No hace falta ser profeta para saber cómo estamos y hacia dónde nos encaminamos.

No hace falta ser profeta para dilucidar, es decir, arrojar luz, al futuro de la humanidad, visto lo visto con respecto a las señales y signos que señalan y significan que el tiempo asignado a la proyección existencial proyectada sobre la pantalla de la Torta Terráquea, llega a su fin. Simplemente hay que tener ganas de estudiar a los sabios ancestrales, interiorizar sus enseñanzas, analizar los perturbadores hechos del mundo actual, reflexionar y llegar a conclusiones, algo incompatible con el sucedáneo de ser humano moderno, devenido en ganado gracias a décadas de adoctrinamiento en los valores democráticos –los valores satánicos, entre los cuales destaca la sacrosanta libertad individual para autodestruirse mediante la libertad liberticida de medrar en el vicio y hacer lo que a cada hombre-simio le plazca, esto es, le de placer, sobre todo placer sexual. Pero si no le place usar el bozal, la policía perruna le multa. Y si no le place inocularse la ponzoña de la vacuna covid, es tachado de irresponsable, pasota, insolidario, criminal y terrorista.

Comenzaremos nuestro estudio escatológico de esta humanidad degenerada remontándonos al origen de todo mediante el planteamiento de las acuciantes preguntas que antes de la depravación general actual, a todo el mundo acuciaban, o atosigaban:

  1. ¿Qué es esto, o sea, qué es el mundo?

El mundo es la carcasa externa de aquello que es sin necesidad de ser, es decir, el mundo es un desdoblamiento lumínico auto-desdoblado, o auto-irradiado, que emanó, o irradió, de la luz imperecedera; siendo por tanto, el mundo, luz también. Esto quiere decir que la luz, el alumbramiento y lo alumbrado es una triada que no está separada, o sea, diferenciada, y que participa del principio omnipresente, que es anterior y posterior al tiempo. Sólo los imbéciles no saben esto, razón por la cual hoy todos creen en la evolución azarosa del mono desde la ameba, y de la ameba desde un reventón remoto de no se sabe qué cosa.

  1. ¿Por qué existe el mundo?

El mundo existe porque el ser humano lo ve, lo oye, lo huele, lo siente, lo toca, lo paladea y lo piensa.

  1. ¿Qué es el ser humano?

El ser humano es una facultad de ver, de oír, de oler, de saborear, de palpar, de pensar y de reflexionar, sobre lo cual erige la creencia de su tenebrosa individualidad, o “yo soy” separado del resto. E igualmente sobre dicha misma base de manifestación se erige, o se yergue, o se eleva, o se levanta, la visión de la clara luz, clarificada a la luz del conocimiento supremo, tras quedar el espejo de la consciencia purificado de todo aquello que es solo una realidad en apariencia.

Todo depende de cómo utilice el hombre su facultad veedora, oidora, oledora, pensadora, tocadora y saboreadora, ya sea para volar y trascender lo creado o para hundirse en el pozo oscuro y ponzoñoso de mierda donde va a parar todo lo creado que queda desenraizado del Gran Espíritu.

Entender esto requiere desaprender todo lo que el mundo moderno enseña en los colegios, en las universidades, en los foros de expertos y en los Think Tanks satánicos, como TEDx.

  1. ¿Quién es el facultativo que facultó al ser humano su facultad de trascendencia?

El facultativo es Allah. Leer el Sagrado Corán y su comentario publicado en sondas.blog para más información.

  1. ¿Por qué afirmamos que estamos viviendo el fin de los tiempos?

Estamos viviendo el fin de los tiempos, o de los siglos, o del mundo sujeto al tiempo, porque el ser humano se ha desprendido de la facultad que cualifica su condición humana, quedando así inhibida su capacidad para trascender el mundo y ser, de forma consciente, lo que ya es: LUZ. El mundo fue creado para el hombre con vistas a que en el espejo de la consciencia del ser humano el Creador se viera a Sí mismo reflejado.

Cuando lo creado no sirve a la función para la cual fue diseñado y exteriorizado, esto es, reflejar la luz del Creador, deviene su decadencia y autodestrucción. Y eso es lo que está pasando, lo que va a pasar cuando la bestia termine de aniquilar a los últimos seres humanos, esto es, al remanente fiel al Creador que se niega a ser deshumanizado –bozales, vacunas asesinas, confinamiento, relativismo moral, miedo al prójimo, inmovilidad, sanas distancias, ambigüedad sexual, vida online, desconexión de la Órbita Divina y conexión a la I.A. del internet de las cosas.

COROLARIO:

Aquellos que sean sellados por la bestia, serán aniquilados junto a la bestia, cuando la bestia sea arrojada al lago de fuego en el que desembocan todas las simas infernales, es decir, las formas, o maneras, de conducirse erróneamente en la vida, o pecaminosamente.

Aquellos que sean sellados por el Creador, serán encumbrados, alumbrados y sostenidos por el Creador, cuando el Creador reclame para Sí todas las luces, es decir, cuando el velo del mundo se desprenda y lo igual se una a lo igual, en las sombrías sombras del infierno o en las luminarias paradisíacas del paraíso.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s