Los vientos han cesado, la mente se ha calmado. Una reflexión acerca del fin de los tiempos.

El viento se ha calmado;

Las flores han caído y yacen en el suelo;

Los pajarillos, felices en su jolgorio, están cantando;

Las majestuosas montañas se ocultan

Tras un velo de sombras…

Este es el maravilloso poder

De las verdaderas enseñanzas.

-Ryokan.

COMENTARIO:

Es un maravilloso poema del maestro Ryokan, que hemos adaptado libremente al español sacrificando la literalidad en favor de la verdad que pretende transmitir, como siempre hacemos en este foro de despojos de occidente, pues determinadas palabras percuten contraproducentemente en la prejuiciada mente del desvergonzado hombre moderno, debido al prejuicio de sus torpes mentes desquiciadas acerca de todo aquello que resuena a religiosidad, a verdad y a santidad.

Y luego, esto es lo que decimos acerca de aquello que el maestro vehicula en su poema:

El viento se ha calmado porque el observador no está en lo observado, sino que su mente brilla libre, espontánea y radiante en la contemplación pura del puro Ser, omnipresente, omniabarcador y omnipenetrante, que todo lo alumbra, o ilumina. El viento se ha calmado porque la mente ha devenido calma debido a que el poseedor de dicha mente no está en las cosas, sino en la luz que a las cosas alumbra. De esta manera, desapegado de la creación y apegado al Creador, los verdaderos hombres viven y mueren para no volver a nacer ni a morir nunca.

Las flores se han caído porque la mente del hombre devenido calmo está vacía de todo lo que no es Ella, Layla –la mujer primigenia. Pensamientos, emociones y sensaciones son ahora el manto de la gloria con la que los hombres de Dios se revisten.

Los pajarillos están cantando porque todo es gozo y alegría para el hombre calmo, que sabe que de Ella no está separado, sino en la apariencia de la aparatosidad de las formas perecederas.

Las montañas ocultadas detrás de las sombras significa que las montañas del miedo y del desvarío se ocultan tras el manto de benevolencia y beatitud de Layla, cuyo amor facilita a sus enamorados todas las cosas y extirpa todas las dificultades, para siempre, en la eternidad de los siglos sin fin ni principio.

Este es el maravilloso poder de los hombres que están en el mundo, sin ser del mundo. Este es el maravilloso poder de las verdaderas enseñanzas. Este es el maravilloso poder de los que se maravillan, anegados por los efluvios de amor de Layla, quedando desmaravillados con respecto a todo lo demás, es decir, todo aquello que no es Ella.

Como colofón al presente comentario haremos una mención, como casi siempre hacemos, al gobierno terrorista. La sacudida apocalíptica planetaria es inevitable por la parálisis espiritual del hombre moderno, indefenso, tras décadas de adoctrinamiento en los valores democráticos, ante los coletazos finales de la bestia –bozales, vacunas asesinas, sanas distancias, deshumanización rampante, transhumanización, miedo al prójimo, materialismo, vida online, fiestas y viajes para paliar el sinsentido de vivir solo para no morir, inmovilidad, confinamientos, comida sintética gratis a cambio de obedecer a los terroristas, ambigüedad sexual, etc.

Empero, nosotros, el remanente fiel, no nos vamos a vacunar ni vamos a respetar cualquier dictamen de esos demonios que contravenga la ley natural, y así declaramos nuestra adhesión a la resistencia en legítima defensa de nuestra sagrada humanidad incontaminada, con todos los medios, espirituales y materiales, a nuestro alcance.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s