Transgénero: la herramienta de subversión social de la izquierda

Vasko Kohlmayer para Alt-Market

Anteriormente comentábamos cómo el transgénero sirve de instrumento para la agenda de destrucción nihilista de la izquierda, ya que aniquila tanto al individuo como a la sociedad bajo la bandera de una sola ideología. Discutimos los efectos ruinosos del transgénero en las personas que caen en él, muchos de los cuales mueren por suicidio. Lamentablemente, incluso la mayoría de los que no se quitan la vida o sucumben a las lesiones de su tratamiento de reasignación de sexo tienen pocas esperanzas de llegar a ser miembros productivos y contribuyentes de su sociedad.

Por un lado, la mayoría de las personas transgénero no pueden mantener un empleo estable a largo plazo. Esto no es sorprendente, ya que el daño psicológico y físico que sufren como resultado de su “transición” hace que sea casi imposible que se conviertan en miembros efectivos de la fuerza laboral.

No es difícil ver por qué. La verdad es que el estado de ánimo y los rasgos de carácter que engendra este estilo de vida impiden que la mayoría de quienes participan en él funcionen como buenos empleados y trabajadores. Como muchos lectores ya saben, las personas trans son, en casi todos los parámetros, un grupo demográfico muy problemático. La mayoría padece un alto grado de inestabilidad psicológica y emocional. Su tasa de intentos de suicidio es de casi el cincuenta por ciento, más de veinte veces la del resto de la población. La tasa de abuso de drogas y alcohol entre las personas transgénero es del 300 por ciento de la de sus compatriotas normales. Según Psychology Today, las personas trans sufren de una “tasa asombrosamente elevada de problemas de salud mental”. Para empeorar las cosas, la mayoría de las personas trans, y especialmente los transexuales, sufren de problemas físicos persistentes y enfermedades relacionadas con su estilo de vida. Según el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, las personas transgénero tienen un mayor riesgo de contraer una serie de “enfermedades crónicas, cánceres y problemas de salud mental”. Su tasa de VIH, por ejemplo, es tres veces mayor que el promedio nacional.

Para tener éxito en el lugar de trabajo, es necesario poseer cualidades como resistencia, firmeza, confiabilidad, disciplina y compromiso. Sin embargo, las personas suicidas, deprimidas, mentalmente inestables, con abuso de sustancias nocivas y con enfermedades crónicas, son generalmente incapaces de poseer o desarrollar tales cualidades. Por el contrario, estas personas tienden a exhibir cualidades opuestas, lo que las hace indeseables para los empresarios. Incluyen absentismo laboral, falta de fiabilidad, deshonestidad, rebeldía y otras.

Según el American Addiction Center,

Las personas transexuales tienen un mayor riesgo de participar en conductas de riesgo, como el trabajo sexual y / o el abuso de drogas y / o alcohol. Las personas transgénero tienen muchas más probabilidades de contraer el VIH / SIDA que la población en general, lo que en sí mismo puede ser una fuente de problemas de salud mental que exacerba las compulsiones por abuso de sustancias.

Obviamente, estas personas tendrán dificultades para encontrar y mantener un empleo estable y remunerado. Las estadísticas transmiten esta triste realidad. Según el grupo de defensa LGBTQ Glaad, el nivel de desempleo en la comunidad trans es tres veces mayor que el promedio nacional. Para las personas transgénero de color, la tasa de desempleo es de casi el treinta por ciento.

La mitad de las personas transgénero que logran mantener un empleo lo hacen a través de trabajos a corto plazo y de bajo nivel. Las estadísticas revelan que más del cuarenta por ciento de las personas transgénero están subempleadas. Según el Grupo de trabajo LGBTQ,

Los trabajadores transgénero tienen casi cuatro veces más probabilidades que la población en general de tener un ingreso familiar de menos de $ 10,000 (15% frente a 4%)”.

Estas son cifras anteriores a COVID. La situación es mucho peor en este momento.

Si bien contribuye relativamente poco en términos de trabajo productivo, la comunidad transgénero agota una gran cantidad de recursos sociales. Es bien sabido que, debido a su naturaleza complicada, las cirugías trans pueden resultar muy caras. Así lo expresa un artículo en Business Insider:

Si bien las estimaciones de costos varían ampliamente, el Centro de Cirugía Transgénero de Filadelfia estima que la “cirugía de colitas” cuesta alrededor de $25,600 para pacientes de hombre a mujer y alrededor de $24,900 para mujer a hombre. El centro proporciona estimaciones para otras cirugías comunes relacionadas con personas trans, como aumento de senos ($9,000), mastectomía bilateral (hasta $10,900), feminización facial (hasta $70,100) y masculinización facial (hasta $53,700).

Un conjunto completo de cirugías de reasignación de sexo puede sumar más de cien mil dólares. La mayoría de las personas transgénero no pueden o no quieren pagar estos costosos (y dañinos) procedimientos e insisten en que los costes sean cubiertos por fondos públicos o por otras personas. Pero los gastos sociales para las personas transgénero no terminan con la finalización de sus operaciones de reasignación de sexo.

