A cada cerdo le llega su hora.

¿Por qué los globalistas y los gobiernos están tan desesperados por alcanzar tasas de vacunación del 100%?

Brandon Smith para Libertarian Hub

No creo que sea la única persona que lo ha notado: ha habido un diluvio repentino de propaganda de vacunación contra el covid y propaganda de pasaporte de vacuna en el último mes, más de lo que hemos visto desde principios de este año. En los Estados Unidos el gobierno y sus terminales todavía clama desesperadamente por una tasa de vacunación mucho más alta. En lugares como Europa, el Reino Unido y Australia, las tasas de vacunación son más altas y los gobiernos han pasado a la fase “pasaporte de vacunas”.

¿Cómo es posible que casi todos los gobiernos del planeta estén de acuerdo sobre el totalitarismo médico? Bueno, es bastante fácil de entender cuando te das cuenta de que la mayoría de ellos están vinculados entre sí a través de instituciones globalistas como el Foro Económico Mundial, que en repetidas ocasiones ha calificado a la pandemia como una “oportunidad perfecta” para impulsar sus planes para un “Gran Reinicio”.

El “Gran Reinicio” es una usurpación ideológica a largo plazo de lo que queda de la libertad individual y las economías de libre mercado, y su objetivo es la imposición de una dictadura socialista/comunista global. Los globalistas envuelven estos objetivos en palabras que evocan conceptos positivos, pero en el fondo el “Reset” significa el final de la libertad tal y como la conocemos hoy. Pero, ¿cómo lograr ese objetivo?

Gracias a la “casualidad” el WEF y la Fundación Bill y Melinda Gates describieron exactamente cómo planeaban hacerlo durante una “simulación” que llevaron a cabo en octubre de 2019 llamada “Evento 201”. Durante el evento, imaginaron una pandemia masiva de coronavirus, que supuestamente se habría propagado de animales a humanos, lo que facilitaría la necesidad de restricciones generalizadas sobre las libertades individuales, las economías nacionales, así como Internet y las redes sociales. Exactamente el mismo escenario que los globalistas del WEF jugaron durante el Evento 201 sucedió en el mundo real tan solo dos meses después.

En cualquier caso, la pandemia en sí ha sido una bendición para los globalistas. No hemos visto un poder gubernamental de gran alcance ni una toma de poder corporativo desde el ascenso de los nacionalsocialistas en Europa y la expansión del comunismo en Rusia y China hace casi un siglo.

No hay duda; las instituciones globalistas y sus “socios” gubernamentales son los mayores beneficiarios de la crisis del covid. Pueden obtener el máximo poder social y político si su agenda para explotar la pandemia tiene éxito.

Dicho esto, hay algunos problemas en su plan, y es por eso que creo que estamos viendo un impulso de propaganda agresivo en las últimas semanas. Por ejemplo, parece que la tasa de vacunación, especialmente en los EE UU no es tan alta como habían previsto.

Si bien la Administración Biden y los CDC afirman una tasa de vacunación general del 67%, muchas otras estadísticas, incluidas las cifras de mapas estatales de Mayo Clinics, indican que solo cuatro estados tienen una tasa de vacunación superior al 65% (para una dosis o más), y la mayoría de los estados tienen tasas del 50% o menos. Incluso los estados de gran población azul como California y Nueva York no están por encima de la marca del 65% y, francamente, esos números no van a ninguna parte ya que las vacunas están cayendo por un precipicio.

Si alguien no se ha presentado hasta ahora con cero tiempos de espera y amplias dosis en todas partes, es poco probable que llegue a vacunarse.

Estadísticas contradictorias sugieren que Biden y los CDC están inflando sus números de vacunación para crear la ilusión de que una gran mayoría de estadounidenses apoyan el pinchazo. Y si este es el caso, que expliquen por qué Biden, Fauci y los principales medios de comunicación están alimentando por la fuerza al público con una exageración a favor de las vacunas que contradice constantemente la ciencia real. El miedo no está siendo tan eficaz como esperaban.

Pero, ¿por qué quieren una vacunación del 100%? ¿Por qué están tan desesperados por lograr que todas las personas del mundo obtengan la inyección de ARNm?

Después de todo, la tasa de muerte promedio (IFR) de covid es de un mero 0.26% de los infectados (esta es una estadística que los medios de comunicación se niegan constante y deliberadamente a mencionar al público). Esto significa que el 99,7% del público NO está en peligro de covid, ya sea que esté vacunado o no.

Los medios siguen diciéndonos que solo mueren los no vacunados, pero esto es una mentira, como tantas otras mentiras que nos han estado vendiendo cuando se trata de covid. Entonces, ¿cuál es el punto de tomar una vacuna experimental si la tasa de muerte del virus es tan baja y el pinchazo no necesariamente te protege?

No tiene sentido. La ciencia y las estadísticas no lo respaldan. A las vacunas ni siquiera se les puede atribuir la disminución de infecciones y muertes este año; los números se desplomaron en enero: solo el 5% de la población estaba vacunada en febrero. La única explicación de esto es que la población se vio afectada por la inmunidad colectiva hace muchos meses. ¿Recuerdas cuando los gobiernos dijeron que necesitaban un 70% de inmunidad colectiva o vacunación para detener los cierres y los mandatos? Los postes de la portería se han movido varias veces y la “ciencia” del gobierno cambia mensualmente. Ahora afirman que la inmunidad colectiva no importa y exigen una vacunación del 100%.

