La barbarie desatada.

Más de un 80% de los sicilianos rechazan la vacuna Covid-19 de AstraZeneca por motivos de seguridad.

RT World News

La gran mayoría de las personas a las que se les ofreció la vacuna Vaxzevria anti-Covid de Oxford/AstraZeneca en la isla de Sicilia, en el sur de Italia, se niegan a tomarla, según el presidente de la región, Nello Musumeci.

“En Sicilia, hay una tasa de rechazo del 80% de la vacuna AstraZeneca. De cada 100 personas, 80 dicen que no”, dijo Musumeci el sábado por la noche, según informes de la prensa local.

Añadió que es “natural” que la gente dude sobre la vacuna, recientemente rebautizada como Vaxzevria, pero deben creer a los científicos cuando les dicen que “es más peligroso no vacunarse que vacunarse”.

En un comunicado del domingo, un portavoz del presidente intentó aclarar los comentarios, diciendo que Musumeci quería decir que “hasta el 80 por ciento” se niega a la vacuna, ya que algunas regiones tienen una tasa de rechazo mucho más baja, como Syracuse, donde solo 30 % aparentemente temía la vacuna lo suficiente como para decir que no.

El anuncio de Mucumeci siguió el consejo a principios de esta semana de la Agencia Europea de Medicamentos de que los coágulos de sangre deberían figurar como un efecto secundario “muy raro” de Vaxzevria. Había examinado 86 casos de personas vacunadas que desarrollaron coágulos de sangre, 18 de los cuales terminaron fatalmente.

AstraZeneca respondió a la recomendación diciendo que estaba “colaborando activamente con los reguladores” para “implementar estos cambios en la información del producto”. Se refirió a los casos de coagulación como “eventos extremadamente raros”.

Aunque se desconoce exactamente por qué se pueden desarrollar coágulos de sangre después de la inmunización, investigadores en Noruega y Alemania han dicho que quienes los desarrollaron tenían anticuerpos que reaccionaron negativamente a la vacuna y que prevalecieron principalmente en individuos más jóvenes.

Vaxzevria se ha puesto en pausa en varios países –Alemania, los Países Bajos, Filipinas, Portugal y España han recomendado que solo las personas mayores de 60 años reciban la vacuna ampliamente distribuida, mientras que Francia y Canadá han recomendado vacunas alternativas para los más jóvenes.

Franco Locatelli, un asesor de salud del gobierno italiano sobre Covid-19, dijo el domingo que Vaxzevria es “seguro y efectivo”, pero agregó: “Si nos encontramos ante un número alarmante de deserciones, reconsideraremos el problema”.

Italia, uno de los países más afectados por la pandemia, ha vacunado a casi cuatro millones de ciudadanos hasta el momento, aproximadamente el 6% de su población de 60 millones.

SONDAS.BLOG: Parece que RT se ha unido a la infame campaña de vacunación que propone inyectarse una sustancia preparada por los mayores asesinos y mentirosos de la historia, apoyados, a su vez, por los gobiernos occidentales, que no han dejado de organizar guerras, genocidios y propagar la destrucción en medio mundo.

¿Es a ellos a quienes hay que creer? ¿Es en sus expertos en los que hay que confiar? ¡Quién se sentaría a negociar la felicidad de sus hijos con un grupo de capos! Sin duda que no aquellos en cuyas capacidades cognitivas aún ha quedado un mínimo de rigor intelectual, un mínimo de análisis y de lógica.

¿Nos hemos vueltos locos? Unas vacunas que no han seguido ninguno de los protocolos de seguridad que exigen todas las agencias médicas y cuyos fabricantes han quedado al margen de la ley, exentos de cualquier responsabilidad… Todo parece indicar que hay un objetivo no declarado detrás de todo ese amor de los gobiernos europeos por proteger a sus ciudadanos.

Ya hay tres estados en Norteamérica que no impondrán el pasaporte de salud. Ahora, una buena parte de los sicilianos rechaza la vacuna. No hay otro camino para salir de esta barbarie. Una vez que esas sustancias entren en nuestro cuerpo, comenzará a desarrollarse el programa –muerte a corto plazo y graves trastornos a medio plazo. Los efectos a largo plazo todavía están más allá de nuestra imaginación.

Es urgente rechazar los programas de vacunación y los pasaportes de salud. Pues no hay virus, hay gripe y numerosas enfermedades cardiovasculares, pulmonares y otras que afectan y siempre han afectado a una buena parte de la humanidad –especialmente a los mayores. No hay urgencia en fabricar vacunas –y, por lo tanto, deben ser voluntarias, seguras, y las empresas que las fabriquen deberán ser responsables de los efectos secundarios que causen.

Debemos escapar de la retórica fascista de los medios de comunicación, de las absurdas y contradictorias declaraciones de los “expertos” y de las normas gubernamentales. Debemos volver al contacto social y establecer una nueva normalidad basada en la reflexión, en la toma de decisiones, en la responsabilidad y en una comprensión transcendental de la existencia.

Ya hemos visto a dónde nos ha llevado la normalidad anterior, una normalidad basada en la despreocupación, la negligencia, la superficialidad, la juerga y los veraneos. Es tiempo de entender que somos nosotros los únicos responsables de nuestro destino. Es tiempo de entender que la entidad que está en la cama, es un lobo con la misión de devorarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s