¿Recordar sirve para algo? – Los expertos afirman que recordar con un correcto enfoque activa nuestras potencialidades ocultas.

Insiste en tu dzikr (recuerdo) hasta que descubras a aquel al que recuerdas. Si Él, por Él mismo, aniquila tu recuerdo, puede tratarse de dos estados: la contemplación-musháhada o el sueño-nawma. Aprende a diferenciar entre ambos. La contemplación deja al contemplador en el locus y es seguida de sensación de placer. El sueño no deja nada y al final se produce el despertar, la petición de perdón y el arrepentimiento. – IBN ‘ARABI.

COMENTARIO:

La práctica del recuerdo de Allah (dzikr), es una herramienta ampliamente utilizada por los buscadores de la verdad, pues induce la inmersión del que recuerda en lo recordado, hasta que solo queda lo recordado, desvelándose así la verdad velada por las causas intermedias que median entre la causa increada, que es Allah, y lo creado.

En la contemplación (espiritual) se observa al observador y al mundo con el ojo de la luz del desvelamiento, de modo que el observador y lo observado devienen indiferenciados. En este estado el mundo no desaparece, sino que se ve bajo la luz del Creador, en la luz del Creador y por la luz del Creador, como no siendo más que luz, y no las formas aparentes alumbradas que configuran el mundo perecedero. La contemplación es siempre placentera, pues trasciende causas y condiciones temporales, ya sean agradables, neutras o desagradables.

En el sueño (espiritual) se extingue el observador en lo observado, tras la aniquilación del locus del yo observador, por lo que no se ve ni al mundo ni al observador del mundo ni al Dueño del mundo. A dicho estado de desfallecimiento en la perplejidad de la luz de Allah le sucede un despertar que conlleva la toma de consciencia del pecado como siendo todo aquello que reafirma el “yo” separado y fractura la visión del Amigo Íntimo. El arrepentimiento y la contrición de corazón cualifican esta estación del conocimiento sagrado en pos del Uno-Único.

En cuanto a la práctica en sí del recuerdo de Allah (dzikr), decimos que son tres los niveles de profundidad que se abren al practicante del recuerdo, y estos son:

  1. El recuerdo de la lengua.
  2. El recuerdo del corazón.
  3. El recuerdo del corazón del corazón.

El nivel (1) corresponde al ámbito de la superficialidad aparente de los sonidos que la lengua articula en la forma de alguna fórmula coránica o letanía, como “la ilaha illa allah”, cuyo significante significa que solo hay trascendencia en Allah, esto es, que lo que no es Allah es una impostura de vida, y no vida real.

El nivel (2) corresponde al nivel (1) más la superposición de la presencia del corazón, de modo que se produce el olvido de cualquier otra cosa que no sea lo recordado en la inmersión meditativa del recuerdo. Sin esta presencia del corazón no hay recuerdo real, sino distracción revestida de la apariencia de recuerdo.

El nivel (3) corresponde a los niveles (1) y (2) más la ausencia del mundo, la ausencia del recordador y la ausencia de lo recordado. Debido a ello, esta forma de recuerdo es sin forma, aunque se use la lengua, e ininterrumpida, aunque se detenga en el tiempo. Este nivel corresponde al recuerdo de los hombres de Dios, los verdaderos hombres. Cada pensamiento, cada acción, cada omisión, cada respiración, cada sufrimiento, cada deleite, cada sensación, etc, brilla por lo que es en realidad, luz, y no por lo que aparentan las condensaciones de la luz, o sea, la aparente aparición de realidades ilusorias con apariencia de realidad.

El recuerdo de Allah (dzikr)

La vida y la muerte, para estos hombres verdaderos, constituyen una celebración perpetua en el gozo de la unión con el Uno que es atemporal y no conoce ni fin ni medio ni principio, y que no presenta ni modos ni contornos ni particularidades, y que está presente siempre en la no forma de las formas a las que el ojo imputa una errónea apariencia de realidad real, siendo como es la única realidad la Suya, esto es, la de Allah.

Baste como prueba de esto el hecho de que si algo realmente existiera, existiría para siempre, lo cual no es observable en nada de lo que el hombre observa con su ojo de criatura, por lo que se concluye que la cualidad real del ser no está en las cosas que fenecen, sino en el Creador que las hace ser sacándolas de la inexistencia, o sea, que las alumbra. Dicha luz del Creador es eterna y omnipresente porque si no, el mundo no habría sido observado ni por el instante de un solo parpadeo. La aparición de algo es su desaparición en la irrealidad de su apariencia bajo la luz del foco alumbrador que todo lo ilumina.  Esto quiere decir que solo los ateos (incluidos los musulmanes ateos, los cristianos ateos y los judíos ateos), es decir, los velados por las supersticiones del “yo”, no verán a Dios. Con el resto de seres humanos, esto es, los verdaderos hombres, pasa lo contrario: no ven al mundo y solo ven a Dios.

Los ateos viven en la inopia mientras son llevados al matadero de la autocomplacencia y de las vacunas asesinas. No se enteran de nada, pero se enterarán cuando el velo mundo se descorra.

Entender y realizar estas cosas requiere, como paso previo, adorar solo a Dios, lo cual implica desadorar y despreciar lo que el degenerado hombre moderno aprecia y adora: vacunas asesinas para salvarnos, realidad virtual, pastillas antivíricas, follar fuera del matrimonio, viajar por placer, tostarse en la playa, fiestas, netflix, futbol, tomar café en las terrazas covid-free con los amigos, LGTB, indagar si amputarse el pene y abrirse una vagina por si así se fluye mejor con la vida, empoderar a la mujer para que no piense en ser mamá y recele del macho, cultura “woke”… y en general todo aquello que los terroristas del gobierno ateo y terrorista promocionan.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s