Una agenda criminal bien organizada y largamente planificada.

El genocidio de las vacunas asesinas de ARNm es inevitable, así como es inevitable el establecimiento del nuevo orden mundial transhumanista de IA (Inteligencia Artificial), robots trabajadores y control total del remanente residual humano.

Cuando la desconexión a la fuente de la que todo dimana, que es Allah, se pierde, dicha conexión es reemplazada por la conexión a la bestia, razón por la cual el mal se empodera y se desata hasta la consumación final de todos sus planes, todos ellos desembocantes en la muerte postrera del ser humano.

…Todos estuvieron de acuerdo, salvo Iblis, que no aceptó someterse. (12) Dijo: “¿Qué te impide servirle, habiéndotelo ordenado?” Iblis replicó: “Yo soy superior a él (el ser humano). A mí me creaste de fuego, mientras que a él lo has creado de barro.” (13) Dijo: “¡Fuera de aquí! En este lugar no cabe que seas soberbio. ¡Sal de él! A partir de ahora serás despreciado y humillado.” (14) Dijo: “Dame de tiempo hasta el Día que sean resucitados.” (15) Dijo: “Se te concede ese plazo.” (16) Dijo: “Ya que me has extraviado, estaré al acecho para que no entren en Tu camino de rectitud. (17) Luego les acometeré por delante y por detrás, por la derecha y por la izquierda y verás que la mayoría de ellos son ingratos.”

CORÁN – SURA AL ARAF

Cuando el hombre no vive acordemente a la fitrah –la naturaleza que nos es propia-, entonces vive en torno a aquello que lo degrada y humilla en fases sucesivas, hasta que se llega a los bozales, a las vacunas asesinas para todos, a los confinamientos, a los toques de queda, a la deshumanización rampante y a la criminalización de los que pretenden vivir sana y humanamente, sin inyecciones.

Nacer, crecer, degradarse y morir, son las fases consustanciales a cualquier nivel de fractalidad de este plano existencial de la Torta Terráquea. La humanidad, en tanto que organismo colmena, o sea, en tanto que entidad social, nace en estado de pureza, -como nacen los bebés del útero materno-, se desarrolla y crece, madura en sociedades luminosas, se degrada al experimentar la lejanía de la fuente primigenia y al acentuarse el olvido de nuestro luminoso origen y, finalmente, se corrompe hasta el tuétano y muere.

La salvación ya solo es posible a un nivel individual, pues la reconexión a Dios siempre es posible para cada ser humano consciente, pero a nivel social el ser humano está ya muerto y lo que le espera es su total exterminio, logrando trascender los demoledores estragos del fin de los tiempos sólo aquellos que anclaron su corazón a la luz del Creador, el Dueño y Señor de Todo los Dominios.

Finalmente, cuando ya no haya seres humanos libres sobre la Torta Terrestre, esto es, cuando ya no haya personas no vacunadas –a saber, no transhumanizadas-, el velo del mundo será retirado y cada cual se unirá a su igual, en las luces o en las sombras, los planos existenciales del paraíso serán desplegados y se decretará la segunda muerte, o muerte definitiva, para los que se olvidaron de su luminoso origen en el esplendor de las luces y fueron, sumisos, al matadero que la bestia adornó para ellos de vida y de esperanza de volver a las diversiones mundanas de antes del virus fantasma.

No se vacunen. Es la eternidad lo que está en juego.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s