Lo importante no es mantenerse vivos, sino mantenerse humanos.

El genocidio propiciatorio de la despoblación mundial planetaria vía vacunas es indetenible, pero no importa, lo que importa es mantenerse humanos hasta el final, siempre fieles a Dios, al amor y a nuestra naturaleza no adulterada conforme fue diseñada y codificada en el ADN por el Creador, el Dueño y Señor de Todos los Dominios.

Lo que se viene es gordo y el batacazo para los ateos, ya sean negacionistas o afirmacionistas del bicho fantasma, va a ser brutal. Las nuevas cepas inducidas por las vacunas covid propulsarán un nuevo apretamiento de las tuercas que ya se ciernen sobre el gaznate del ganado humano –matanza de los inoculados, colapso de los hospitales, confinamientos severos, más bozales, vacunación de refuerzo obligatoria, eutanasia activa para liberar camas en los saturados centros de exterminio, aislamiento en campos de concentración para los que pretendan vivir sana y humanamente, reventón de la burbuja financiera basada en el dinero-deuda, asignación a cada sobreviviente de un crédito digital social de supervivencia, pases covid-free para poder ir al bar de la esquina, fin del sexo, vida on-line paulatinamente perpetua que se irá perpetuando y se perpetuará a perpetuidad, chipeado del ganado humano remanente y conexión de los mismos a la “nube” –la IA que descargará sus impulsos vitales y asignará a cada ciudadano su cuota de vida, siendo liquidados en cuanto caduquen.

fin2

Hollywood maneja información precisa. “The Happening (El Acontecimiento), 2008”. Un profesor de ciencias y su mujer intentan descifrar una serie de sucesos sobrenaturales en los Estados Unidos, que genera comportamientos extraños y suicidios en masa. La pareja trabajará para entender este misterio y luchará por sobrevivir a una gran crisis apocalíptica.

Son tiempos funestos porque son los tiempos finales; el fin de los siglos, o de las eras, donde la bestia de las eras, o de los siglos, anda desbocada al haber hecho dejación el ser humano de su responsabilidad como seres humanos, esto es, al haberse olvidado por qué fue creado y depositado en la Torta Terrestre, con el consiguiente déficit en la acción correcta acorde a la fitrah –la naturaleza que nos es propia-, de modo que la consciencia no se ofusque con las apetencias mundanas, que la bestia exacerba desde que hay democracia, y pueda reflejar fielmente la luz del Creador, sublimemente exaltado y esplendorosamente radiante y clamorosamente bello.

Empero, o pero, como ya nadie recuerda al Creador, lo que ocurre es que la bestia ha ocupado el lugar de su recuerdo, y ahora todos la adoran y están felices de ser llevados al matadero, por su propio bien y la seguridad de todos, o sea, por el “bien común” del que no deja de hablar el satanista Papa Francisco.

El corolario del olvido de Dios no puede ser otro que lo que estamos viviendo hoy en día a una escala planetaria, tras las fases previas de degradación moral, materialismo, aberración LGTB y egolatría, fases necesarias para pudrir las sociedades y que ahora acepten ser suicidadas ante la pujanza final de la bestia de las eras, que acabará en una orgía apocalíptica de desenfrenada desesperación, muerte y destrucción, siendo su punto máximo de álgida excitación cuando los inoculados se vuelvan locos, se suiciden en masa, se coman entre ellos y traten de dar muerte a sus congéneres sanos (los no vacunados)… esto es, el famoso apocalipsis zombi de las películas.

apo2

Lo hemos sentido, hemos visto las señales… ahora está ocurriendo.

“The Happening (El Acontecimiento), 2008.”

Todo el mundo, excepto aquellos que firmemente se aferren a su sagrada humanidad incontaminada y a la luz de la consciencia primigenia que todo lo alumbra y que todo lo penetra, sucumbirán y seguirán sumisos a la bestia hasta su total exterminio y aniquilación definitiva en el abismo de fuego que se cernirá sobre ella y sus seguidores en la Otra Vida, donde experimentarán la segunda muerte, la verdadera muerte, que es la muerte del espíritu.

Para los conscientes, en cambio, para los que no mancillen la codificación (ADN) del templo sagrado de sus cuerpos mediante el bautismo negro de las vacunas asesinas de ARNm… jardines elevados por donde los arroyos fluyen y Huríes, de ojos como perlas ocultas, que se solazan al sol del amor, de la verdad, de la justicia y de la belleza eterna.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s