Después de estas cirugías, la mayoría de los transexuales requieren tratamientos hormonales a largo plazo y otros protocolos de mantenimiento. Lo que es más importante, la mayoría de ellos se enfrenta a una vida de mala salud derivada de los procedimientos equivocados y mutiladores a los que fueron sometidos. Los costes combinados de estos tratamientos a lo largo de los años pueden ser inmensos. Estos costes no solo incluyen el tratamiento de dolencias y enfermedades físicas, sino también el asesoramiento psicológico, necesario en muchos casos debido al trauma mental y emocional sufrido como resultado de la “transición”. Debido al subempleo, desempleo y altas tasas de pobreza, la mayoría de los transexuales carecen de los recursos para pagar estos tratamientos por sí mismos y exigen que la sociedad pague la cuenta.

Por lo tanto, además de ser arrojadas a una espiral de sufrimiento y desesperación por su estilo de vida, las personas transgénero representan un lastre importante para la sociedad. Nuestra sociedad, de hecho, se enorgullece de cuidar y proteger a los débiles y vulnerables. Pero la pregunta que debemos hacernos es la siguiente: ¿Por qué son tantos en la izquierda los que presionan con tanta determinación por políticas y procedimientos que no pueden, sino crear este sufrimiento y coste financiero innecesarios? El movimiento transgénero toma a miembros potencialmente productivos de la sociedad y convierte a la mayoría de ellos en individuos con problemas, enfermos y deprimidos que son una carga para sus comunidades. ¿Por qué alguien abogaría por algo tan previsiblemente dañino y trágico?

Conociendo la naturaleza destructiva de la izquierda, no podemos dejar de concluir que esto es deliberado e intencional. La izquierda usa el movimiento trans como un medio para socavar y destruir la sociedad. La estrategia es clara: cuanto más grande y numerosa sea la comunidad transgénero, más débil será la sociedad en la que reside. Para ver claramente este punto, considera el siguiente experimento mental. Imagínate una sociedad en la que el cien por ciento de las personas se convirtiera en transgénero. Dada la disfuncionalidad inherente a este estilo de vida, tal sociedad se hundiría rápidamente bajo la presión económica. Sin embargo, para provocar la caída económica, no es necesario convencer al cien por ciento de la población para que adopte esta forma de vida. Incluso si solo, digamos, tres o cuatro por ciento de las personas lo hicieran, la carga financiera adicional sobre nuestro sistema, ya profundamente mal administrado, probablemente sería suficiente para derribarlo.

Aprovechando el declive moral de nuestra cultura, la izquierda trabaja sin descanso para aumentar la proporción de personas transgénero. Están reclutando activamente a los más vulnerables a los adolescentes. Y ahora están recibiendo el apoyo incondicional de las más altas esferas del Partido Demócrata. Hemos comentado anteriormente sobre la odiosa Orden Ejecutiva 13988 que fue firmada por Joe Biden en su primer día en el cargo. Eufemísticamente mal llamada “Orden ejecutiva para prevenir y combatir la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual”, obliga a las escuelas, entre otras cosas, a permitir que los niños que se identifican como “niñas” compitan con las niñas biológicas en el atletismo. También permitiría a estos niños usar los baños y vestuarios de niñas. Un ataque directo y obvio al orden natural, estas medidas están claramente destinadas a ayudar a los activistas trans en sus esfuerzos de reclutamiento entre los jóvenes. Con la expansión de los costes demográficos, humanos y económicos para las personas trans de esta tragedia crecerá considerablemente en los años venideros, lo que representará una carga cada vez mayor para nuestra sociedad.

trang2

SONDAS.BLOG: Llevamos siglos viviendo en un engaño global, gigantesco, que abarca la casi totalidad de los aspectos que conforman nuestras vidas. Vivimos enquistados, encerrados, pensando que todo va bien, que alguien ahí fuera piensa para que cada vez vivamos mejor, seamos más felices.

Después llegan las estadísticas, que nadie lee, declarando, en el colmo del cinismo, que todo va mal, que cada vez somos más infelices. Lo dicen a cara descubierta porque controlan todas las salidas, tienen las llaves de todas las puertas. Para colmo de males, con el sistema democrático instalado como la única opción posible, somos nosotros quienes aprobamos sus actuaciones, sus agendas, sus órdenes mundiales. Somos nosotros quienes los ratificamos una y otra vez.

Vimos cómo llegaba la televisión, el teléfono, el móvil, Internet… Nos llegaba todo ello desde arriba, imponiéndose y sustituyendo nuestra forma de vida que en nada o casi nada había cambiado en los últimos 50.000 años. Se acuñaban conceptos como “progreso”, “evolución”, “tecnología”… Y hoy, como el non plus ultra, nuestros hijos se cambian de género y de sexo sin que podamos hacer nada por evitarlo, sin que podamos, al menos, estar en contra, como sucedió con la televisión, con los móviles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s