Las puertas del abismo están abiertas, ¿quién se salvará del hipnótico poder de su hechizo de seducción?

Puesto que no hay ninguna pandemia, ninguna emergencia de salud planetaria, tal y como afirman los expertos médicos y científicos independientes que no dependen de la bestia para comer, la vacunación universal tiene que responder a un propósito no sanitario. El objetivo de la sustancia inmunda que llaman “vacuna covid” es variopinto, o sea, múltiple y multifacético:

Objetivo 1: Sumir en la inmundicia a los hombres que optaron libremente por ser inmundizados, deviniendo así en criaturas inmundas por su anhelo de ser salvos a través de lo que el mundo ofrece, y no a través de la salvación del alma que Dios propone con vistas a la vida eterna en la beatitud de sus inextinguibles luces, aun a costa de ser rechazados por la sociedad inmunda bienpensante y confiante en los terroristas del gobierno y aun acosta de perder la vida mundana, o sea, del mundo finito, impostado, ilusorio y efímero.

De esta forma la bestia pretende sellar a todo el mundo para desconectar al mundo de la vibración de la onda divina, esto es, trascendente, en la idea de que así inhibe la frecuencia trompetera de la trompeta de la última hora establecedora del Día del Juicio. Como es bien sabido, la bestia junto con todos los sellados por la bestia (los inmundos vacunados) serán arrojados al fuego perpetuo, de modo que desconectando a la criatura del Creador, a saber, inmundizándola, es como pretende el maligno que no haya infierno post-mortem, sino un paraíso mundano satánico eterno aquí en esta Tierra Plana.

Nota importante: la sustancia decimos que es inmunda no solo por lo dicho, sino porque además se utiliza en su elaboración recombinación genética de material genético procedente de animales y de niños nonatos asesinados por sus madres.

Objetivo 2: Cribar a los verdaderos seres humanos, los no ateos que obedecen a Dios y desobedecen a los terroristas, con vistas a aislarlos en campos de cuarentena, posteriormente campos de exterminio.

Objetivo 3: eliminar a las 7 mil millones de personas, a base de inyecciones y pastillas antivíricas, que no tienen cabida, o no caben, en la nueva era transhumanista de robots trabajadores e Inteligencia Artificial (IA).

De esto va la película “Covid, una odisea hacia el exterminio”, a cuyo guión se incorporarán en breve estos aconteceres mundanos:

  1. Hambruna universal en el primer mundo por la caída del internet y la rotura de las vías de suministro. En el segundo mundo ya están acostumbrados a pasar fatiguitas, así que sabrán sobrellevar la hecatombe. De esta forma todos se tendrán que conformar con vivir a costa de la ayuda humanitaria del estado terrorista, consistente en comida sintética ecológica, vacunas y pastillas anticovid. Pero antes del restablecimiento de un cierto orden estatal satánico vendrá la histeria colectiva desatada en las calles, esto es, los saqueos, el llanto y crujir de dientes, el matar para no ser matado y el canibalismo para prolongar la agonía unos días más, unas horas más.
  2. El reventón de la burbuja de la deuda soberana y el fin del sistema económico basado en que los juden imprimen el dinero ad infinitum con la maquinita y se lo prestan a casi todos los países a cambio de expoliarlos y de crear burbujones de un malestar insostenible. Como consecuencia se impondrá un nuevo sistema económico mundial basado en una moneda digital universal, solo accesible para los vacunados según un crédito social de buena ciudadanía; el resto, no podrá ni comprar ni vender.
  3. En la nueva era transhumanista, tras la vacunación universal y exterminio de los recalcitrantes negacionistas, nadie tendrá nada, pero todos serán felices. Todo será de todos, y nada será de nadie.
  4. Inmovilidad universal para salvar el planeta y revertir el cambio climático causado por el ganado humano.
  5. Guerra nuclear.
  6. Vida online a perpetuidad de las mentes digitalizadas de los que sobrevivan a todo este desbarajuste planetario, tras desecharse el componente biológico de la vida y prescindir de vivir la vida como Dios manda.

FIN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s