Sólo el esclavo de Dios desconoce lo que es el miedo.

Gracias a que la mente es libre…

Al escuchar las gotas de lluvia

Repiquetear en la ventana,

Las gotas y yo devenimos Uno,

O sea, indiferenciados.

-DOGEN (Adaptado al español por despojosdeoccidente)

COMENTARIO:

Se trata de un hermoso poema del maestro Dogen que solo los que son como Dogen serán capaces de apreciar, y que hace alusión a que cuando el observador está muerto en lo observado, somos Uno con el Uno, pues de la fuente de las luces nunca estuvimos separados, sino aparatosamente, es decir, en la apariencia del aparataje de la trama existencial.

Solo los obnubilados con las pantallas, esto es, con las escenas del teatro de la vida que proyecta la creencia en un ”yo” personal e intransferible regido al albur de la subjetividad relativa al sujeto que cree ver, oír, paladear, tocar, oler y pensar, solo ellos, decimos, están incapacitados para ser lo que ya son: Uno con el Uno, estando las criaturas obnubiladas con la dualidad sujeto-objeto condenadas al errático vagar por el mundo de las sufrientes causas intermedias interpuestas a modo de velo entre la consciencia (la mente) y la Causa Última y Primera, todo lo cual configura el teatro existencial de la ilusoria vida, donde la única realidad es la de la luz alumbradora y auto-manifestada que alumbra la radiante irrealidad de las formas impostadas que sirven de elementos de fijación para el tenebroso “yo” impostor.

Esto quiere decir que todo el mundo se vacunará y será marcado por la bestia, menos un puñado de valientes que no le temen a los terroristas del gobierno, pues ya apenas hay seres humanos capaces de morir como Dios manda en la fidelidad absoluta a la luz y en la ausencia total de miedo, plenamente sabedores, o conscientes, de que mancillar el templo sagrado del ADN con las inyecciones venenosas covid conllevará atroces consecuencias, tanto en esta vida como en la vida post-mortem.

La puerta de la cárcel está abierta para nosotros, los hombres de Dios, pero nos vamos a quedar a contemplar como la fascinación por este fascinante mundo perecedero se desvanece en su propia nada, dejando a su paso riadas de muerte y sangrienta desesperación entre las filas de los ateos, de los idólatras y de los hipócritas, que tan lastimeramente se aferran a la irrealidad de sus impostadas vidas, sacrificando así la visión de las luminarias imperecederas y quedando, en consecuencia, impedidos para reconocer a Layla y unirse a Ella, la luz de las luces, cuando mueran y el espíritu se separe del cuerpo, quedando así condenados a la condenación eterna en los fuegos exterminadores de la sima del olvido de la majestuosa realidad que en los corazones habita.

Toda vida humana es un ejercicio de reactivación del recuerdo de la luz del corazón, con vistas a unir lo que nunca se separó. Los que fallen la prueba y arruinen su corazón, ennegreciéndolo  en la transgresión y en la ofensa a Dios, serán calcinados y morirán para siempre después de su muerte primera.

El que tenga entendimiento, que entienda; y el que no, que se vacune y que le den por el culo.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s