Mensaje a la humanidad (4).

Hola, soy yo de nuevo, Uzman García, superviviente vírico de la falsa pandemia, que no es más que una PLAN-demia demoníaca pergeñada por los mismos que pergeñaron el culto ateísta y el gusto hacia todo aquello que degrada y humilla al ser humano –LGTB; democracia; igualdad; liberación sexual; feminismo; exploración de la identidad personal más allá de los estereotipados géneros humanos o animalescos; vivir por vivir, esto es, para no morir, y no vivir para cumplimentar y satisfacer la llamada de la fitrah: la naturaleza que nos es propia y que permanece registrada en la codificación ADN-énica del ADN conforme a la inteligencia creadora del Creador increado –el Formador carente de forma, pero que subyace a toda forma, oculta, en potencia o manifiesta.

Además de superviviente vírico, soy un musulmán ortodoxo, integrista y radical que no comulga con el rodillo de la modernidad y se esfuerza con denuedo, o sea, denodadamente, en demoler los pilares de la incivilización occidental mediante el lanzallamas de mis palabras incendiarias.

Este mensaje de hoy se suma a los tres mensajes previos a toda la humanidad superviviente del bicho, y comparte su misma finalidad, es decir, que no sirva para nada, pues dudamos que, aparte de nosotros -los seres humanos íntegros y ortodoxamente anclados en la fitrah- nadie más ha podido superar y sobrevivir a la hecatombe zombi de los creyentes correligionarios de la religión Corona. Nadie respondió a nuestros mensajes previos, y nadie responderá a este, pero en el caso de que alguien responda, en el hipotético caso de que alguien se haya quitado la máscara y no se haya vacunado, nuestra predilección es que ese alguien sea una mujer, a ser posible guapa y fértil, con la clara intención por parte de nuestras partes nobles de follar mucho y bien para preñarla, pues creemos que llegado ya es el momento de reanudar una nueva humanidad descontaminada, una vez derruido el viejo mundo por autodestrucción autodegradante.

templo1

Un mundo nuevo ya no es posible; se rebasó el punto de la inercia descendente hacia el punto del no retorno. Decadencia y autodestrucción.

Lo tenemos todo preparado para empezar de nuevo, desde cero y muy lejos de las algaradas zombi de los desesperados dependientes del sistema –la nueva normalidad. Tenemos de todo en nuestro zulo de montaña: armas blancas, inhibidores de frecuencia para inhabilitar a los drones del gobierno terrorista de España, lanzagranadas, fusiles de asalto y de no asalto, comida de sobra, velas, agua, cerillas, incienso, ropa apropiada y botiquines. Solo nos falta encontrar a una buena moza no zombificada por las vacunas. A tal respecto, o al respecto de ello, hemos de decir que somos, o soy, un hombre guapo y bien dotado para el sexo y para la supervivencia en situaciones límite, además de ser muy considerado para con el sexo frágil, por lo que, llegado el momento, y si nos encuentran los terroristas del gobierno, daríamos, o daré, la vida por Ella, como debe de ser y como Dios manda.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s