Un poema de muerte en honor a las margaritas del campo.

Cuando todos los pensamientos

Están agotados

Me deslizo hacia el campo

Y me dedico a recoger amapolas y margaritas.

-Un poema de muerte de Ryokan. Adaptado al español por despojosdeoccidente.

COMENTARIO:

Se trata de un poema de muerte que versa, o trata, acerca de la muerte, como siendo la verdad liberadora que nos libera del fardo de esta vida peliculera que a modo de proyección se proyecta sobre el espacio-pantalla-espejo de la consciencia. Cuando en dicha pantalla las formas se agotan, esto es, cuando cesa la fijación-identificación egocéntrica y llega el final de la película peliculera del personaje, la persona, que hemos creído ser durante 50, 60, 70, 80 años, entonces el telón se levanta, las luces se encienden y vemos la realidad, volvemos a la realidad, volvemos a casa.

Para la mayoría de la gente esa realidad consiste en mascarillas, imposturas impostadas, distancias sanas, confinamientos, no saludar al vecino por miedo al contagio, obedecer al gobierno terrorista de España y vacunarse cuando toque. Además de eso, consiste en acudir a las colas del hambre para un lote diario de comida chatarra, gratis, para no morir de hambre a cambio de obediencia. Además de eso, el que tiene trabajo, trabaja, a ser posible en modalidad online, pues así se refrena la curva infecciosa del virus fantasma –covid19.

Empero, o pero, para los verdaderos hombres la realidad consiste en otra cosa. Ellos, mientras veían la película de sus impostadas vidas, se adentraron en las formas proyectadas, hasta su mismo núcleo, y allí vieron que las formas son sin-forma, es decir, que solo hay luz, claridad, espacio, dinamismo, energía, que existen por sí mismas sin necesidad de un “yo” observador. En dicha realidad sublime se asentaron los hombres de Dios, los únicos dignos de ser llamado seres humanos, el resto son “ganado”, y desde ese asiento supremo se elevaron por encima de todo y de todos, hasta el foco alumbrador que todo lo ilumina, que todo lo sostiene y que a todo hace ser y no ser. De esta forma, mediante la profundización en la no forma de las formas aparentes que aparecen, los sabios quedan agotados, sus pensamientos quedan agotados, sus deseos quedan agotados, sus ganas de follar quedan agotadas, sus anhelos espirituales quedan agotados, sus ansias por vacunarse para salvarse (¿de qué?) quedan agotadas, sus expectativas vitales y no vitales quedan agotadas, sus amigos quedan desvanecidos, su enemigos quedan volatilizados, su caprichoso tomar y mundano dejar queda evaporado… y entonces, ante semejante agotador agotamiento, los sabios se retiran al campo y se dedican a recoger florecillas.

ella baila1

DEDICADO A ELLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s