El apartheid sanitario que se avecina será el más atroz de la historia.

Mientras los negacionistas del bicho se enzarzan en disputas infantiles acerca de si los inoculados desarrollan cualidades magnéticas o no, es decir, acerca de si se pegan artefactos metálicos en sus cuerpos, la agenda sigue avanzando y pronto se introducirán los pasaportes sanitarios para verificar el estatus médico de cada ciudadano. De esta forma veremos el amanecer de un apartheid médico, el más atroz de toda la historia, en el que los no inmunes, los no vacunados, serán la nueva escoria, desplazando así a la escoria clásica conformada por el lumpen más bajuno de la sociedad –los homeless, los drogadictos, las putas y los locos.

Ahora los no inmunes no tendrán derechos, más que el derecho de ser apartados de la sociedad, por el bien común y la seguridad de todos.

Mientras tanto, los inmunes irán muriendo, inadvertidamente, a base de las inyecciones asesinas de ARNm, mientras que las medidas draconianas de reclusión social, de control de masas y de tampones faciales se mantienen, pues las mutaciones del bicho mutante fantasma así lo requerirán.

Es necesario matar al sobrante humano que no tiene cabida en la nueva era transhumanista de IA (Inteligencia Artificial) y robots trabajadores, pues matando al 90% de la población planetaria es la única forma de hacer sostenible este insostenible mundo, donde las hordas de desocupados pretenderán seguir empeñadas en vivir bien y en viajar para explayarse en los desconfinados disfrutes que ven en la TV. Algo insólito que no será tolerado en la nueva era, y que solo sirvió en aras de la producción de individuos indolentes y carentes de una visión luminosa y trascendente de la vida y de la muerte, de modo que así se aseguraba la proliferación de sociedades deshumanizadas de borregos fácilmente maleables, cuya única aspiración existencial es mantenerse vivos a toda costa, aunque esa costa implique morir por el bien común –vacunas asesinas, bozales, inmovilidad, distancia social, vida online.

futuro1

Muerto el perro se acabó la rabia, así que los planes del deep state no pasan por mantener toda la vida a los enjambres de ociosos mediante una paguita mínima vital de supervivencia, sino matarlos, eliminarlos de la nueva matrix en ciernes; una nueva matrix de 500 millones de transhumanos conectados a la “nube” que vivirán una feliz vida 100% virtual (on-line) y una pequeña casta que vivirá desconfinada, disfrutando de los paraísos terrenales.

Si usted se está preguntando, ¿cómo hacer para pertenecer al grupo de elegidos que disfrutará desconfinadamente de la vida post-pandemia? ¿Cómo salvarse de la hecatombe vírica con vista a las vistas de ese maravilloso mundo de abundancia y felicidad que le aguarda a la casta?…

La respuesta es que las invitaciones ya han sido repartidas, y si a estas alturas usted no la ha recibido, eso quiere decir que enfilará el matadero, a su debido momento, independientemente de si cree o no cree en la religión Corona-19.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s