoria para todo: para viajar, para ir al bar, para trabajar, para comprar y hasta para estar, ociosamente, en la calle.

digital-immunity-passport

Se viene la cartilla covid.

Los que no se vacunen serán los que prefieran morir de hambre antes que perder su dignidad como seres humanos. O sea, cuatro gatos.

Sin embargo, o no obstante, que no piensen los gilipollas creyentes víricos que con la vacuna alcanzarán la anhelada inmunidad. No. La vacuna solo va a servir para que vaya muriendo gente, pues hay que despoblar el planeta e ir achacando esas muertes a nuevas mutaciones covidianas, a cada cual más extravagante y dañina. Esto quiere decir que el ganado humano, sobre todo el ganado español (los más aborregados de todos), no se va a quitar la mascarilla-bozal nunca, pues el riesgo al contagio persistirá siempre. De esta forma, o manera, cada año los irán vacunando y cada año los irán matando.

En cuanto al pequeño reducto de hombres de bien y libres, dignos de ser llamados seres humanos -los negacionistas, los irán excluyendo de la sociedad y recluyendo cada vez más hasta ser apartados en campos seguros covid-free, primero, y luego en campos de exterminio. Dirá la TV, dirá la gente, que la ciudadanía no puede consentir, ni mucho menos tolerar, a los negacionistas, debido al riesgo que supone su irresponsabilidad para la salud pública.

Todas esas cosas han de ocurrir, porque es necesario que muera mucha gente para hacer de este mundo insostenible, un mundo sosteniblemente sostenible según la agenda del deep state.

También catalizarán una gran guerra, que será breve y nuclear. Y finalmente jugarán las cartas de la falsa invasión alien y de la llegada del mesías, es decir, del anticristo, que vendrá a traer paz, orden, justicia y salud para todos. Eso dirá la TV.

En definitiva, estamos ante la total claudicación del ser humano a la bestia de las eras, inducida por su propio alejamiento de la fitrah –la naturaleza que nos es propia. Como consecuencia la matanza a una escala planetaria es inevitable, además de necesaria para el alumbramiento de la nueva era satánica-transhumanista de 500 millones de ciborgs-esclavos y de sus amos.

El resto va al matadero, sin darse cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s