Crónica de una caída y un resurgimiento.

Estamos en el año 1 de la nueva era de los cielos nuevos y de la tierra nueva, tras ser arrojada la bestia, y sus adoradores, al lago de fuego perpetuo. Lo que sigue ahora es la crónica del apocalipsis del viejo mundo tal y como fue presenciado por el justo, varón santo y mártir Uzman García, autor de este blog de despojos de occidente, para gloria del Glorioso no nacido que no muere nunca.

En el año 2020, el año de la bestia, la organización terrorista de la salud, OMS, declara pandemia global a causa de la pestilencia covid19, la cual no es más que la gripe común de toda la vida, pero rebautizada. Se aterroriza, mediante los medios masivos de intoxicación mental de la TV, la radio y el internet, al ganado humano para que obedezca las satánicas normas sanitarias: bozales, confinamiento severo de las personas sanas o no sanas, cierre del comercio no online, sanas distancias, lavado de manos frecuentísimo, miedo a los semejantes, resquemor hacia el prójimo, incertidumbre general acerca del presente y del futuro.

Entre las atrocidades mayores acaecidas figura la normalización del maltrato infantil mediante la obligación de obligar a los niños a vestir el denigrante e insalubre bozal. Los padres estaban encantados con dicha medida, pues aseguraban que es preferible traumatizar a los niños, a que se mueran por culpa de la pestilencia del inexistente covid19. Sin duda, o no cabe duda, que la advertencia de Jesús, el hijo de Maryam, se hizo realidad en los criminales padres que cometieron tal fechoría contra sus propios hijos, cuando afirmó que a cualquiera que dañe a un niño más le valdría atarse una roca al cuello y hundirse en el mar.

En el año 2021, el año del sellamiento de la bestia, comienza la inoculación masiva de la inmundicia que llaman “vacuna”. El objetivo es propiciar la despoblación planetaria a medio y largo plazo, pues 7 mil millones de hombres-simios no tienen cabida en la nueva era transhumanista de I.A. (Inteligencia Artificial) y robots trabajadores.

En el año 2022, el año de la persecución, se redoblan las dosis de refuerzo y adicionales de las vacunas asesinas para tratar de refrenar en lo posible la matanza que las propias vacunas están ocasionando. El gobierno terrorista y el ganado humano le echan la culpa de la mortandad pestilente a los negacionistas que rechazan ser inmunizados con el antídoto, los cuales empiezan a ser perseguidos para ser recluidos en campos de aislamiento, posteriormente de exterminio, y salvaguardar así a la sociedad de su dañino influjo vírico.

En el año 2023, el año del “pase seguro”, se instaura la identificación biométrica universal vía chip injertado en el ganado humano. Dicha ID contiene la información genética y vacunal de cada individuo. Solo los que tengan la certificación de inmunización actualizada con la última versión de la vacuna de refuerzo tendrán el pase seguro para los espacios abiertos o cerrados. El resto debe quedarse en casa hasta que el sistema los vaya invocando para la actualización pertinente de la inyección.

La mortandad pestilente no se detiene, a pesar de las nuevas vacunas, sino que se dispara la matanza, aunque hay esperanza en que al fin los científicos descubran un elixir salvífico y definitivo que salve a la especie humana.

En el año 2024, el año de la gran guerra, a China se le inflan los cojones e invade Taiwán, en vista de la negativa del gobierno taiwanés pro-occidental a alistarse a la política de “una sola China” del gigante Chino. El intercambio nuclear misilístico entre occidente y China más sus aliados respectivos dura 5 minutos. Después se sella la paz.

En el año 2025, el año de la abominación desoladora, el pacificador toma posesión de la ONU y se autoproclama el soberano del mundo, al cual todos deben rendir pleitesía. Este personaje se proclama al mismo tiempo dios y mesías del pueblo judío, y todas las religiones quedan religadas en torno a su deificada y satánica figura. Puesto que todos los viejos países han desaparecido tras los 5 minutos de detonaciones nucleares masivas y el desgobierno gobierna en el mundo, ahora el gobierno mundial será un gobierno único bajo el mando unificado de un único gobernante: el pacificador del mundo o anticristo.

En el año 2026, el año del censo, el anticristo ordena un censo de los supervivientes. Antes de la gran guerra, y gracias al éxito de la campaña de vacunación universal frente a la covid19, el ganado humano había sido diezmado en un 30%. En los 5 minutos de guerra nuclear murió otro 30% de la humanidad remanente, pero no era suficiente, por lo que se reanudó la vacunación obligatoria masiva hasta el objetivo final de reducir la población mundial a solo 500 millones de hombres-simios.

En el nuevo mundo del gobierno del anticristo nadie trabaja, salir a la calle está prohibido y todos se limitan a vivir en los escombros de sus casas con la ayuda humanitaria, consistente en comida sintética, agua tratada para que el cuerpo exude la contaminación nuclear y vacunas para las variantes del covid19, entre las que destaca muy especialmente la mutación MU, un término inspirado en el gemido ”muuuu” que hacen las vacas, en alusión a lo gilipollas que son los hombres, y no digamos ya las mujeres. ¡No se enteran de nada! Pero sigamos con la crónica.

En el año 2027, el año del triunfo, por fin se logra el objetivo postrero de un mundo felizmente sostenible de 500 millones de personas al cobijo de un gobierno único, el gobierno del anticristo.

En el año 2028, el año del metaverse, se transhumaniza al remanente humano, esto es, se le desgaja la consciencia y se le conecta a la “nube” – la IA que descargará sus impulsos vitales y que determinará la caducidad de su vida. Los transhumanos viven una vida 100% virtual en universos virtuales (metaverses), excepto un pequeño grupo de elegidos destinados al servicio personal del anticristo y su séquito. Los robots se encargan de la producción del soma sintético que se suministra a cada transhumano para que sus cuerpos biológicos no se pudran.

En el año 2029, el año del tedio, no pasa nada reseñable, ya que la vida transcurre tediosamente apacible en los metaverses digitales. Los ámbitos de la realidad virtual de más éxito entre los conectados a la “nube”, los transhumanos, son:

  1. Las competiciones para ver quién atropella a más viejas, al volante de coches futuristas, futuribles y, claro está, virtuales.
  2. Las competiciones sexuales para ver quién se folla a más andróginos en menos tiempo.

Los metaverses –mundos virtuales- serán el paliativo para paliar y evadirse de la frustración existencial de vivir una vida miserable, degradada, sin Dios, estéril, infrahumana. Cuando la bestia dio la oportunidad de elegir entre la realidad real y los metaverses, el traumatizado ganado humano eligió en masa los mundos virtuales a cambio de obediencia al anticristo y ser mantenidos por el estado, excepto unos pocos que se vieron abocados a malvivir y a morir de hambre a extramuros del omnipresente influjo del maligno.

En el año 2030, el año de la singularidad, se prescinde del componente biológico de la vida, o sea, de los cuerpos biológicos, y la vida pasa a ser enteramente una simulación digital proyectada por la mente de la bestia.

En el año 2031, el año de la parusía, el velo del mundo se desgarra ante el desgarrador clamor estruendoso de las clamorosas y estruendosas trompetas angelicales. El Creador formatea la trama existencial y la bestia es arrojada al fuego imperecedero, junto con todos los que prefirieron vivir la vida mundana (antes que morir fieles a Dios) y aceptaron ser marcados por los designios bestiales del anticristo.

Después se inició el tiempo del no tiempo, los justos fueron resucitados y heredaron la tierra.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s