¿Cómo opera el mal?

¿Está impulsado el imperialismo por fuerzas demoníacas? La historia nos da buenas razones para creerlo

Revd Frank Gelli para RT

Ya sea que se trate de la construcción de reinos mediante la agresión, la guerra y el saqueo o la esclavización moderna de personas por parte de las instituciones financieras, se puede afirmar que el imperialismo está causado por el poder del mal.

¿Son los imperios entidades demoníacas? El Imperio Británico fue inventado por el mago John Dee, un hecho bien documentado. Se le ocurrió la frase y se la sugirió a la reina Isabel I. La historia cuenta que había conjurado a un demonio que inspiró esa visión imperial. No es muy probable, por supuesto, pero el vínculo entre lo demoníaco (el poder del mal) y el imperialismo parece estar bien fundamentado.

Mi historiador favorito, AJP Taylor, ha escrito que los imperialistas británicos en el extranjero emularon a Atila y sus hunos. En América del Norte, los británicos exterminaron a los habitantes nativos… tal como se habían esforzado anteriormente por exterminar a los nativos de Irlanda. “Ningún Imperio ha avanzado con más salvajismo… siguieron una regla simple: el único indio bueno es el indio muerto”. En verdad, una formulación digna de un demonio.

Astrólogo, alquimista y jefe de una cofradía creada para invocar a los ángeles, John Dee fue acusado de brujería. El cargo fue que usó demonios para dañar la vida de la reina María Tudor. (Mary, de hecho, sufrió una muerte prematura). Aunque fue absuelto, Dee hizo buen uso de su reputación de ocultista. Afirmó haber encontrado la mítica Piedra Filosofal que convierte metales viles en oro. Con su compañero mago Edward Kelley fue a Praga para ganarse al emperador Rodolfo II. Al principio, Rudolf era amistoso, pero pronto se volvió escéptico. Dee huyó a Inglaterra; Kelley acabó con su vida en un calabozo. El emperador Habsburgo no tenía tiempo para estafadores y sus demonios falsos.

El Raj británico en la India no era un imperio de asentamientos. Había demasiados indios para matar y los británicos no les impusieron las costumbres anglosajonas. Simplemente querían apoderarse de la riqueza india y enviarla a Londres. Los puestos coloniales estaban reservados para la aristocracia británica y sus parásitos. Más tarde, el Servicio Civil de la India se convirtió en una vía de escape para los escolares públicos ingleses. Taylor los ataca como parásitos depredadores. Confieso que tengo una debilidad elitista: soy partidario del acento elegante de la escuela pública. Me encanta. ¿Quizás hay un demonio presumido dentro de mí que causa eso?

El Imperio Británico se moldea en la tumba, pero ¿existe un Imperio Americano? Estados Unidos tiene casi 800 bases militares en 70 países y territorios en el extranjero. Lanza innumerables invasiones contra países extranjeros cuando se resisten a su dominación. Sin embargo, si hay un demonio que impulsa al imperialismo estadounidense, debe ser uno estúpido. Después de 20 años de ocupar Afganistán y tratar de convertirlo en una colonia, los estadounidenses tuvieron que escabullirse y huir. Un grupo de guerreros islámicos de barba peluda ha vencido a los ejércitos de alta tecnología, drones y misiles del Gran Satán. ¡Una maravilla para la vista! ¿La despedida de un demonio tonto?

Por necesidad, los imperios son asuntos criminales. Impulsados por la agresión, la guerra y el saqueo. San Agustín lo expresó concisamente: “¿Qué son los reinos, sino grandes bandas de ladrones?” Como bereber del norte de África, el santo pertenecía a una raza que Roma había conquistado y colonizado. No se hacía ilusiones sobre la violencia de las depredaciones romanas. Sin embargo, Agustín era un orgulloso ciudadano romano e hizo una exitosa carrera forense en Milán. Después de que los godos saquearan la Ciudad Eterna en el 410 d.C., el Santo escribió un considerable tomo para justificar el papel providencial del Imperio.

El imperialismo a la antigua, impulsado por naciones en guerra, probablemente esté fechado. Hoy en día, las personas pueden ser esclavizadas de formas más indirectas y sutiles. Por los bancos, el sistema financiero, por medios económicos. El teórico social Werner Sombart habló acertadamente de “destrucción creativa” o “fuerzas demoníacas en la economía”. Pero es a través de su cultura casi universal como el demonio de la hegemonía occidental se enfurece. La enfermiza visión de una humanidad vil promocionada por los todopoderosos medios de comunicación es verdaderamente satánica. Una inversión / perversión deliberada de todos los valores – ¡Horribile Dictu!

