El verdadero camino

A la deriva, en medio del torbellino

De los impetuosos vientos del destino,

Como vagando errático por los erráticos sueños,

De repente… me despierto a la verdad del camino.

Ahora tengo un asunto importante pendiente que tratar;

Empero, en mi retiro, mientras escucho el dulce repicar

De la lluvia vespertina cayendo sobre el techo del templo,

Rodeado del verdor de la refrescante hierva…

Nada me preocupa.

-DOGEN (adaptado al español por despojosdeoccidente)

COMENTARIO:

Yo también tenía un asunto muy importante que tratar, relativo a cómo sobrevivir al apagón energético, al desabastecimiento general, al apocalipsis zombi de los desesperados, a los campos de cuarentena para no vacunados, a los pases de movilidad, a los metaverses –mundos virtuales obligatorios desde el confinamiento de casa para salvar al planeta… empero, se me ha olvidado qué era lo que me traía entre manos para no sucumbir a la bestia, pues al asomarme por la ventana he visto a una preciosa muchacha que sonreía, sin bozal y con flores en el pelo, quedándome embelesado en la belleza que desprendía, al mismo tiempo que me abstraía de todo, del estupor inducido por sus andares y mirares, que parecían atemporales, de modo que estoy contento, pleno y satisfecho, no faltándome nada ni teniendo miedo de nada, y mucho menos de los terroristas.

FIN.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s