Reequilibrando el sistema por medio de una extinción masiva.

No soy de esta tierra,

Y no conozco

A naide.

-Coplilla flamenca (anónimo)

No conocer a naide en esta Tierra, desplegada a modo de velo para conocer la verdad por medio de desconocer la falsedad, es un claro síntoma de haber sido la consciencia esclarecida bajo el foco esclarecedor de la imperecedera luz que todo lo alumbra, que todo lo sostiene y que todo lo penetra.

Naide conoce a naide, en realidad, en esta Tierra; tan solo se limitan interactuar ilusamente con los personajes fantasmagóricos de sus personas proyectadas sobre el espejo de sus perturbadas y perturbadoras mentes, ciertamente poco claras, o enturbiadas. De esta forma, o manera, el único empeño de los ilusos protagonistas que se creen el melodrama de sus vidas patéticas, es decir, de aquellos que se creen sus personas, sus personajes, que como sombras han sido plantadas sobre el plano existencial de esta Torta Terráquea… su único empeño, decimos, es que su sombra no decline hasta desvanecerse, sino que se perpetúe en su impostada impostura de realidad por medio del medrar en la excitación del vivir, una excitación cimentada sobre las vanas emociones catalizadas por el caprichoso tomar y dejar mundano.

Es una forma indeseable de encarar la vida y la muerte, ya que ello nos llevará a tratar de vivir a toda costa, aunque esa costa implique vivir como un obediente zombi, sin más expectativa que la de vacunarse pronto para librarse del cobi, ser inmune y poder volver a lo de antes, cuando en realidad lo que está pasando es que la agenda cobi va de exterminar, vía vacuna, al sobrante humano que no tendrá cabida en la nueva era transumanista, donde la IA y los robots reemplazarán a los seres humanos, excepto a 500 millones que serán debidamente chipeados y convertidos en ciborgs mutantes.

Captura de pantalla 2020-12-29 103530

Empero, nosotros no tenemos ese problema, pues en esta Tierra no conocemos ni vemos a naide; una cualidad alcanzada tras morir antes de morir, de modo que ahora son las luces las que brillan, y no las sombras que estas proyectan.

Las vacunas re-equilibrarán la balanza hacia el lado de la luz por medio del exterminio en masa del ganado humano creyente en el cobi, de modo que solo quedaremos íntegros, completos y en pié los negacionistas, esto es, los hombres de Dios, antes de que el sol se pliegue y los cielos y la Tierra se enrollen.

No habrá un renacimiento humano en una nueva era de paz, humanidad y amor, tal y como preconizan los adeptos a la religión new-age, sino la muerte final de la entidad humana por decadencia, degradación y autodestrucción.

Para saber más, leer el Corán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s