Poesía despreocupada para un mundo en zozobra.

Cincuenta años en el mundo,

Sin ser del mundo;

Allí donde el corazón mora,

Este moro mora, moró y morará.

*

La muerte luminosa de lo no nacido,

Alumbrada por la presencia de aquella realidad remota

Que es anterior y posterior al tiempo

Y que en el no tiempo de la eternidad del presente instante,

Reside.

*

El espejismo reasumió la luz del alumbramiento,

Quedando disuelto en la irrealidad de su propia nada

Y quedando manifiesto como la verdad,

Una y única.

*

La mariposa se posa, graciosamente,

En las florecillas de mi cercado,

Ajena a la inminencia de su muerte.

*

Así como lo muerto

Se adentra en lo vivo,

Lo vivo se adentra

En lo muerto.

*

La salud no se inyecta,

Sino para los que no saben

Que la salud es el fruto

Del conocimiento.

*

Del amor venimos,

En el amor moramos

Y hacia el amor nos encaminamos.

*

La espada de la justicia refulgirá,

Eclipsando el mundo

De la ganancia y la pérdida.

*

Las vacunas asesinas

Están funcionando muy bien;

Se culmina la zombificación del ser humano

Gracias a la sustancia equis.

*

La clamorosa llamarada del clamor

De los enjambres de agonizantes

Resuena, a mis oídos,

Como sinfonía de arpas celestiales

Pulsadas por invisibles dedos angelicales.

-despojosdeoccidente

COMENTARIO:

Son varios poemas despreocupados, sin orden ni concierto, que hemos escribido, o escrito, por puro aburrimiento.

Hay desorden en las ideas de los negacionistas negadores del covid19: ¿Cómo vamos a salvar a nuestros hijos del pinchazo asesino? ¿El gobierno terrorista puede ser derrotado? ¿Las movilizaciones, antes del próximo confinamiento severo, servirán para algo? ¿Hay que armarse de valor y de armas de fuego para combatir la tiranía? ¿Nos vamos al desierto o a la cima de la montaña? ¿Guardamos en casa comida y agua para sobrellevar el gran reinicio y el inicio de la nueva era transhumanista?

La respuesta a todas estas preguntas acuciantes se halla en el sagrado Corán, pero la mayoría de los negacionistas son ateos o idólatras,  así que sucumbirán a la raposa, al igual que los afirmacionistas.

La raposa es la inercia descendente hacia la sima de la ausencia de luz, que próximamente dejará a todo el mundo en la más absoluta de las tinieblas.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s