El anhelo de no morir nos llevará a morir una ruinosa muerte.

No cabe duda alguna de que el fin del mundo está siendo sumamente decadente y apabullantemente degradante, y no cabe duda que exterminar al 80% de la población mundial mediante campañas de vacunación masivas (terapias génicas), que serán anuales, y no cabe duda que ver morir a tus semejantes, no es agradable; empero, al mismo tiempo, es evidente que también el fin del mundo está siendo muy divertido y nos hace pasar muy buenos ratos, como el que pasamos escribiendo y advirtiendo de lo que va a pasar, que es infinitamente peor en comparación con lo que está pasando actualmente a una escala planetaria, pues la paranoia vírica global y sus estragos asociados es solo el detonante necesario de lo que está por venir: la quiebra planificada del actual modelo insostenible basado en imprimir dinero infinitamente para endeudar infinitamente a todos los países, junto con las burbujas del bienestar, que cada vez están más extenuadas en favor de las bolsas del descontento ciudadano, cada vez más exacerbadas. Esta es la razón por la que hay que matar a 7 mil millones de personas, imponer un gobierno universal tecnocrático, una moneda digital universal y una religión universal –el satanismo.

En el día de hoy hablamos del anhelo de no morir que acribilla al ganado humano, razón por la cual harán cualquier cosa por mantenerse vivos, aunque dicho proceder implique morir de manera deshonrosa –bozales, mascarillas, mascaras, mascaradas, sanas distancias, depresión por no poder vivir humanamente, confinamientos, no hablar en el metro, suicidio, miedo al prójimo, vacunas, reuniones sociales limitadas, vida online, pasaporte sanitario.

Recalcamos la importancia de darse cuenta del hecho de que a la vida no se viene a vivir por vivir, esto es, para regodearse en los meros disfrutes después de haber trabajado duro, sino a aprender a morir, con vistas a que el alumbramiento de la vida post-mortem sea luminoso, y no ruinoso. Es evidente que como el hombre moderno lleva desde que hay democracia siendo adoctrinado en el materialismo más atroz y en el egoísmo más desquiciante, ahora que le han puesto el bozal y le van a vacunar (asesinar) sus opciones existenciales se han reducido a un infinitesimal tendente a cero, razón por la cual se limitan a obedecer al gobierno terrorista, por el bien común y la salud de todos, en la esperanza de poder volver a lo de antes, a la divertida vida de los desconfinados disfrutes y de salir a comerse el mundo.

Pero lo de antes no va a volver, pues esa vieja piel existencial sirvió hasta la consecución del objetivo para el cual fue diseñada: destruir, moral y espiritualmente, a las sociedades mediante el medrar en las decadentes modas culturales salidas de los laboratorios de ideas (think tanks) del deep state –liberación sexual, transgenerismo, viajar por placer, empoderar a la mujer para que se olvide de ser mujer, relativismo moral, arte degenerado, apología LGTB, vida online en detrimento de la vida natural.

fiesta fin

Lo de antes no va a volver. Los dueños del becerro mugiente lo han desarmado y se han llevado su oro, dejando a sus adoradores perplejos. Lo que va a venir es una abominación desoladora, con la cual solo los hombres de Dios podrán lidiar para salir indemnes.

Gracias a dicha desolación el hombre moderno está indefenso e inhabilitado, por carecer de los valores trascendentes emanados de la Objetividad Divina registrada en la Vía Revelada, para defenderse y poder salir a la calle como un hombre libre, sin bozal, así como para negarse a que le vacunen, pues ello implicaría la mala conciencia de creerse un mal ciudadano. Por el contrario, como los verdaderos hombres no temen a la muerte, sino que la anhelan, eso les permite lucir humanamente siempre y completamente indiferentes a las represalias de los terroristas del gobierno, unas represalias que irán in crescendo en el tiempo hasta que los liquiden, por el bien común y la seguridad de todos.

trans hSe viene la era transhumanista teledirigida por IA y sostenida por los robots inteligentes; un nuevo mundo donde solo tendrán cabida los que no sean descartados por el sistema en aras de su sostenibilidad, es decir, 500 millones de criaturitas que serán debidamente chipeadas y conectadas a la “nube”, con eso les basta. El resto va al matadero sin darse cuenta.

Solo los apagados de conciencia, esto es, los obnubilados por los apetitos mundanos, caerán en la ignominiosa muerte que le espera a los vacunados, en contraposición al puñado de valientes que no se vacunarán por preferir morir humanamente en el enclaustramiento confinatorio indefinido que ya se barrunta para los que pretendan empeñarse en seguir viviendo no deshumanizadamente, es decir, de forma sana y humana.

Sin más, deseando que hagan previsión de lo que viene y almacenen agua y comida enlatada en casa, pues el reseteo implica el fin del dinero cash (ese que tienen en un cajón de casa) y el colapso bancario, nos despedimos hasta la próxima. Insha-Allah.

Un comentario sobre “El anhelo de no morir nos llevará a morir una ruinosa muerte.

Responder a Uzman García Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s