Un mensaje para azuzar la consciencia de los covidiotas –aunque dudamos que la tengan.

Queridos covidiotas -aunque en verdad no os queremos, es solo una formula formal de cortesía, o sea, un formalismo-, ¿ya os habéis dado cuenta que lo de antes no va a volver, aunque os vacunéis? ¿Ya sabéis que no os vais a quitar el bozal nunca, aunque os vacunéis? La inmunidad covid es imposible de conseguir, al igual que la inmunidad de la gripe común -en realidad el covid es la gripe de toda la vida-, es decir, que vais a seguir enfermando de gripe, con o sin vacuna, y seguirán muriendo los que mueren siempre, desde Adán y Eva (sin que por ello se detuviera el mundo), a causa de las complicaciones asociadas a un sistema inmune débil. Nada nuevo bajo el sol.

La película covid no va de inmunizarse con las salvíficas vacunas, sino de matar, con las vacunas asesinas, al remanente humano que en la nueva era transhumanista no tiene cabida, o covida. Los robots y la IA van a llegar, están llegando, para desplazar al ser humano y relegarlo a la categoría de un simple estorbo, razón por la cual hay que aplastarlo como se aplasta a las cucarachas.

peppe-salons

Es inviable, en la nueva realidad paradigmática de IA y robots trabajadores, mantener vivos a 7 mil millones de gente ociosa, las cuales tienen que comer al menos dos veces al día, si no, habrá lío y tumulto callejero tumultuoso. La gente quiere vivir bien, como esos de la TV.

Así pues, detestables covidiotas, ustedes van a ser masacrados, es decir, vacunados todos los años obligatoriamente, como pasa con la vacuna voluntaria de la gripe, pues es necesario exterminar al mayor número de personas de aquí al año 2030. La agenda se cumplirá inapelablemente, pues a estas alturas todos van ya en pos de la bestia, y todos los resortes existenciales han virado ya en esa dirección auto-destructora que nos lleva a la trituradora. El que se oponga, es y será reducido, aplastado por las fuerzas y cuerpos terroristas de la seguridad del estado terrorista de España, y de todos los países.

Los daños a corto plazo de la vacuna asesina anti-covid ya se están manifestando en muertes súbitas y un destrozo brutal del sistema neurológico. No esperen que la TV informe de eso. A medio y largo plazo habrá un aumento tremendo de cánceres y de todo tipo de enfermedades; unas muertes que se achacarán al bicho mutante para escurrir el bulto y seguir vacunando/asesinando a la gente.

Además de matar en masa a los covidiotas, la vacuna anti-bicho tiene otro objetivo: el control total de la sociedad y la obediencia ciega del ganado humano, el cual hará cualquier cosa que le diga el gobierno en la esperanza de salvar la vida y de poder volver a lo de antes, a la vida de trabajo duro para costearse los vicios. Es decir, despreciables covidiotas, ustedes van a sufrir una paulatina e impepinable inmovilidad, o inmovilización, esto es, que van a vivir una enquistada vida online; paulatina, en las fases previas, y total en la false final de la agenda covid. Los pequeños y medianos negocios van desaparecer, el dinero cash va a desaparecer, el contacto humano físico va a desaparecer (olvídense de follar con algo que no sea un robot). Se van  empezar a expedir pasaportes de inmunidad vía código QR para graduar en el tiempo la inmovilidad, pues esta medida brutal a contra-natura hay que graduarla para suavizarla y que así sea aceptada, como mal menor, por todos, y sin rechistar.

Un futuro nada halagüeño le espera, por lo demás, a los negacionistas, o sea, al remanente humano fiel que pretenda seguir viviendo como verdaderos seres humanos, y no como zombis. Los últimos seres humanos serán excluidos de la sociedad paulatinamente, ya que no aceptarán la inmunidad, o sea, la vacuna, y finalmente serán concentrados en campos de concentración seguros para salvaguardar el bien común y la salud general de la sociedad, o sea, que serán recluidos para exterminarlos.

Los sobrevivientes de todo este horror no han de cantar victoria, pues serán desgajados de sus restos de consciencia humana y conectados a la “nube” mediante una interfaz de nano-tecnología que las vacunas incorporarán, una vez consumada la fase de la liquidación en masa del sobrante humano.

De esta forma el mundo podrá ser sostenible, los robots se encargarán de todo, no habrá contaminación, el recalentón de la tierra se disipará y no habrá covid. Todos podrán alcanzar la felicidad, una felicidad sintética, artificial, pues nadie recordará lo que era la calidez humana, la calidez de un beso, la calidez de un abrazo, la calidez del sexo cuando el miembro viril percute ansioso en la jugosidad vaginal de la amada; nadie sabrá que el sol sale por la mañana, recorre el platillo terrestre y se oculta por la noche, en un viaje deslumbrante, majestuoso, maravilloso… nadie sabrá que una vez no fuimos lo que somos ahora. Nadie sabrá lo que era ser un ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s