El tiempo se agota –  Es hora de volver al origen.

El mar será el mar

Allí donde las gotas

Sean agua.

-Anónimo.

COMENTARIO:

Estamos viviendo el fin de los tiempos y la vieja normalidad de trabajo duro para poder costearse los vicios ya no va a volver jamás, sino que lo que hay y lo que va a haber es una pandemia de ignorancia que va a posibilitar la despoblación planetaria vía vacunas asesinas de ARNm. En la nueva era transhumanista el ser humano es un estorbo, ya que la IA y los robots inteligentes estarán a cargo de todo, razón por la cual hay que matar al sobrante –7000 millones de personas, haciéndoles creer que es por su propio bien, el bien común y la sostenibilidad de nuestra casa compartida, la tierra-pelota. El resto, es decir, los no murientes, serán transhumanizados, chipeados, conectados a la “nube“ y confinados en arcas de Noé seguras, una especie de nidos-colmena donde vivirán una apasionante vida online mientras esperan a que la IA determine el fin de la cuota de vida de cada ciborg.

Y como estamos viviendo el fin de los tiempos, es importante centrarse en lo que realmente importa, esto es, en aprender a morir lúcidamente para asentarse en las imperecederas luces de la verdadera visión, o sea, en la visión de la verdad, que es de lo que trata la coplilla sapiencial de hoy. De esta forma la muerte, si nos aplicamos en lo que toca y nos desaplicamos de hacer el tonto, será un espectáculo de luz maravilloso como manifestación del reencuentro de las luces madres e hijas sobre la base del espejo pulido de la consciencia despierta, y no el espectáculo tenebroso que será la muerte de los covidiotas, en los cuales la herrumbre del miedo les impedirá ver y gozar de los esplendorosos esplendores de Layla –la mujer primigenia, sostén, soporte, sustento y matriz de todo.

El maestro nos está diciendo que la realidad es la realidad siempre, o sea, luz, cuando la irrealidad es irrealidad siempre, o sea, cuando la impostura egocéntrica de lo que creemos ser, o no ser, se desvanece en la irrealidad de su propia nada. En definitiva, ustedes están viviendo una realidad ficticia soportada sobre la falsa creencia en la realidad de la irrealidad de un “yo” separado que ficticiamente se perpetúa en base al apego hacia la fantasmagórica irrealidad de la persona que creen ser; una persona, un personaje, que no existe en modo alguno, sino en apariencia, o sea, impostadamente.

Cuando se realiza este conocimiento sagrado, las olas del mar no son olas (la impostura), sino agua (el verdadero ser), y el mar es siempre el mar, allí donde el ojo del corazón se posa.

Entender estas cosas requiere desaprender lo que aprendimos en el colegio, en la TV, en los canales de moda de internet y en la universidad.

De esta forma, o manera, el gobierno terrorista de España al servicio del deep state se vuelve inicuo al mismo tiempo que inocuo, y podemos disfrutar del espectáculo del fin del mundo como si fuera una espectacular película.

El tiempo se agota. No usen el bozal, respiren, amen, restriéguense en plena calle con su semejantes negacionistas, apártense de los creyentes en el covid, revuélquense en la mugre para reforzar así el sistema inmunitario y que el cuerpo no se olvide de curarse a sí mismo, coman y beban productos no industriales, coman poco, no vayan nunca al médico alópata, no tomen medicinas recomendadas por los médicos alópatas, no se laven tanto las manos, no tengan miedo de nada que no sea Allah, desprecinten los columpios y columpien en ellos a sus hijos… desobedezcan al gobierno terrorista de España y mueran felices.

DEDICADO A ELLA, CON AMOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s