Dios es bello y ama la belleza.

Dios es bello y ama la belleza,

Perdonador y ama el perdón,

Generoso y ama dar sin reservas,

Justiciero y reparador de los desequilibrios.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

La belleza no es un valor relativo al gusto subjetivista de los sujetos que se creen que existen independientemente del resto, que se creen que viven, que se creen que mueren, que se creen que obran, que se creen, en suma, su caricaturesco personaje, sino que la belleza es un valor absoluto reflejado del Absoluto sin principio ni fin y foco alumbrador de la trama existencial de la Tortilla Terrestre. No es bello lo que a cada cual le resulte bonito, como piensa el degenerado hombre occidental moderno, sino que bonito es aquello que nos abisma, es decir, que nos sumerge en el abismo insondable de la belleza de Dios, como por ejemplo una puesta de sol, la danza de los insectos, las arenas del desierto, una mirada pura, etc.

El perdón de Allah es la toma de consciencia de que todo lo que sea orientar la vida en torno al criterio subjetivista del impostado e irreal “yo” nos vela con respecto a Allah y nos conduce a la autodestrucción de los paliativos para paliar la frustración existencial de no saber para qué se vive y para qué se muere –viajes, fiestas, drogas, sexo descorsetado, Netflix, etc.

La verdadera generosidad es dar sin reservas, plenamente conscientes de que el ser humano no posee nada, sino que él mismo y cuanto él mismo cree poseer es poseído por el Dueño y Señor de todos los Dominios.

La justicia que emana del criterio subjetivista humano no es justicia, sino tiranía –bozales, vacunas asesinas, sanas distancias, transgenerismo, usura, confinamientos, toques de queda, inmovilidad, vida online, despoblación planetaria, transhumanización de los supervivientes, Inteligencia Artificial y robots inteligentes a cargo de todo. La verdadera justicia es la que emana del Corán y de las tradiciones proféticas, esto es, que la tabla de medir lo que es justo o injusto es la Shari’a Islámica, según la cual los terroristas infundidores de un infundado terror en la gente deben ser condenados a muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s