Hombres que pasan por la existencia ajenos a todo.

Pasan por la existencia ajenos a todo,

No tienen miedo ni deseo por nada;

Están siempre junto a Dios.

(Sheij Ahmad al-Alawi)

COMENTARIO:

Su presencia es una ausencia, pues se ausentaron a todo excepto a Ella; y su ausencia es la presencia de un eco que reverbera y a lo lejos se desvanece, apenas el leve susurro del recuerdo de que, alguna vez, ellos también soñaron vivir y morir, soñaron desear y querer, soñaron odiar y amar, soñaron…

Ellos son el néctar más sagrado de la creación, destilado en los alambiques del amor más puro. Ellos hicieron olvido de todo, y se acabaron olvidando, también, de sí mismos. Ahora se dedican a deambular sus carcasas de hombre sobre esta tierra de causas intermedias y accidentes temporales, mientras sus corazones velan y vuelan, siempre hacia lo alto, hacia los desconfinados confines de una inconmensurable presencia que los posee, que los arrebata, de instante a instante.

Los verás y no los reconocerás, pues pasar desapercibidos es uno de los galardones con los que Ella les obsequia –tal es Su celo para con Sus más íntimos de entre los hombres. Pero hay signos, señales, que los delatan. Los gatos merodean a los hombres de Dios, a los amantes de Layla, a los habitantes de las órbitas celestiales sin necesidad de haber abandonado aun esta vida efímera. Los gatos, cuando los ven, no pueden resistirse al embrujo de su encanto, a la luminosidad de su aura beatífica, y se acurrucan, despreocupados, en torno a ellos. Los gatos son seres especiales que tienen dos patas en este mundo y dos patas en el Otro, por eso son capaces de ver y oler a los amigos íntimos de Layla, a los arrebatados de amor, a los locos de amor, a los desquiciados de amor, que perdieron el quicio vertebrador de los asuntos mundanos para pasar a sumergirse en la vastedad de Su vasto cielo –Su infinitud deslumbrante, infinita y eterna. Ellos son los verdaderos hombres, los hombres de Dios, los que perdieron todo de vista para poder contemplarla solo a Ella.

Pasan por la existencia ajenos a todo,

No tienen miedo ni deseo por nada;

Están siempre junto a Dios.

Un comentario sobre “Hombres que pasan por la existencia ajenos a todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s