En los Evangelios, Jesús se enfrenta a los endemoniados y los cura, expulsando sus malos espíritus. El imperialismo de Roma no lo tocó, a pesar del odio de los fanáticos judíos hacia el ocupante pagano. El Mesías, como San Agustín y Dante más tarde, debe haber profetizado cómo incluso un imperio terrible puede cumplir los planes de Dios reprimiendo los poderes de las tinieblas…

En el sur de Londres, un amigo vicario evangélico me invitó a presenciar un exorcismo. Básicamente, leyó largos pasajes de la Sagrada Escritura y finalmente se dirigió al Diablo:

“¡M… Márchate, Satanás! ¡A la mierda! “gritó muchas veces. Al menos temporalmente, pareció funcionar.

Ojalá los malvados imperios fueran así de fáciles de combatir.

SONDAS.BLOG: La manera, hasta cierto punto frívola, en la que el autor del artículo trata el control demoniaco de los imperios, especialmente el británico, se debe a su falta de comprensión del funcionamiento de la existencia. Le cuesta imaginar algo que no se vea en los microscopios, en las analíticas ni se oiga en el estetoscopio.

El Corán, en cambio, nos informa de las dos entidades terráqueas dotadas de inteligencia, de consciencia –el hombre, el insan, creado a partir del barro y los yin, creados a partir del fuego; e Iblis, Satanás (del árabe satana, shaytan) era uno de ellos. Desde el principio de su deambular por la Tierra han estado en contacto directo, transmitiéndoles los yin a los hombres las informaciones que lograban arrebatar, a hurtadillas, en otras esferas de la existencia, en otros cielos.

(102) Seguían lo que recitaban los shayatin en el reinado de Sulayman, pero no fue Sulayman quien encubrió la verdad, sino que fueron los shayatin quienes la encubrieron, enseñando a los hombres la magia y lo que se había descargado en Bab-il sobre los dos malaikah, Harut y Marut. No enseñaban a nadie sus artes sin antes advertirle: “Somos una prueba, no encubras la realidad.” Sin embargo, desoyeron su admonición y aprendieron de ellos cómo separar al hombre de su esposa, a pesar de que era evidente que no podrían infligir a nadie daño alguno a no ser por la voluntad de Allah. (Corán 2 – Baqarah)

Sin embargo, hay una dislocación inevitable entre ambos mundos, pues la identidad hombre es de barro y la identidad yin es de fuego, lo que va a hacer que se originen dos culturas diferentes –la humana y la yínica, culturas entre las que habrá interacción, sobre todo en lo que se refiere a la tecnología, que como vemos es yínica, pues está basada en el fuego –la máquina de vapor, la locomotora, la electricidad, el motor de explosión, el motor a reacción…

Han pasado mil años desde que se estableció el Islam hasta la Revolución Industrial.

(5) Desde el Cielo administra Su plan que se ejecuta en la Tierra y luego asciende a Él –todo ello en un día que equivale a mil años de los vuestros. (Corán 22 – as-Saydah)

Es decir, en el siglo XVII, mil años después de que descienda el Corán, se desata una vez más a los shayatines, a los yin que trabajan para Shaytan, con el fin de enloquecer a los hombres, de desviarles del camino de rectitud y de proveer a un grupo de ellos con poderosas informaciones para que controlen al resto de los hombres, al resto de las naciones. Hoy vemos como la cultura yínica señorea y prevalece sobre la cultura humana –ropas estrafalarias, grotescos peinados, piercing, desnudismo, tatuajes por todo el cuerpo, una histérica producción artística…

(83) ¿Acaso no ves que hemos enviado shayatin contra los encubridores que les seducen al mal y les azuzan, de forma que no hay paz en ellos, sino ansiedad y nerviosismo? (Corán 19 – Mariam)

(128) El Día en que los reúna a todos se dirá al grupo de yin: “¡Yin! Lograsteis seducir a muchos seres humanos.” Dirán sus secuaces de entre los hombres: “¡Señor nuestro! Disfrutamos asociándonos con ellos y nos beneficiamos unos de otros. Hoy el plazo que nos diste ha terminado.” (Corán 6 – al-Anam)

(Ver: El Corán – Libro de Comentarios – Cuadros – C3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s