¿Los seres humanos serán bienvenidos en la nueva era transhumanista?

Eres incondicionado e inmutable, sin forma e inamovible, consciencia insondable, imperturbable: así que no te aferres a nada más que a la consciencia. -Ashtavakra Gita.

Esta hermosura de texto sagrado, vehiculador de las luminarias indeclinables que jamás declinan porque no nacidas y no muertas son, no debe ser comentado; empero, o pero, para los dotados de inquietudes no materialísticas ni víricas, es decir, para el remanente residual humano no cautivado por las apetencias mundanales, diremos esto:

El tiempo se agota y el velo de lo que no es se disuelve, se está disolviendo ante el apabullante avance de la luminosidad subyacente que a todo hace ser, esto es, que todo lo ilumina. Las luces vienen, impetuosas, a reclamar su derecho sobre lo que nunca dejó de ser suyo, porque desde dentro, y desde fuera, todo lo penetra. El mundo y todo cuanto contiene fue depositado, a modo de depósito, sobre el espejo de la consciencia, con la finalidad única de que Ella se viera a Sí misma a través de una auto-emanación lumínica y amorosa. El depósito se está agrietando, y ya no actúa como depósito, pues los depositarios, las consciencias-espejo, ya no la reflejan a Ella, sino a las formas proyectadas, quedando así los receptáculos de las formas velados con respecto a la luz que las alumbra.

La proyección existencial, sin un propósito trascendente que apunte hacia la realidad de lo que es, a través del velo de la irrealidad de lo que no es, no tiene razón de ser alguna, por lo que una vez muerto Dios (la modernidad lo ha matado), ese dominio es ocupado por una inercia oscura arremolinada en torno al remolino de la materia inerme, fría e infértil, que sin el contrapeso consciente de la luz que la sostiene, entra en una espiral de autodegradación autodestructiva inesquivable, razón por la cual ahora todos llevan el bozal perruno puesto y todos se van a vacunar, en la ilusoria esperanza de que eso los va a salvar, de modo que puedan seguir disfrutando de sus miserables vidas de contumaces ateos y de puercos hedonistas.

La rendición de cuentas se acerca, Ella retirará el velo cuando el último hombre de Dios muera y deje de verse a Sí misma a través de sus bienamados; mientras tanto, ustedes han de esperar un paulatino y cada vez menos discreto apretado de las tuercas y las argollas que tienen al ser humano sojuzgado, es decir:

confi

  • Confinamientos, perimetrales o no.
  • Vacunas voluntarias, pero obligatorias de facto, pues si no, no podrán viajar, trabajar, comprar, follar, etc.
  • Sanas distancias, con vacuna o sin vacuna.
  • La vida online será incentivada en detrimento de la vida social callejera tradicional.
  • Desaparición de los pequeños y medianos negocios.
  • Desempleo masivo.
  • Pasaporte sanitario que certifique nuestro historial de vacunación y de pruebas antivíricas.
  • Crédito social de buena ciudadanía, consistente en una cartilla de puntos canjeables por comida y por un habitáculo-cubículo seguro donde vivir.
  • El trabajo robotizado y teledirigido por IA se impone a una escala planetaria, excepto para las trabajadoras del sector de los servicios sexuales, o sea, las putas.
  • Muertes masivas inducidas por las vacunas y achacadas a nuevas mutaciones del bicho.
  • Guerra nuclear, que será breve.
  • Transhumanización de los supervivientes, esto es, chipeado obligatorio y conexión a la “nube” –la IA cuántica que regirá los impulsos vitales de los ciborgs humanos mutantes que parió la vacuna de ARNm anti-covid.
  • Asignación de un avatar digital a cada ciborg.
  • Las interacciones humanas desaparecen por completo, y solo las interaciones virtuales mediante “avatar” son permitidas. De esta forma se reducen los contagios a nivel ZERO y se posibilita un mundo feliz post-humano, donde el bien común, la tolerancia al vicio, la seguridad, la paz, la higiene personal y la ausencia de enfermedades es lo que prima y da puntos a la cartilla-crédito de buena ciudadanía.

Después este plano existencial será plegado, y los planos celestiales e infernales serán desenrollados, con sus respectivos habitantes en función de aquello en lo que cada cual medró en esta vida efímera.

No habrá renacimiento humano en esta Tierra, ya no puede haberlo, pues no hay masa crítica suficiente dispuesta a quitarse la máscara y a no vacunarse.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s