Debemos hacer la pregunta nuevamente: ¿Por qué el implacable gobierno impulsa la saturación total de las vacunas? ¿Por qué?

Solo puedo postular teorías basadas en la evidencia disponible, pero creo que para la mayoría de nosotros está claro que las vacunas NO tienen que ver con la salud pública ni con salvar vidas. Obviamente se trata de otra cosa …

Como advirtieron numerosos expertos en virología y vacunas durante el año pasado, existe un gran riesgo de efectos secundarios nocivos para la salud cuando se trata de tecnología de ARNm experimental. Incluso uno de los creadores de las vacunas de ARNm ha sugerido que existen peligros al implementar estos cócteles de manipulación genética sin más pruebas. Cabe destacar las preocupaciones sobre los trastornos a más largo plazo, como los trastornos auto inmunológicos y la infertilidad.

Los principales medios de comunicación y los globalistas argumentarán que “no hay evidencia” de que las vacunas de ARNm causen efectos secundarios mortales o infertilidad. Yo diría que NO HAY EVIDENCIA de que estén a salvo. La mayoría de las vacunas se prueban en el transcurso de 10 a 15 años antes de ser lanzadas al público para su uso. Las vacunas covid se lanzaron al público en unos meses. Honestamente, no tengo ninguna intención de actuar como conejillo de indias para una vacuna no probada.

Pero, ¿qué pasa si las élites saben exactamente cuáles serán los efectos secundarios? ¿Qué pasa si las vacunas son una parte fundamental de su “gran reinicio”?

La cuestión de la infertilidad en particular es la que más fuego está provocando en el establishment, y yo señalaría una narrativa particularmente insidiosa que se está implantando en los medios de comunicación. Siempre que la gente cuestiona la posibilidad de esterilidad causada por las vacunas, los burócratas y las cabezas parlantes de los medios van al ataque y luego dicen: “No hay evidencia de que las vacunas causen infertilidad, pero el Covid-19 podría causarla…”

Y ahí lo tienes. En mi opinión, se está preparando el escenario para un evento de infertilidad masivo, y se culpará al covid en lugar de a las vacunas experimentales. Es por eso que el sistema necesita una tasa de vacunación del 100%; las personas no vacunadas constituirían una prueba de su delito. Déjame explicarlo…

Mi preocupación es que la agenda de reinicio de Klaus Schwab es imposible de llevar a cabo de manera permanente a menos que la población humana se reduzca considerablemente en un corto período de tiempo (una generación o dos). Los globalistas hablan constantemente del control y la reducción de la población. Las elites como Bill Gates son famosas por ello. ¿Es de extrañar que ideen un plan para conseguirlo?

¿Qué pasa si, como han sugerido muchos expertos, los efectos secundarios de la vacuna originan una disminución drástica poblacional? No lo sabremos con certeza hasta dentro de un par de años, al menos, ya que los trastornos auto inmunológicos y la infertilidad tardan en hacerse visibles en una población. El plazo medio para diagnosticar realmente un trastorno autoinmune es de 4 a 5 años. La infertilidad puede tardar de seis meses a un año en diagnosticarse.

Si una gran población de millones de personas permanece sin vacunarse después de los próximos dos años, entonces representarán un grupo de control considerable e innegable. Un grupo de control es un grupo de sujetos que actúan como una muestra pura que no ha sido tocada por un experimento de drogas o vacunas. Si el grupo vacunado se enferma o muere por afecciones específicas y el grupo de control no tiene esas mismas afecciones, entonces es una muy buena señal de que su vacuna o medicamento es veneno.

El 50% de los estadounidenses y porcentajes más pequeños en otras naciones son un grupo de control para las vacunas experimentales. Si algo sale mal con las vacunas, seremos la prueba. Sospecho que esto es lo que realmente temen las elites.

Tienen que obligarnos a vacunarnos a TODOS para que no haya un grupo de control y, por lo tanto, no haya pruebas de lo que han hecho. Simplemente podrían culpar de los trastornos de salud masivos al propio covid, o a algún otro factor inventado.

Sin duda, esto podría suceder de todos modos. Los pasaportes de vacunas son la línea en la arena para la mayoría de las personas. Incluso estamos viendo extensas protestas y disturbios en lugares como Italia, Francia, Reino Unido y Australia por el draconiano esquema de pasaportes. Estados Unidos, sin embargo, es donde tendrá lugar la pelea más grande, en mi opinión. Tenemos una población armada, millones y millones de civiles y veteranos de combate entrenados, un ejército con alrededor del 70% de conservadores e independientes y una comprensión histórica de la guerra asimétrica. Como hemos visto en lugares como Afganistán, los tanques, jets, misiles y drones no son garantía de victoria contra una fuerza guerrillera.

Los pasaportes de vacunas no van a suceder aquí. Simplemente no lo permitiremos.

