La ola de dicha de los espíritus libres (y 17).

Él goza permanentemente de la liberación, siempre establecido en la suprema realidad del Ser (Shiva), que alcanzó de inmediato gracias a la mirada compasiva de su gurú, como si fuera un néctar, buceando una y otra vez en el lago de la beatitud innata. Su comportamiento es perfecto, es el mejor entre los hombres y el poeta proclama que es un verdadero renunciante, un yogui consumado, un auténtico vidente de mente esclarecida. –Adi Shankara

COMENTARIO:

Así finaliza esta excelsa obra -“La ola de dicha de los espíritus libres”-, este texto sublimemente ensalzado por la asamblea suprema de los muy veraces, que en las órbitas, planos o planetas celestiales residen. Se trata de un texto acerca de la verdad primera y última que subyace al velo de lo creado, el cual fue desplegado para que el ser humano juegue a desvelarlo, de modo que todo brille por lo que es –LUZ-, y no por lo que aparenta. En el juego de las apariencias que se asoman al espejo de la consciencia, los sabios se solazan, de instante a instante, sabedores, gracias al benévolo influjo del maestro y la bendición del linaje, que nadie surge, ni permanece, ni se desvanece, sino Ella, Layla –la mujer primigenia.

Sus luces primordiales lo anegan todo de claridad, de amor, de bondad y de dulzura; en su cálido aliento todo se reconforta; en su abismal mirada se pierden todas las miradas; en el ardor de su fuego todo queda prendido, consumido y consumado; el frescor de sus refrescantes aguas todo lo revivifica de nuevo de refrescante vida, haciendo que los muertos se levanten y recuerden; bajo el mazo de su justiciera justicia, todo se reequilibra; del sagrado néctar de sabiduría de sus palabras, sus amantes beben, hasta la ebriedad del éxtasis extático; en sus oquedades inasibles se retiran, en contemplación suprema, los verdaderos hombres, los hombres que se perdieron de vista a sí mismos para poder poseerla a Ella, y que Ella los poseyera.

De esta forma, gracias a haber tomado asiento en la no-forma de las formas perecederas, el sabio que sabe el significado profundo del nombre “Shiva” se eleva por encima de todo y de todos, de forma que las satánicas formas desplegadas por el gobierno terrorista de España, al servicio del deep state, no le afectan, pues su desafección con respecto a lo perecedero, es una desafección total, absoluta.

Un hombre tal, un sabio, un vidente esclarecido, deviene indestructible, eterno.

Si “La ola de dicha de los espíritus libres” fuera de obligado estudio y memorización en los colegios, ahora los niños no irían con el bozal en la boca, ni se dedicarían a investigar si quieren ser niños o niñas, ni se preocuparían por tener la última tablet de moda, ni creerían que el hombre viene del mono por azar, y este de una ameba, también por azar. Los niños sabrían, si estudiaran a Adi Shankara en el colegio, que a la vida no se viene a tratar de disfrutar lo que se pueda y a tratar de no morir, aun a costa de morir obedeciendo al gobierno terrorista de España, sino que sabrían que a la vida se viene a saber quiénes somos y a saber el porqué de haber sido depositados en la Torta Terrestre, lo cual exige no perder la dignidad como seres humanos -mascarillas, distancia social, confinamientos, miedo, LGTB- de modo que en el espejo de la consciencia se reflejen, fielmente, las luminarias imperecederas.

ella baila1

DEDICADO A ELLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s