LA SERPIENTE ANTIGUA ESTÁ ALBOROTADA.

Al final del capítulo 10 del Bhagavadgita, en el que se detalla el conocimiento acerca de la gloriosa manifestación de la realidad iláhica (el Único Ser, siempre puro y trascendente), Krishna le pregunta a su amigo y discípulo:

¿Qué significa para ti este vasto conocimiento, Arjuna?

Arjuna no responde, sino que es krishna el que responde a su propio cuestionamiento:

Has de saber que yo sustento todo este universo, constantemente, con una sola fracción infinitesimal de mí mismo.

¿Qué quiere esto decir?

Esto quiere decir que el mundo y cuanto el mundo contiene es una singularidad abismal infinitesimal que tiende a cero, o a infinito, que viene a ser lo mismo; un espacio insondable e infinito sobre el cual es proyectada la impostura de la dualidad observador-observado (sujeto-objeto), con el propósito de que la consciencia-espejo individual se desenvuelva y se libre del quiste de la idea de “yo”, de modo que pueda gozar de las luminarias imperecederas que en la sacralidad del corazón moran, o habitan, en unión perfecta con Krishna.

Los que saben esto no sienten necesidad alguna de seguir viviendo, pues saben que la única realidad es la del Gran Espíritu, de modo que no cometerán la torpeza de mantenerse vivos a toda costa, aunque esa “costa” implique morir obedeciendo a la bestia –vacunas asesinas, bozales, sanas distancias, inmovilidad, confinamiento, vida online y conectividad al “internet de las cosas”, donde el ser humano es otra “cosa” que la IA controla.

Los que no saben esto no han de esperar otra cosa en la vida más que morir como ni los perros mueren, de manera absolutamente miserable e indigna.

El tiempo se agota y la serpiente antigua está alborotada. Tiene prisa en destruir, desnaturalizar y deshumanizar (transhumanizar) la creación máxima de Dios, el ser humano, en la creencia de que si se extirpa la consciencia codificada en el ADN se elimina al Creador y se inhibe la llamada-trompeta del ajuste de cuentas post-mortem, que será soplada al fin de los tiempos. Esta es la razón por la cual quieren “vacunar” a todo el mundo, o sea, hackear la secuencia genómica del hombre según fue codificada en la fitrah –la naturaleza que nos es propia.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s