Los globalistas han puesto en marcha un juego final: podría ser un juego final para nosotros, pero también podría ser un juego final para ellos. Están en una línea de tiempo estricta. Deben obtener tasas de vacunación cercanas al 100% en los próximos años o antes. Deben obtener sus pasaportes de vacunas en los próximos años o antes. Y deben inculcar condiciones de bloqueo permanente a corto plazo para sofocar la creciente disidencia. Ahora estamos en una especie de carrera en la que los globalistas deben implementar su agenda lo más rápido posible mientras que nosotros debemos resistir y contenerlos hasta que la verdad sea obvia para las masas; la verdad de que los cierres, los mandatos y las vacunas nunca tuvieron que ver con la seguridad y siempre con el control, desde el control social hasta el control de la natalidad.

cer2

SONDAS.BLOG: Los analistas críticos con el sistema adolecen del mismo caos y de la misma confusión conceptual que los analistas del sistema. Ambos creen que pueden dar sentido a la existencia, a la vida, explicar el portentoso escenario de la creación… sin necesidad de un objetivo final transcendente.

Brandon nos advierte, sin la menor reflexión por su parte, de que este montaje pandémico significa el final de la libertad tal y como la conocemos hoy.

¿De qué libertad nos está hablando? ¿A qué libertad se refiere? ¿A la de no realizar las debidas abluciones cada vez que nos salimos del estado de purificación, cada vez que hacemos nuestras necesidades o tenemos relaciones con nuestras esposas? ¿A la de limpiarnos con papel en vez de con agua, transportando nuestros orines y heces durante todo el día, pegados a nuestra piel y a los calzoncillos? Eres un cerdo, Brandon, como los seis mil millones de humanos que deambulan por las calles, por los edificios, por las fábricas, por las oficinas, por las instituciones internacionales… con su propia mierda pegada a sus culos. O ¿acaso te refieres a la libertad de follar con la primera que se te presente en algún pub de moda? ¿Es eso lo que hemos perdido con el gran reinicio? ¿Es esa la libertad añorada? Solo para ti y los tuyos, los seis mil millones de cerdos que gruñen desesperados porque están perdiendo su libertad.

¿Quizás su libertad sea seguir comiendo cuando su Creador les ha ordenado que ayunen durante un mes específico? Ellos siguen comiendo, como los cerdos, sin importarles lo que comen, sin agradecer, sin recordar por qué están vivos, por qué existen; sin recordar Quién les trajo a la existencia, para qué.

¿Acaso alguien que vive en esta inconsciencia no es igual a un cerdo? Mas recordarás, Brandon, que a todo cerdo le llega su San Martín. Y bien, este es el día anunciado, el día del sacrificio. ¿Para qué pueden servir millones de cerdos gruñendo y comiendo todo lo que encuentran a su paso? Para qué, si no es para alimentarnos con su carne. Tu carne, empero, no tiene valor, no es apreciada. ¿Cuál puede ser entonces el sentido de que todavía sigas vivo? ¿Tu libertad? ¿La libertad del cerdo, de vivir como un cerdo, omnívoramente?

Pero quizás tú, Brandon aspires a una libertad más cualitativa que la del resto de los cerdos que te acompañan cada día en tu miserable rutina. Quizás haya en tu comprensión cognitiva algún elemento más elevado que en la de los otros cerdos. Quizás tu libertad haya ido más allá de las pasiones desbocadas y exijas que se respete tu creencia en un dios tricéfalo, en una familia divina, en un dios asesinado por la chusma para redimirnos de nuestros pecados. Quizás. Pero ¿y si tú, todos los cerdos, formaseis parte de esa chusma, la que no se puede redimir, la que será combustible del infierno? ¿Qué dicen de todo ello tus análisis críticos, tus veteranos bien entrenados y bien armados? ¿Crees realmente que esos psicópatas se pueden comparar a los talibán? ¿Crees que les mueve a luchar el mismo objetivo?

El sistema nos anima a transformarnos en terminales digitales, a desconectarnos de la fuente, a virtualizarnos… Y tú nos propones luchar por mantener nuestra libertad de cerdos. No hay diferencia. Se trata de imponer una subjetividad sobre todas las demás. Mas ¿qué es la subjetividad humana, sino elucubraciones y vagas suposiciones?

No sabes vivir, Brandon. Te mueves como los cerdos, guiado por instintos de supervivencia. Te arrastras moribundo tratando de retardar lo más posible el momento de caer en la tumba, el momento de manifestarse implacable tu fracaso existencial, el absurdo en el que has vivido, la simplicidad con la que escribías tus análisis políticos.

Lo que nos propones es luchar para ser libres y poder seguir viviendo como cerdos, comiendo lo que nos den, tostándonos al sol en alguna playa custodiada por cerdos que nos piden nuestra identidad de cerdos.

Mas ¿qué harías, Brandon, si en alguna de esas playas te encontrases con un ser humano completo, libre, consciente? Lo matarías, no podrías resistir su luz, su pureza.

Ha llegado el día de San Martín. Que vayan los cerdos poniendo su cuello para ser degollados. Ahí está vuestra libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s