Sigan obedeciendo, quédense en casa.

El fin del mundo va a ser, está siendo, muy apasionante, divertido, para todos excepto para los obnubilados con los aconteceres víricos del virus fantasma, es decir, que el fin del mundo será un horror para todo el mundo menos para nosotros, los hombres de Dios, pues desde nuestra atalaya elevada y privilegiada lo contemplamos todo imperturbables y serenos, bajo el foco alumbrador de la luz del Creador que todo lo alumbra, o ilumina.

El segundo encierro absoluto ya está a las puertas en España, después de unos repuntes bestiales de la gripe común (que ahora llaman covid) de todos los años tras las fiestas navideñas. Los negacionistas tienen la culpa por su empeño en seguir viviendo como seres humanos, a pesar de que el dios corona dictamina lo contrario, esto es, que se viva al estilo zombi: con miedo a morir, con miedo a que el vecino te pegue algo malo y siendo respetuosos con la nueva normalidad demoníaca de bozales y sanas distancias.

El fin del mundo va a ser muy divertido para nosotros, los hombres de Dios. Ya verán ustedes qué divertido cuando le apriete el hambre a los creyentes víricos, que tan indignados están con los irrespetuosos con las nuevas normas saludables y  satánicas, y que tan esperanzados están con las vacunas asesinas.  ¿Pero acaso no saben esos borregos que nuevas cepas vienen ya de camino? Para dichas cepas se supone que no sirve la actual vacuna, pero da igual; el caso es vacunar a todo el mundo para que vayan muriendo y se vaya allanando el terreno a los robots y a la IA (Inteligencia Artificial) que tomará el mando del mundo en breve, cuando todo se derrumbe. Para eso falta seguir vacunando al ganado humano para que muera, o se quede zombi, y hace falta una guerra nuclear, que será breve y devastadora, tras la cual todos los decrépitos países aceptarán una gobernanza mundial transnacional y sin fronteras.

En ese nuevo mundo que la agenda covid está pergeñando ya no habrá seres humanos (los últimos habrán preferido morir antes que vacunarse), sino ciborgs -mitad biológicos y mitad tenológicos- que no recordarán lo que era vivir en el abrazo amoroso de la verdad y del amor mientras se contempla una apabullantemente bella puesta de sol, o una deslumbrantemente bella luna llena.

El fin del mundo va a ser muy divertido para nosotros, los hombres de Dios, pues desde la frondosidad de los vergeles de Layla lo contemplamos todo solazadamente, esto es, de forma solazada, mientras que los demás, o sea, el ganado humano, está condenado a vivir el desenlace final de este plano-manifestación existencial entre los estertores desgarradores que desprende el desesperado aferro a los últimos hilillos de sus agonizantes vidas, empeñadas a toda costa en volver a lo de antes del bicho –a los vanos disfrutes, aun a costa de morir en el intento –bozales, vacunas, confinamientos, ruina económica, hambre, pasaporte sanitario para ir al mercadona, canibalismo.

No habrá renacimiento humano en una nueva era dorada de luz y amor, sino el desenlace final, por decadencia y autodestrucción, de la trama existencial volcada sobre el espejo de la consciencia del hombre, el cual quedó ya impedido y roto para poder reflejar las luces originadoras (razón por la cual fue creado el ser humano), de modo que la sombría oscuridad de sus sombras proyectadas es lo que se cierne a una escala planetaria como no hay precedentes en toda la historia.

La parasitación del ser humano por parte de las fuerzas oscuras es ya, a estas alturas, indetenible, inevitable.

Ustedes han de esperar, hasta que Layla retire el velo, más confinamientos, más vacunas obligatorias, más cepas mutantes, más deshumanización y el genocidio de los que no tienen cabida en la nueva era transhumanista teledirigida por IA, que la agenda covid está pergeñando; esto es, 7 mil millones de personas que van directas al matadero, por el bien común y la seguridad de todos. Sigan obedeciendo, quédense en casa.

FIN.

Uzman Javier García.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s