Con 6 mil años de retraso los científicos empiezan a entrever la verdad – Vivimos dentro de una simulación inteligente.

Un físico crea un algoritmo de inteligencia artificial que puede probar que la realidad es una simulación.

Paul Ratner para Big Think

Un científico ideó un algoritmo informático que puede conducir a descubrimientos transformadores en energía y cuya mera existencia aumenta la probabilidad de que nuestra realidad pueda ser en realidad una simulación.

El algoritmo fue creado por el físico Hong Qin, del Laboratorio de Física del Plasma de Princeton (PPPL) del Departamento de Energía de EE. UU. (DOE).

El algoritmo emplea un proceso de IA llamado aprendizaje automático, que mejora su conocimiento de forma automatizada, a través de la experiencia.

Qin desarrolló este algoritmo para predecir las órbitas de los planetas en el sistema solar, entrenándolo con datos de las órbitas de Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Ceres y Júpiter. Los datos son «similares a los que Kepler heredó de Tycho Brahe en 1601», como escribe Qin en su artículo recientemente publicado sobre el tema. A partir de estos datos, un «algoritmo de servicio» puede predecir correctamente otras órbitas planetarias en el sistema solar, incluidas las órbitas de escape parabólicas e hiperbólicas. Lo que es notable, puede hacerlo sin tener que hablar sobre las leyes del movimiento y la gravitación universal de Newton. Puede descifrar esas leyes por sí mismo a partir de los números.

Qin ahora está adaptando el algoritmo para predecir e incluso controlar otros comportamientos, con un enfoque actual en partículas de plasma en instalaciones construidas para recolectar energía de fusión que alimenta el Sol y las estrellas. Junto con Eric Palmerduca, un Ph.D. Qin, estudiante de posgrado en PPPL, está usando su técnica «para aprender un algoritmo eficaz que preserve la estructura con estabilidad a largo plazo para simular la dinámica del girocentro en los plasmas de fusión magnética», según explicó. También planea utilizar el algoritmo para estudiar física cuántica.

Qin explicó el enfoque inusual adoptado por su trabajo:

«Por lo general, en física, haces observaciones, creas una teoría basada en esas observaciones y luego usas esa teoría para predecir nuevas observaciones», dijo Qin. «Lo que estoy haciendo es reemplazar este proceso por un tipo de caja negra que puede producir predicciones precisas sin usar una teoría o ley tradicional. Esencialmente, pasé por alto todos los ingredientes fundamentales de la física. Paso directamente de los datos a los datos (…) No hay una ley de la física en medio».

Qin se inspiró parcialmente en el trabajo del filósofo sueco Nick Bostrom, cuyo artículo de 2003 argumentó que el mundo en el que vivimos puede ser una simulación artificial. Lo que Qin cree que ha logrado con su algoritmo es proporcionar un ejemplo funcional de una tecnología subyacente que podría respaldar la simulación en el argumento filosófico de Bostrom.

En un intercambio de correo electrónico con Big Think, Qin comentó: «¿Cuál es el algoritmo que se ejecuta en el ordenador portátil del Universo? Si tal algoritmo existe, yo diría que debería ser simple, definido en la red espacial discreta. La complejidad y La riqueza del Universo provienen del enorme tamaño de la memoria y la potencia de la CPU de la computadora portátil, pero el algoritmo en sí podría ser simple».

Ciertamente, la existencia de un algoritmo que derive predicciones significativas de eventos naturales a partir de datos aún no significa que nosotros mismos tengamos la capacidad de simular la existencia. Qin cree que probablemente estemos a «muchas generaciones» de poder llevar a cabo tales hazañas.

El trabajo de Qin adopta el enfoque de utilizar la «teoría de campos discretos», que cree que es particularmente adecuada para el aprendizaje automático, aunque es algo difícil de entender para «un ser humano actual». Explicó que «una teoría de campo discreto puede verse como un marco algorítmico con parámetros ajustables que se pueden entrenar utilizando datos de observación». Añadió que «una vez entrenada, la teoría de campo discreto se convierte en un algoritmo de la naturaleza que los ordenadores pueden ejecutar para predecir nuevas observaciones».

chino1

SONDAS.BLOG: Un hombre vulgar, una cara vulgar, sin personalidad, sin impacto visual. Un hombre gris al que nos podemos imaginar trabajando en una hamburguesería de Nueva York. Pero en este caso, en vez de engrasar carne, Dios sabe de dónde habrá salido, con grasas transgénicas, hace predicciones, simulaciones… Parece que se ha alejado de los productos basura, pero carece de base lógica, de fundamentos fácilmente perceptibles por una mente sana y un corazón sano, no intoxicado. No olvidemos que la cara es el espejo del alma.

Si la vida es una simulación, lo más urgente será encontrar al Ingeniero, Técnico, Agente… que la ha diseñado, para comprender el objetivo de esta simulación, el objetivo de la vida, de la existencia.

No solo no es disparatado tratar de entender “la realidad” en la que vivimos tomando el símil de la simulación, de la existencia como un juego de ordenador, como una complicada novela, como una filmación… pues, de facto, todos estos símiles van a lo mismo –Alguien nos ha creado a nosotros y a todo cuanto existe con sus acciones e interacciones.

Mucho más coherente que hablar de singularidades, big bang y sandeces por el estilo –leyes de física. Parece que a Qin no le han hecho falta –no hay leyes, sino parámetros de una simulación, de una creación. Nos estamos acercando a la Verdad.

Pronto los astrofísicos dejarán de anotar exoplanetas y galaxias –no es un trabajo serio; es tan absurdo como los trabajos de Sísifo. Hay que dejar la pesada roca en el suelo, y que la suba y la baje Newton o Einstein o el director de la NASA. Qin se está liberando del academicismo, de un sistema que lleva 200 años impidiendo el acceso a la Verdad –extremadamente simple.

No podemos decirle a Qin cómo funciona el ordenador cósmico o ADN cósmico, pues ese conocimiento pertenece al sistema operativo. Pero podemos decirle su nombre –Lauh Mahfudh, o tabla protegida, guardada, en la que se encuentran, como en una gigantesca biblioteca, todos los registros que han dado lugar a la creación, a su desarrollo y a su mantenimiento.

Abandonar la física, incluida la cuántica, es la primera condición para entender el funcionamiento de la existencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s