Pronto comenzará la persecución del último remanente humano.

La persecución del pueblo de Dios, el verdadero pueblo de Dios, no el pueblo auto-elegido para enseñorear el mundo (los judíos), empezará pronto, y será una persecución despiadada conducente al exterminio de cualquier reflejo de lo divino que pudiera perdurar en la Torta Terráquea, creada por el Creador a modo de espejo para que Él se viera a Sí mismo reflejado a través del reflejo reflejado por la consciencia de su criatura máxima –el ser humano.

El objetivo de la total opacación del mundo para que solo refleje la oscuridad de las sombras demoníacas del inframundo es inhibir la resonancia sagrada de la trompeta resonadora de la Última Hora, que a nivel atómico de los constituyentes esenciales atómicos resonará en toda la creación, pues la bestia sabe que será arrojada, junto con todos los sellados por ella, al abismo de los fuegos perpetuos de la no existencia, cuando el velo de este mundo efímero sea retirado, a la final trompeta.

Se trata de una inhibición irrealizable, pues el Día del Juicio forma parte de la trama existencial tal y como fue tejida por el Creador, pero la característica de la bestia es su rebeldía al Creador y a Su orden natural, y de ahí que lo intentará con más ahínco ahora que se le agota el tiempo, haciendo uso para ello de la ciencia-tecnología avanzada susurrada por los demonios a los hombres en forma de nano-bio-tecnología inoculada, vía sanguínea, en el torrente sanguíneo de los creyentes en la salvación del dios ciencia.

De esta manera, una vez hackeado el código de la codificación humana de la trama existencial codificada en el ADN, la bestia pretende que este mundo material no acabe nunca, para así poder perpetuarse eternamente en un paraíso infernal terrenal creado a su medida por sus leguleyos terroristas de los gobiernos de todos los países del mundo.

La persecución del remanente humano fiel a Dios ya ha sido implementada en sus fases prototípicas:

  • Demonización de los que se niegan a recibir el bautismo negro de la sustancia inmunda que llaman vacuna.
  • Pases verdes de movilidad para poder viajar a otros países.
  • Pasaporte de salud actualizado para poder trabajar, comprar y vender, de momento solo en algunos países.

La mortandad que este invierno va a propiciar la vacuna entre el ganado humano dará pie a los terroristas de la bestia para apretar las siguientes tuercas giratorias alrededor del gaznate del pueblo de Dios no inoculado, ya que al remanente fiel se le echará la culpa de la mortandad pestilente de la pestilencia C-19 debido a su actitud pasota, irresponsable e incívica de no querer vacunarse para ser sellados por el maligno. La realidad es que la matanza se deberá a que el sistema inmune natural de los sellados por la bestia habrá quedado inservible ante la avalancha de la sustancia, por lo que la gripe de toda la vida (que ahora llaman Covid-19) provocará una auténtica escabechina, llegándose incluso a colapsar los hospitales y teniéndose que apelotonar los cadáveres por las esquinas de las calles adyacentes y colindantes.

Ante el clamor popular por la masacre y para evitar nuevas medidas confinatorias y destructivas de la sociedad del bienestar materialista, los expertos exigirán una solución final para el problema negacionista.

Por el bien común y la seguridad de todos, los terroristas decretarán el aislamiento involuntario del pueblo de Dios entre la algarabía deleitosa del ganado humano vacunado, que sentirá un feliz alivio de ver como la amenaza negacionista de los verdaderos hombres es sofocada. Una vez recluidos los insumisos en los campos de cuarentena se procederá a su exterminio lento y paulatino, sin que se note, mediante la administración de veneno en la comida y la bebida suministrada a los reos.

Una vez satisfecha la demanda de una solución final al problema del remanente de Dios, se procederá a acelerar la transición verde y digital con vistas a salvar el planeta del cambio climático que la superpoblación de los dañinos hombres-simios está ocasionando. Para ello se seguirá una vía doble y paralela.

1) Seguir vacunando para seguir matando al ganado humano sobrante hasta que no queden más de 500 millones de personas. Para lograrlo se echará la culpa de las muertes covid a nuevas cepas mutantes aleatorias que surgirán aleatoriamente, ya que al no haber ya negacionistas no se les podrá culpar de las masacres.

2) La paulatina digitalización de los sobrevivientes de la hecatombe vírica y otras calamidades que están en la agenda, hasta quedar transhumanizados, esto es, desgajados de sus consciencias humanas y conectados a la “nube”, la I.A. que descargará en sus mentes sus impulsos vitales y que determinará cuando serán eliminados de la nueva matrix, consistente esta en vivir en metaverses –mundos virtuales, sin trabajar y sin interacciones sociales con otros supervivientes, a expensas de la comida sintética que los drones les llevaran a sus celdas-colmena todos los fines de semana.

YAHIA, JUAN EL BAUTISTA, PROFETA DE DIOS.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s