Los gozosos deleites del amor a la luz del conocimiento sagrado.

El desbordamiento de la presencia

Anegó la exterioridad del círculo

Y el eje de su centro vacío,

Preñándolo todo de una beatitud indecible.

Mudóse entonces la otrora elocuencia de la lengua

En el atronador silencio de lo que es tanto en la soledad

Como en la multiplicidad de todas las aparentes formas.

Expresión serena hallé en la tempestuosidad

De los accidentes temporales,

Y en tumultuosa algarabía trocóse mí singular soledad

En la presencia de la no forma.

Aunque siempre evanescente, siempre presente;

Aunque siempre silente, siempre expresivo;

Aunque siempre quieto, siempre mutando;

Aunque siempre sordo, siempre escuchando;

Aunque siempre ciego, siempre vidente;

Aunque siempre ayunando, siempre paladeando;

Aunque siempre absorto en la luz, siempre imaginando.

Tal es mi dominio eterno,

Que hace de mi propia muerte

La expresión serena de mi soberana gloria.

-despojosdeoccidente.

COMENTARIO:

Para el degenerado mundo moderno no hay nada sagrado, más allá del sagrado derecho al placer mediante la cumplimentación de cualquier cosa que otorgue un deleite inmediato a los sentidos, en el libre ejercicio de la libertad individual de cada cual para autodestruirse y arruinar su consciencia.

Empero, cuando los hombres eran hombres, y no zombis, esto es, desde el Generalísimo Franco hacia atrás en la historia, sí que había consciencia de lo sagrado, como siendo todo aquello que cataliza, o propulsa, o impele, o induce trascender la finitud de lo creado para vivenciar la infinitud eterna sin principio ni fin que todo lo preside, para lo cual no era necesario morir, sino simplemente buscar el conocimiento de Dios y ponerlo en práctica.

Este poemilla que hemos escrito es sagrado porque, a pesar de haber sido milagrosamente alumbrado en este degenerado mundo moderno, nos conecta con el sagrado trascendente, presente en todas las formas sin ser las formas, y sin que las formas sean dicho sagrado trascendente, sino que en realidad dicha singularidad atemporal y trascendente es lo único que existe en realidad.

Al igual que el espacio que todo lo penetra, presente en cada cosa porque cada cosa no es más que espacio carente de identidad propia y referencias espacio-temporales, siendo su aparente exterioridad solo una ilusión de realidad, o sea, una irrealidad, así es con la realidad de la singularidad Una y Única: al mismo tiempo vacía de cualquier cosa que no sea ella y llena de las cualidades que su luz alumbra fruto de su perenne dinamismo, sin que dichas cualidades no sean otra cosa que ella misma.

Dichas cualidades son la expresión del amor de Allah: la generosidad, el desprendimiento, el silencio, la elocuencia, la sabiduría, la inmutabilidad, el dinamismo ininterrumpido, la profundidad, la cercanía, la lejanía, la intimidad, la humildad, la entrega, la paciencia, la belleza, la paz, etc; las cuales si se cultivan desarraigan sus opuestos, que son todas aquellas anti-cualidades (o cualidades satánicas) que refuerzan la idea de un ”yo” autónomo y separado que se perpetúa al margen de Dios; un “yo” que viene al mundo, según  los expertos del depravado mundo moderno, solo para trabajar, comer, divertirse lo que se pueda, follar lo que se pueda, creer en el dios ciencia, vacunarse y viajar mucho para evadirse del sinsentido de vivir como un animal. ¡Pobres desgraciados!

Las cualidades de Dios, una vez desentramada la trama egocéntrica que nos perpetúa en la errónea creencia de uno mismo y de lo que no es uno mismo (o sea, lo que no soy “yo”, lo otro que “yo”), devienen en gozo, y de ahí el título de este posteo: “Los gozosos deleites del amor a la luz del conocimiento sagrado”. Es el gozo de la visión cara a cara, directa, sin intermediarios, pues los intermediarios creados han reasumido su luz, a la luz del conocimiento sagrado del Creador, de modo que ya nada brilla por lo que aparenta, sino por la luz misma del alumbramiento que lo hace ser trayéndolo a la existencia.

La toma de consciencia de esto nos hace inmortales e intocables. La no toma de consciencia de esto nos convierte en zombis teledirigidos al albur de los designios del gobierno terrorista de España, y de casi todos los países de la Torta Terrestre, todos ellos al servicio de la bestia antigua.

¡SALID DE BABILONIA!

Es urgente despertar, pero no al estilo de los negacionistas de la pandemia, los cuales se van a comer la misma mierda que los afirmacionistas que creen en el bicho y en las vacunas asesinas, sino que hay que despertar al estilo de los hombres de Dios, pues dicho despertar a la inextinguible luz de la consciencia es lo único que nos salvará de la hecatombe apocalíptica del presente fin de los tiempos que ya estamos viviendo, manque le pese a los ateos.

Es también urgente huir de las ciudades antes del apagón y establecerse en el campo, en pequeñas comunas regidas por la ley natural (sharía islámica), aprovisionarse de agua abundante, comida no perecedera, botiquines de auxilios básicos, cerillas, brújulas, armas de fuego y mucha munición.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s